La Policía Nacional ha detenido a Francisco Lorenzo Peñalver y a Susana García-Cereceda, dueños de la lujosa urbanización La Finca de Pozuelo de Alarcón (Madrid), por sus vínculos con el comisario ya jubilado José Manuel Villarejo. Éste se encuentra en prisión preventiva desde principios de noviembre y estaba citado a declarar ante el juez de la Audiencia Nacional que instruye la causa, que debe decidir si accede a decretar su libertad.

Fuentes de la investigación han confirmado a Efe el arresto en la noche del martes de Peñalver -uno de los socios de Procisa y consejero de La Finca- y en la mañana de este miércoles el de García Cereceda, hija del promotor inmobiliario Luis García-Cereceda y actual presidenta de la sociedad y del grupo empresarial. La operación la han desarrollado la unidad de Asuntos Internos de la Policía y la Fiscalía Anticorrupción.

Según informa Vanity Fair, Susana García-Cereceda contrató los servicios de Villarejo para que investigara a su hermana Yolanda; a su cuñado Jaime Ostos Jr.; a la viuda de su padre, Silvia Gómez Cuétara, y a otros familiares en plena pugna por la herencia millonaria tras el fallecimiento del patriarca.

Susana García Cereda encargó al controvertido comisario jubilado que investigara a su hermana en plena pugna por la herencia familiar

Está previsto que Peñalver y García-Cereceda pasen a lo largo del día de hoy a disposición del juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea, instructor de la causa abierta contra Villarejo -investigado por organización criminal, blanqueo de dinero y cohecho- a raíz de la Operación Tándem. Precisamente De Egea ha citado este miércoles al ex comisario con la posibilidad de revisar su situación de prisión provisional tras escuchar su declaración y a la luz de «los informes médicos obrantes en autos y de los que se están realizando».

El pasado 4 de mayo, el comisario ya retirado fue trasladado en ambulancia desde la cárcel de Estremera hasta el Hospital Gregorio Marañón, donde ingresó en shock anafiláctico provocado por la reacción alérgica de un medicamento que se le habría administrado después de que presentara síntomas compatibles con un infarto de miocardio o angina de pecho.

Prisión preventiva

Villarejo y su socio el abogado Rafael Redondo son los dos únicos investigados en esta causa que permanecen en prisión después de que el pasado 6 de marzo quedara en libertad el ex comisario de Barajas Carlos Salamanca, que ingresó también en prisión el 5 de noviembre.

Entre las prácticas que se le atribuyen a la supuesta red integrada por Villarejo y Salamanca está la de facilitar la entrada de personas de nacionalidad guineana en España y la posterior regularización de su situación a través de las empresas de Villarejo.