Primer modelo de DNI, que empezó a expedirse en 1951.

Primer modelo de DNI, que empezó a expedirse en 1951.

logo
Así será la renovación 'exprés' del DNI

Política

Así será la renovación 'exprés' del DNI

La Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT) trabaja ya en el desarrollo de un prototipo de puesto de expedición del DNI que permitiría agilizar la renovación de los documentos y reducir los tiempos de espera de hasta dos meses que se registran en momentos determinados del año, principalmente en vísperas de las vacaciones de verano.

Según informó la División de Documentación de la Dirección General de la Policía a la representación sindical de los funcionarios en una reunión celebrada a principios de marzo, el Ministerio del Interior avanza hacia la implantación del ‘DNI exprés’ como forma de reducir las demoras que desde hace años se producen en la tramitación del documento nacional de identidad. La idea es que, en un futuro, el ciudadano pueda resolver este trámite sobre la marcha y en apenas 10 minutos.

El primer paso ha sido encomendarle a la FNMT que diseñe el tipo de máquina informatizada que se instalaría en los puestos de expedición, para lo que se dispone de un presupuesto de hasta 600.000 euros. De momento, se trabaja en el prototipo y no hay fecha todavía para su puesta en funcionamiento.

Se trataría de una máquina similar a la que se utiliza para la actualización del certificado digital del DNI. La idea pretendida es que el ciudadano introduzca el documento nacional de identidad ya caducado en el lector y sus huellas dactilares, de modo que la máquina haría las comprobaciones oportunas para acreditar que el titular es la misma persona antes de proceder automáticamente a su expedición y que un funcionario se lo entregue al solicitante. Lo que no ha trascendido aún es cómo se abonarían las tasas correspondientes.

El objetivo de la Policía es que, en un futuro, el ciudadano pueda renovar su documento nacional de identidad sobre la marcha y en 10 minutos

Tampoco se ha definido aún el número de puestos automáticos que se colocarían en los centros de expedición, si bien se trabaja con la idea de que se instalen en algunos de los aeropuertos españoles con mayor tráfico de pasajeros (Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla o Málaga) y en aquellas oficinas que cuentan con más de 20 puestos de expedición, de las que existen en la actualidad una decena repartidas por todo el territorio nacional.

De acuerdo con las primeras estimaciones, se calcula que un único funcionario podría atender hasta cuatro puntos de expedición, lo que ayudaría a descongestionar el servicio. Ahora bien, el sindicato CCOO advierte de la «pérdida de seguridad» que puede sufrir el servicio en España, donde las posibilidades de que el ciudadano se pueda hacer pasar por otra persona son ahora prácticamente inexistentes salvo que cuente con la ayuda de algún funcionario corrupto.

Según datos aportados por la Dirección General de la Policía a través del Portal de la Transparencia, durante el pasado año se renovaron 6.361.974 documentos de identidad. Éstos se sumaron a los 581.914 de nueva inscripción, lo que totaliza 6,94 millones.

La Policía baraja que los puestos de expedición se coloquen inicialmente en los aeropuertos con más tráfico y en las oficinas más grandes

Las previsiones para este ejercicio apuntan a un volumen de 5,9 millones, que, sumados a los expedidos por primera vez y a las renovaciones por sustracciones y extravíos, elevarán la producción total por encima de los 7,1 millones de documentos. De confirmarse las previsiones, las renovaciones por caducidad bajarían ligeramente en 2019 -a 5,4 millones- y volverían a repuntar un año después (5,7 millones).

En respuesta a una pregunta parlamentaria del PSOE, con datos referidos a la segunda semana del pasado mes de noviembre, el Gobierno reconocía que en 25 provincias españolas el tiempo medio de espera para obtener el DNI superaba los 30 días. El récord se registraba en Salamanca con 55,06 días, siendo Zamora donde menos tiempo transcurría desde que se solicitaba la cita previa hasta que se obtenía el documento (6,02 días).

La evolución del DNI

El primer DNI como tal se expidió en España el 20 de marzo de 1951, cinco años después de que se anunciara en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el concurso para elegir el boceto. El primer modelo era de color verde e incluías datos como la profesión o el cargo y distinguía entre cuatro categorías en función de la situación económica del titular.

Se mantuvo en circulación hasta 1962, cuando se sustituyó el color -azul por verde- y se incluyeron otros datos: grupo sanguíneo y estado civil. No fue hasta el año 1981 cuando, ya con el escudo constitucional, se eliminaron las categorías económicas.

Habría que esperar hasta 1990 para que se implantara en España el documento nacional de identidad informatizado, en el que desaparecía la impresión dactilar y se incorporaba dos líneas de caracteres OCR. Y fue en 2006 cuando comenzó a expedirse el DNI electrónico, una tarjeta de policarbonato grabada con láser y de idénticas medidas que una tarjeta de crédito que presentaba un chip.

El modelo que se expide desde diciembre de 2015 incorpora un chip Dual Interface que permite la conexión con los servicios telemáticos a través de un lector de tarjetas y además a través de la tecnología NFC de los smartphones o tablets. Es el DNI 3.0.

Comentar ()