La Asociación Pro Guardia Civil (Aprogc) ha enviado una carta a Unicef en la que le pide que salga en defensa de los hijos del cuerpo que están sufriendo “acoso y humillación” en Cataluña por parte del independentismo, al entender que las administraciones públicas con competencias en materia de infancia en España “no lo están haciendo como debieran”.

En una carta fechada este martes, a la que ha tenido acceso El Independiente, la asociación pide a la agencia de las Naciones Unidas que “alce su voz” en la defensa de los hijos de los guardias civiles que están destinados en esta comunidad por la “humillación” a la que están siendo sometidos los menores a raíz de la celebración del referéndum de autodeterminación del pasado 1-O.

“Nos parece alarmante el acoso y la humillación continua a la que están siendo sometidos desde hace tiempo: escraches en sus casas, pintadas, ser señalados en sus aulas por aquellas personas que tienen la obligación de la formación humana e intelectual… Todo ello por el único motivo de la condición de guardias civiles de sus padres, que, no se olvide, son servidores públicos con el mandato de garantizar las libertades de todos los ciudadanos y de hacer cumplir las leyes y las disposiciones de los tribunales de justicia”, expone el presidente de Aprogc, Fernando Ramírez, quien llega a comparar la situación con la que se vivió con el “régimen nazi en Alemania” y la “guerra de los Balcanes”.

La petición de amparo a Unicef se produce días después de que un juzgado de Martorell (Barcelona) haya abierto diligencias contra un profesor del IES El Palau de Sant Andreu de la Barca (Barcelona) por la presunta comisión de delitos de discriminación y contra la integridad moral, tras la denuncia presentada por la Fiscalía contra nueve docentes por denigrar en clase a hijos de guardias civiles el día siguiente a la consulta independentista.

Una asociación profesional compara la situación con la que se vivió con el “régimen nazi en Alemania” y la “guerra de los Balcanes”

El líder de esta asociación profesional califica de “alarmante” la humillación que sufren estos menores y censura la “actitud complaciente” de diversos organismos públicos y privados ante la situación que se vive desde hace siete meses, al tiempo que censura el “silencio de los que tiene la obligación legal y moral de la defensa de los derechos y la dignidad de todos los ciudadanos”. “¿Dónde están y qué hacen los organismos que tienen la obligación de la defensa de los derechos de los menores?”, lamenta.

Al margen de la carta enviada a los comités español y catalán de Unicef, la Aprogc también anuncia que se dirigirá a través de las redes sociales a los ‘embajadores’ españoles de la agencia de las Naciones Unidas para la defensa de la infancia para que “se expresen
públicamente en defensa de los menores”.