“Esta legislatura está liquidada por los casos de corrupción y necesita fortalecerse”. Ciudadanos se ha mostrado contundente este viernes con respecto a la sentencia conocida ayer sobre la trama Gürtel y pedirá a Rajoy que convoque elecciones para sacar al país de esta crisis que, a su juicio, solo crea debilidad. Si no acepta, la formación naranja amenaza con «apoyar o impulsar un moción de censura instrumental» cuyo objetivo sea únicamente la celebración de elecciones.

Así lo ha comunicado este mismo viernes el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, quien ve la necesidad de “dar la voz a los ciudadanos”. Lo ha hecho solo unas horas después de que el principal partido de la oposición, el PSOE, registrara esta misma mañana una moción de censura para desbancar a Rajoy como respuesta a la misma sentencia. No obstante, el número dos de la formación naranja ha recalcado que esa «no es la moción de Ciudadanos» puesto que a ella, previsiblemente se sumarán los partidos separatistas y la intención de los de Rivera «no es sacar a Rajoy de la Moncloa para poner a Pedro Sánchez».

Pero una vez que se ha registrado dicha moción por parte de los socialistas no es posible que el presidente convoque elecciones, tal y como recoge el Artículo 115 de la Constitución, por lo que las opciones que valora Ciudadanos, según ha explicado Villegas, son: que el PSOE retire su moción o que ésta no salga adelante. Solo así podría efectuarse la petición de los de Rivera ya que en los planes actuales de la formación, que están todavía por definirse en la próxima Ejecutiva nacional, no está sumarse a la moción de los socialistas al estar apoyada «por los separatistas y los populistas».

En este sentido, la Constitución sí permite presentar una moción alternativa aunque ya haya una registrada, pero para ello necesita registrarla con el 10% de los diputados de la Cámara. Esto es, 35, por lo que le faltarían tres para poder impulsarla en solitario.

Al igual que anunció ayer el PSOE, Ciudadanos ha convocado a su Ejecutiva nacional a una reunión extraordinaria el próximo lunes, 28 de mayo, para discutir esta cuestión y empezar las negociaciones con el presidente del Gobierno y tantear su postura. Por el momento, no se ha producido ninguna conversación ni con su socio de investidura, el PP, ni con el PSOE. Antes de hacerlo será el equipo naranja quien termine de definir su estrategia. «Necesitamos un gobierno fuerte y legitimado, es el momento de una solución democrática», ha insistido Villegas.

Con esta respuesta a la sentencia de Gürtel, Ciudadanos sigue mostrando la contundencia con el PP que le ha catapultado durante los últimos meses en las encuestas y vuelve a repetir, con matices, la estrategia utilizada tanto en Murcia como en la Comunidad de Madrid. En la primera, con el entonces presidente popular, Pedro Antonio Sánchez, imputado por corrupción, el partido naranja amenazó con apoyar la moción de censura del PSOE si el PP no ponía sobre la mesa un candidato alternativo. Mismo mecanismo utilizado por Ignacio Aguado tras la polémica del máster de Cristina Cifuentes.

En ambas ocasiones decayó la moción de censura con el recambio del PP en los gobiernos regionales y en ambos ejecutivos, precisamente, Ciudadanos era llave de Gobierno. Pero en esta ocasión el órdago es a gran escala. No se trata de un gobierno regional, sino del nacional, y las condiciones del partido que sustenta al Ejecutivo tampoco son las mismas. La exigencia no es poner otro nombre al frente del país ni la amenaza es poner a un socialista como jefe del Gobierno. En esta ocasión quiere que dé un paso atrás y convoque elecciones o apoyarán «o impulsarán» una moción de censura cuyo fin sean las urnas.