La Fiscalía Anticorrupción otorga escasa credibilidad a las explicaciones dadas por el consejero de OHL, Javier López Madrid, y sus hipotéticas labores de asesoría que hizo para el constructor David Marjaliza en aquella localidad madrileña. Así lo refleja un informe remitido por las fiscales del caso Púnica al titular del Juzgado de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, que mantiene imputado al yerno de Juan Miguel Villar Mir por “participar” en el concierto de adjudicaciones de las obras del metro de Madrid cuando Francisco Granados estaba al frente de la Consejería de Transportes e Infraestructura de la Comunidad de Madrid a cambio de cobrar 1,2 millones de dinero opaco.

En el citado documento, al que ha tenido acceso El Independiente, las fiscales María Teresa Gálvez y Carmen García Cerdá sostienen que “el asesoramiento por Javier López Madrid a las empresas de David Marjaliza en materia de desarrollos inmobiliarios en los territorios de Parla y Valdemoro no es creíble y que las explicaciones prestadas por el investigado Javier López Madrid, aún lo hicieron menos”.

Asimismo, Anticorrupción subraya que la descripción de servicios de las facturas giradas por Siap Capital, financiera de López Madrid, “no es verosímil” y añade que Marjaliza “aportó las facturas giradas por el investigado desde su empresa Sia Capital a la sociedad Aruba”, propiedad del constructor de Valdemoro “participando en el reparto de dádivas acordado”.

3,6 millones en ‘mordidas’

Marjaliza, principal colaborador en esta trama de corrupción, aportó el pasado mes de enero a la Audiencia Nacional facturas que prueban el presunto reparto de comisiones ilegales entre el ex consejero madrileño de Esperanza Aguirre, el consejero de OHL, Javier López Madrid, y él mismo. En total, 3,6 millones de euros de ‘mordidas’ derivados del amaño en la adjudicaciones de tres tramos del Metro de Madrid que habrían sido repartido a partes iguales entre Granados, López Madrid y Marjaliza, según relató este último ante el magistrado Manuel García Castellón.

La citada documentación, publicada por este medio, reflejaba un complejo sistema de cruces de facturas a través de las cuales se maquillaron las comisiones ilegales presuntamente recibidas por el constructor de Valdemoro, Granados y López Madrid. En dicho “registro de facturas expedidas, entregadas por el constructor de Valdemoro, se reflejaba el pago de 1,2 millones respectivamente a F1 –sigla que se corresponde a Futuro 1 y que hace referencia a Granados-; JLM –por Javier López Madrid-; y V -correspondiente a la empresa Vancouver, mercantil de la que es propietario el propio Marjaliza-.

Asimismo, las fiscales del caso Púnica sostienen que el “supuesto servicio de asesoramiento en el sector de construcción de la CAM” tuvo indiciariamente como “único objeto real” el de crear “un instrumento o vehículo a través de facturas falsas” para cobrar comisiones ilegales.