Inés Arrimadas (C’s), Miquel Iceta (PSC), Xavier Domènech (Comunes) y Xavier García Albiol (PP) han coincidido en señalar los insultos de Quim Torra a los españoles como un mal precedente y han pedido al candidato a la presidencia de la Generalitat que rectifique. Sus comentarios en redes sociales contra los españoles, han recordado todos ellos, desprecia a la mayoría de los catalanes se sienten españoles.

El líder del PP catalán ha sido especialmente incisivo en esta cuestión, pero ha asegurado también que en el momento en que sea investido president, Quim Torra será el «interlocutor institucional» que el Gobierno de Mariano Rajoy estaba esperando.

«No me gusta, pero somos un partido serio y queremos volver a la normalidad institucional» ha señalado Albiol, quien ha advertido de que ese diálogo y esa normalidad institucional «serán difíciles conociendo el perfil del candidato». Aún así, ha asegurado que «siempre que su comportamiento como presidente se ajuste a la legalidad defenderemos que se reúna con Rajoy».

El líder popular ha recordado que lo que hizo imposible el diálogo entre Rajoy y Puigdemont fue el empeño del segundo en reunirse «solo para romper el marco de convivencia» pero ha insistido en que «si lo que quiere Torra es volver a la normalidad y respetar las normas de convivencia, Rajoy se reunirá con él».  

Arrimadas advierte que el «Gobierno se equivoca si cree que con esto se acaba el procés. La elección de Torra es una declaración de intenciones»

«Si el Gobierno se cree que el procés se ha acabado aquí esta muy equivocado» ha advertido por contra Inés Arrimadas, que ha vuelto a reclamar al Ejecutivo que recurra el voto delegado de Carles Puigdemont y Antoni Comin. «Queda mucho procés» ha lamentado la líder naranja, «viendo que Puigdemont podría haber escogido a cualquier otro y no lo ha hecho. La elección de Torra es una declaración de intenciones. Quieren más conflicto y radicalidad.

«Estaría bien que marque distancia entre su etapa de activista y la de president» ha apuntado Iceta, quien ha señalado a Quim Torra que «con afirmaciones de carácter despectivo o insultante, no sólo está injuriando a la gente del resto de España sino también a los catalanes» que se sienten españoles.

Govern no supeditado

Al margen de la polémica por los insultos, los partidos catalanes han reclamado a Torra que ejerza la presidencia de la Generalitat con toda la dignidad institucional y desmienta la sumisión a los designios de Carles Puigdemont que el ex president dio por sentado ayer en su mensaje al hablar de «gobierno provisional» y «gobernación interior».

«Lo único que explica la elección de Torra es que es el más radical y el único dispuesto a acatar las ordenes de Puigdemont» ha asegurado Arrimadas. Una valoración en la que sí ha coincidido con Albiol, convencido de que «si el dedo mágico de Puigdemont ha señalado a Torra no es porque sea el mejor candidato, sino porque es el más radical y obediente».

El president «sólo se debe al Parlament», le ha recordado Miquel Iceta, quien ha reclamado al candidato que no «se someta» a otras personas para no rebajar a la institución. El líder del PSC ha abogado por un Govern «no supeditado a Puigdemont, capaz de respetar las leyes y de coser las heridas de la sociedad catalana».