Política

El PdeCat quiere matar políticamente a Puigdemont tras su encarcelamiento

Se siente "independizado" para proponer nuevos nombres de cara a otro intento de investidura o repetición electoral

Artur Mas y Marta Pascal en una imagen de archivo

Artur Mas y Marta Pascal en una imagen de archivo EFE

Los indisimulables enfrentamientos entre la llamada «lista del president» y su partido, el periclitado PdeCat, pueden acabar a favor de los segundos tras la detención y encarcelamiento de Carles Puigdemont. Su desaparición como actor político desde la prisión alemana de Neumünster permite a los antiguos convergentes, con Marta Pascal a la cabeza y las «maniobras en la oscuridad» de Artur Mas, salir de esa especie de «obediencia debida» al ex president, el mismo que imponía calendarios, estrategia y candidatos a la investidura.

Es verdad que este miércoles el PdeCat escenificará en el Parlament junto a ERC y la CUP una suerte de declaración simbólica a favor de la legitimidad del ex president, pero no dejará de ser más que un canto al sol para cubrir expediente y atemperar a sus filas, capitaneadas por la portavoz del Grupo, Elsa Artadi, y a la que los herederos del partido fundado por Jordi Pujol también «quieren matar» políticamente. A partir de ahora, es intención de Marta Pascal y los suyos ser los que ponen los nombres sobre la mesa, bien para un nuevo intento de investidura, bien para encabezar las listas si hay nuevas elecciones.

Cierre de filas

«El PdeCat ha cerrado filas y le va bien que Puigdemont quede detenido, porque mientras está él todo es una lucha interna«, afirman fuentes conocedoras de las tensiones en el mundo independentista. En una reunión de la ejecutiva y los diputados de este partido celebrada a finales del pasado mes de febrero se llegó a una serie de acuerdos de los que en su momento poco trascendió, y que marcan ahora el futuro inmediato del PdeCat.

El PdeCat ha hablado con sus alcaldes para que no se pasen a las filas del ex president

Lo primero, se registró como propia la marca de Junts per Catalunya para que no se hicieran con ella los independientes de lista del president, que ya han anunciado que se organizarán en torno a las nuevas siglas Junts per la República, con la que dicen no querer entrar en colisión con el PdeCat.

Además, de cara a las elecciones municipales de  2019, los antiguos convergentes «han ido hablando uno por uno con todos sus alcaldes para preguntarles si estaban con el partido o con JxC», al objeto de asegurarse lealtades a la hora de elaborar las candidaturas para esos comicios.

Superado Puigdemont, vuelven los nombres de Solsona y Batet

Y, por último transaccionaron el nombre de Jordi Turull para la tercera intentona de investidura a cambio de no avalar bajo ningún concepto a Artadi, a quien Puigdemont no se atrevió a proponer conocedor del fuerte rechazo interno que genera. Además, eso suponía darle a la mano derecha del ex president la batuta de decisiones futuras, entre ellas, la confección de las listas municipales que tan preocupados les tiene.

A partir de este momento el PdeCat se siente legitimado para poner antes de dos meses un nuevo nombre sobre la mesa con el que intentar una investidura viable o, llegado el caso, un cabeza de lista si hay repetición electoral, que ya no sería Puigdemont sino, muy probablemente alguno de sus alcaldes más representativos. Tanto para un escenario como para otro resurgen con fuerza los regidores de Mollerusa (Lérida), Marc Solsona, y el de Valls (Tarragona), Albert Batet, también diputados autonómicos pues no se puede investir a nadie que no sea parlamentario.

Pascal apela a formar gobierno y evitar que más dirigentes puedan acabar imputados

A nadie se le ha escapado el detalle de Marta Pascal llamando a la calma y a la serenidad tras la detención y encarcelamiento de Puigdemont. Que ha marcado con él claras diferencias es evidente. Pascal narró ante el Tribunal Supremo -a donde acudió como imputada por formar parte presuntamente del «comité estratégico» del procés– sus intentos por convencer al ex president de que convocara elecciones en lugar de culminar la vía de la unilateralidad e hizo una defensa del respeto a las leyes y a la Constitución. Finalmente, se archivó la causa junto a Artur Mas y Neus Lloveras.

El pasado sábado, antes de la detención de Puigdemont, Pascal afirmaba ante el Consejo Nacional de su partido que «nos exigimos formar un gobierno cuanto antes mejor para recuperar el control de nuestras instituciones» y, además, evitar poner al PdeCat en una situación por la que resulten imputados más dirigentes, esto es, arrancar una nueva etapa superadora de lo anterior, eso sí, con el permiso de la CUP.

Comentar ()