«No hay ni habrá impunidad». El presidente de Gobierno ha defendido que ETA no obtendrá rédito alguno después de que este viernes anunciara oficialmente su disolución en un acto en Francia. En una declaración institucional en Moncloa, el líder del Ejecutivo ha defendido que «hoy los protagonistas no pueden ser los asesinos sino las víctimas», y ha advertido que «los crímenes de ETA se seguirán investigando, sus delitos se seguirán juzgando y las condenas se seguirán cumpliendo. No hay ni habrá impunidad. Nada les debemos y nada tenemos que agradecerles. Han tardado demasiado tiempo en reconocer los errores».

Reunión del Pacto Antiterrorista

El presidente del Gobierno ha anunciado que el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, convocará en breve al resto de los grupos políticos a una reunión extraordinaria del Pacto Antiterrorista «que ha simbolizado la unidad de los demócratas y nuestra respuesta firme para responder como Nación». De hecho, la cita se producirá la semana que viene con la idea de escenificar dicha unidad aunque conscientes de que los distintos partidos pueden llevar allí sus propuestas.

Además, Rajoy entiende que este no debe ser un comunicado citado del Ejecutivo, sino que pretende representar el sentir mayoritario de la sociedad española. También por eso ha hecho alusión a todos los presidentes de la democracia por entender que todos quisieron derrotar a la banda terrosa al margen de aciertos o errores.

En una declaración solemne que no estaba prevista hasta esta misma mañana, ha agregado que «hoy cuando ETA por fin ha anunciado su desaparición es obligado que nuestros primeras pensamientos sean para las víctimas»,  recordando a las 853 personas asesinadas por la banda terrorista. «Me gustaría citar aquí a cada una de ellas. No son una estadística más, son personas únicas e irrepetibles. Les debemos un recuerdo y un homenaje».

No al acercamiento de presos

Fuentes del Ejecutivo han negado en todo momento que la desaparición de la banda terrorista lleve aparejado ningún tipo de cesión a los asesinos. Ni siquiera el acercamiento de presos, tal y como ha sugerido el lendakari, Íñigo Urkullu, conforme a las conversaciones que ha mantenido con Rajoy en los últimos tiempos. Los mismos medios recuerdan que la vía Nanclares permite las peticiones individuales si hay arrepentimiento, petición de perdón y colaboración con la Justicia para esclarecer los más de 350 asesinatos sin resolver.

«No hay lugar para las justificaciones y para las excusas. No hay nada que justifique tanto dolor y tanta impiedad», ha continuado Rajoy, en referencia a las misivas publicadas esta semana por ETA en las que justificaba su acción violenta. «Hoy los protagonistas no pueden ser los asesinos sino las víctimas. No es solo una cuestión de humanidad sino de democracia». «España empezó a vencer al terrorismo cuando asumió que el único relato para vencer a eta era el relato de las víctimas».

«La historia de ETA no es más que el relato de quien quería instaurar un régimen del terror», ha advertido. «Ese es el relato que quedará para siempre en la historia de ETA, el fracaso inapelable; el fracaso de la violencia frente a la grandeza de la democracia».

(seguimos ampliando)