Política

La Policía requisó 199 camisetas a aficionados del Barcelona en la final de Copa

logo
La Policía requisó 199 camisetas a aficionados del Barcelona en la final de Copa
La afición del FC Barcelona en el estadio Wanda Metropolitano, en la Final de la Copa del Rey.

La afición del FC Barcelona en el estadio Wanda Metropolitano, en la Final de la Copa del Rey. EFE

Resumen:

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha asegurado este martes a preguntas del PDeCAT y de ERC en el Senado que el pasado sábado se intervinieron en la final de la Copa del Rey 199 camisetas amarillas no porque fueran de este color en concreto, sino porque lucían "lemas y logos políticos" utilizados en la propaganda independentista, algo que está "terminantemente prohibido al tratarse de un partido de alto riesgo". El titular del Interior se ha remitido a la ley del deporte y a la normativa tanto de la Federación Española de Fútbol, que organiza la Copa del Rey, como a la del FC Barcelona, que en su artículo sexto prohíbe la entrada en su estadio de "la publicidad, los artículos comerciales, políticos o religiosos de cualquier tipo, como por ejemplo pancartas, carteles, símbolos y opúsculos". Respondía así a los senadores Josep Lluis Cleríes y Mirella Cortés, que han denunciado la "prohibición del color amarillo" en la pasada final de Copa, algo que ha negado Zoido, al igual que la "vulneración de la libertad de expresión" e incluso el "robo a aficionados" del FC Barcelona a los que la Policía no les dejó acceder al estadio Wanda Metropolitano con sus camisetas.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha asegurado este martes a preguntas del PDeCAT y de ERC en el Senado que el pasado sábado se intervinieron en la final de la Copa del Rey 199 camisetas amarillas no porque fueran de este color en concreto, sino porque lucían «lemas y logos políticos» utilizados en la propaganda independentista, algo que está «terminantemente prohibido al tratarse de un partido de alto riesgo».

El titular del Interior se ha remitido a la ley del deporte y a la normativa tanto de la Federación Española de Fútbol, que organiza la Copa del Rey, como a la del FC Barcelona, que en su artículo sexto prohíbe la entrada en su estadio de «la publicidad, los artículos comerciales, políticos o religiosos de cualquier tipo, como por ejemplo pancartas, carteles, símbolos y opúsculos».

Respondía así a los senadores Josep Lluis Cleríes y Mirella Cortés, que han denunciado la «prohibición del color amarillo» en la pasada final de Copa, algo que ha negado Zoido, al igual que la «vulneración de la libertad de expresión» e incluso el «robo a aficionados» del FC Barcelona a los que la Policía no les dejó acceder al estadio Wanda Metropolitano con sus camisetas.

Zoido ha señalado que la decisión se adoptó por los propios agentes de la Policía sin recibir ninguna instrucción concreta por parte del Ministerio del Interior ni de otra autoridad, en aplicación de la ley contra la violencia en el deporte aprobada, según ha recordado, durante el Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero. Los agentes detectaron el intento de algunos aficionados de acceder con camisetas amarillas utilizadas en la Diada de 2014.

«Si el FC Barcelona recibió 24.000 entradas y sólo se intervino 199 camisetas, es posible que no se prohibiera el color amarillo en el estadio o que no tengan tanto respaldo como dicen tener», ha comentado Zoido. El ministro, que vio el partido desde el palco, ha felicitado al FC por su «lección de fútbol» y luego ha recordado que él vio a muchos aficionados luciendo prendas y artículos de color amarillo.

Retirada de material sevillista

Zoido se ha referido a las actas que la Policía levantó de cada una de las intervenciones hasta sumar 199 camisetas. «Se han retirado muchas bufandas, banderas y pancartas del Sevilla por el hecho de poner Biris, y no ha protestado ninguno», ha señalado el titular del Interior en referencia al material intervenido por mencionar grupos catalogados como ultras como es el caso de Biris Norte, algo que está igualmente prohibido dentro de los estadios.

Los senadores de grupos independentistas, ataviados con camisetas, bufandas y lazos amarillos, han preguntado por las bengalas y banderas franquistas que, según ellos, sí accedieron al estadio. Cleríes ha señalado que no se silbó al Rey ni al himno sino a la «formar de gobernar».

La senadora Cortés ha defendido que el Gobierno «lleva años permitiendo abusos policiales» como el del sábado en la final de la Copa del Rey, y también «configurando una policía política» que, según ella, «llegó al extremo de fotografiar uno a uno a quien pitaba el himno».