La Fiscalía ha elevado a definitiva su petición de cárcel por delitos de terrorismo contra los ocho acusados por la agresión sufrida por dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua la madrugada del 15 de octubre de 2016. En la novena sesión del juicio, en los que se han visionado varios vídeos de la acusación, el Ministerio Fiscal ha presentado ya su escrito de conclusiones y mantiene la petición de condena que oscila entre los 62,5 y los 12,5 años de prisión por cuatro delitos de lesiones terroristas.

Justifica su petición por considerar que los hechos acreditados durante el juicio han probado que la actuación para agredir a los dos agentes fue preparada «única y exclusivamente para agredir a los dos guardias civiles y sus parejas y ello con una finalidad terrorista». ha señalado que el objetivo que se pretendería con esta agresión era «expulsar a los guardias civiles de Alsasua y de Navarra». Ha añadido que la acción pretendía además un segundo objetivo que sería «inferir terror a aquella parte de la población que no piensa como ellos, como los acusados». ha situado  los hechos como una muestra del terrorismo de ‘baja intensidad’ heredero de la actividad de ETA. «Aún persiste una herencia de terror en el País Vasco y Navarra que no es sino una prolongación del terrorismo que se ha vivido en España durante 50 años. ETA no era una mera organización de pistoleros», ha explicado el fiscal José Perals.

La petición de penas más elevada se mantiene para Ohian Arnanz, e prisión dede hace año y medio, par el que el fiscal solicita que sea condenados a 62,5 años de cárcel. Para otros seis acusados, Adur Ramírez de Alda, Iñaki Abad, Jokin Unamuno, Julen Goikoetxea, Arratz Urrizola y Jon Ander Cob, reclama 50 años de cárcel. Para la última de las acusadas, Ainara Urquijo, a la que se acusa de un delito de amenazas terroristas, solicita la menor pena, 12,5 años.

Rebaja de penas alternativas

La Fiscalía sí modifica su petición de penas alternativas, que las rebaja. Hasta ahora solicitaba como condena alternativa entre 18 y 30 años de cárcel y no incluía a la mujer acusada. Hoy en cambio ha situado el rango de penas alternativas entre los 6 años y medio y los 17 años y medio de cárcel incluyendo a la joven. En estas alternativas solo les imputa un delito de carácter terrorista, concretamente en el de desórdenes públicos.

La petición alternativa más alta es también para Ohian Arnanz, 17 años y medio por desórdenes públicos terroristas, atentado a agente de la autoridad en concurso con lesiones y tres delitos de lesiones, que en el caso de las mujeres añade una agravante de género. Para Unamuno, Cob, Goicoechea, Arnanz, Ramírez y Urrizola pide 17 años de cárcel por los mismos delitos que Arnanz menos el de amenazas, y para Abad 13 años al aplicarle solo lesiones a una de las mujeres.

Para justificar el delito de lesiones agravadas de género, incluye en el escrito: «La agresión a las dos mujeres se produjo única y exclusivamente por ser las parejas de los dos guardias civiles con la finalidad de demostrar una clara superioridad sobre las mismas por parte de los acusados».

«Supremacistas abertzales»

El fiscal ha asegurado que la situación que se vivía en Alsasua fue un clima hostil contra la Guardia Civil. Ha afirmado que hace sólo 18 meses en el muncipio un grupo de personas decidían «quién puede y quién no puede estar en Alsasua»: «Es la xenofobia, el racismo, el fascismo en estado puro lo que hemos visto en estas dos semanas en este juicio», ha asegurado.

Ha calificado a los acusados y a los movimientos en contra de la Guardia Civil con los que los relaciona de mantener actitudes propias de «supremacistas abertzales impregnados de un nacionalismo trasnochado que sólo piden la expulsión de unas personas por hacer un trabajo que a ellos no les gusta».

El fiscal asegura que lo visto en el juicio es»fascismo en estado puro» hacia la Guardia Civil

Durante la sesión de hoy se han podido visionar varios vídeos presentados por la defensa en los que se relacionaría a varios de los acusados con actos promovidos por el movimiento ‘Ospa’ de Alsasua que reclama la marcha de la Guardia Civil de la localidad. En uno de ellos se ve a Adur Ramírez de Alda, que es uno de los tres que se encuentra en prisión desde el día de la agresión, haciendo declaraciones.

 

El vídeo, emitido por Ahotsa, hace un repaso por el ‘Ospa Eguna’ de 2015 en un tono crítico con la presencia del a Guardia Civil. En él la periodista se refiera a la Guardia Civil como «fuerzas represivas» y pregunta a Adur por lo que está sucediendo. Este asegura que ha detectado la presencia de los agentes y que han recibido una aviso de que los «txakurras» (perros), en referencia a los agentes, debían llevarse las carrozas que se exhibían, con escenas críticas con la Guardia Civil. Narra cómo han colocado las mesas de al comida popular alrededor de las mismas para evitar que sea retiradas. En el vídeo se ve el momento de tensión que se vivió durante la intervención de los agentes.