El presidente de los populares vascos, Alfonso Alonso, ha trasladado al PNV que se olvide del apoyo del PP para sacar adelante votaciones como la de los presupuestos vascos si, finalmente, respaldan la moción de censura de Pedro Sánchez contra Mariano Rajoy. Gobierno y PP se han movilizado en todos los frentes  las últimas horas para intentar forzar un cambio de posición de los nacionalistas vascos, que, hasta el último momento mantienen silencio público sobre su «sí» al candidato socialista, o si, finalmente, se inclinan por la abstención que impediría el relevo en Moncloa.

Los populares se quejan de que al PNV le gusta  mantener cierto «dramatismo» hasta el final. También lo hicieron ante los Presupuestos Generales del Estado, a cambio, finalmente, de la renovación del cupo y de más de 500 millones de euros para infraestructuras e inversiones. «Algo intentarán sacar esta vez también de Sánchez», se temen en el PP, que no saben si será acercamiento de presos o nuevas cesiones económicas.

El PNV «sólo  ha querido hablar con Dios», en referencia a Rajoy

PNV y PSE gobiernan en coalición en el País Vasco, pero están a un escaño de la mayoría para sacar adelante las principales votaciones. Hasta ahora han conseguido el respaldo de los populares en los dos últimos presupuestos, apoyo que puede darse por finiquitado. También el Grupo Popular ha amenazado con hacer saltar los Presupuestos Generales del Estado enmendando los capítulos que recogen las cesiones que se han hecho al nacionalismo y que preocupan de manera especial a todo el empresariado vasco, pendiente de esas partidas para abordar proyectos como el de la y griega ferroviaria.

En estos días el PNV «sólo ha querido hablar con Dios», en alusión a Mariano Rajoy. sin otros intermediarios, tan crecidos como están, copando todos las portadas, todos los titulares. Cinco diputados nunca han tenido tanto poder.