Política

Miles de personas defienden en Pamplona que la agresión de Alsasua “no es terrorismo”

logo
Miles de personas defienden en Pamplona que la agresión de Alsasua “no es terrorismo”
Manifestación en Pamplona por los agresores de Alsasua.

Manifestación en Pamplona por los agresores de Alsasua. EP

Resumen:

Miles de personas, 35.000 según la delegación del Gobierno, han participado este sábado en una manifestación en la que han pedido “justicia” para los encausados por la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua, y han defendido que “no es terrorismo”.

La manifestación, convocada por los familiares de los encausados agrupados en Altsasu Gurasoak y la plataforma vecinal Altsasukoak Aske, se celebra dos días antes del inicio del juicio, este lunes en la Audiencia Nacional.

La movilización ha contado con el apoyo oficial del Parlamento de Navarra que el pasado lunes aprobó una declaración institucional, con el voto a favor de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra, y la oposición de UPN, PSN y PPN, en “apoyo” a esta manifestación.

Miles de personas, 35.000 según la delegación del Gobierno, han participado este sábado en una manifestación en la que han pedido “justicia” para los encausados por la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua, y han defendido que “no es terrorismo”.

La manifestación, convocada por los familiares de los encausados agrupados en Altsasu Gurasoak y la plataforma vecinal Altsasukoak Aske, se celebra dos días antes del inicio del juicio, este lunes en la Audiencia Nacional.

La marcha ha partido pasadas las 17.30 horas de la Plaza de Europa y ha recorrido la avenida Bayona, la avenida del Ejercito, Baja Navarra, Carlos III para finalizar en la Plaza del Castillo donde se ha leído un comunicado, informa Europa Press.

La movilización ha contado con el apoyo oficial del Parlamento de Navarra que el pasado lunes aprobó una declaración institucional, con el voto a favor de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra, y la oposición de UPN, PSN y PPN, en “apoyo” a esta manifestación.  También se ha adherido el Gobierno de Navarra, con la presencia de su portavoz María Solana, el Ayuntamiento de Pamplona, con la participación del alcalde Joseba Asiron, así como Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, Izquierda-Ezkerra y los sindicatos CCOO, ELA y LAB.

En declaraciones a los periodistas antes del inicio de la manifestación Edurne Goicoechea, madre de uno de los encausados, ha declarado que “este año y medio ha sido un calvario y sólo nos hemos sentido arropados por la fuerza y el cariño de la gente que hoy se está demostrando de manera palmaria”. “La sensación de injusticia que estamos padeciendo es una situación que percibe la ciudadanía”, ha destacado.

“No podemos permitir que jueguen con la vida de nuestros hijos con las cartas marcadas y negándoles un futuro sólo por sus intereses”, ha criticado Goicoechea que ha reconocido que afrontan el juicio de este lunes “sin mucho optimismo porque nos han denegado la mayor parte de pruebas”, así como la recusación de la magistrada que juzgará el caso “porque está casada con un alto mando de la Guardia Civil”.

El Gobierno navarro ve “desproporción”

Por su parte, el alcalde de Alsasua, Javier Ollo, ha reivindicado “justicia y para que exista justicia es necesario proporcionalidad”. Ollo ha destacado que la manifestación ha contado con “personas de distintas ideologías, que también tenemos diferencias a la hora de valorar estos hechos, pero hay un elemento que nos une: que estos hechos no se pueden calificar como terrorismo”. “Tratando estos hechos como terrorismo se está devaluando el concepto de terrorismo”, ha aseverado.

A la manifestación ha acudido en representación del Gobierno de Navarra su portavoz, María Solana, con el objetivo de “aparecer como garantes de la defensa del principio de proporcionalidad y de una justicia que sea igual para todas las personas”. Solana ha pedido que “se respete el principio de proporcionalidad” en esta causa que “creemos ha quedado sin garantía en este procedimiento” y que “colisiona directamente” con “una prisión preventiva que dura ya más de 500 días para algunos de los jóvenes afectados”.