«No sé lo que va a pasar mañana. Tiene usted mi respeto personal y político. En los últimos meses hemos hablado mucho y hemos compartido muchas horas. Le deseo lo mejor en lo personal, pero en lo político no puede seguir siendo presidente del Gobierno». Con estas palabras, el candidato socialista en la moción de censura al presidente del Gobierno ha considerado liquidado a las 13 horas un debate iniciado a las 9 en el que ha presentado su proyecto y ha confrontado con Mariano Rajoy.

Pedro Sánchez se ha comprometido este jueves a gobernar con los Presupuestos Generales del Estado aprobados por el PP, que contemplan partidas e inversiones por más de 500 millones de euros para Euskadi pactados con el PNV. El candidato socialista ha anunciado así que «por responsabilidad de estado» garantizará la estabilidad económica del país. Sánchez ha prometido un Gobierno socialista paritario, europeísta, garante de la estabilidad presupuestaria y económica y cumplidor de las obligaciones europeas.

El candidato socialista ha detallado un programa de gobierno basado en el diálogo y el consenso, especialmente con los independentistas. «Con todas las fuerzas parlamentarias y todos los gobiernos autonómicos», ha anunciado. «Un Gobierno con hoja de ruta clara que consensuaremos: estabilidad y normalidad política, atender a las urgencias sociales del país y convocar elecciones generales para que españoles decidan», ha aclarado, antes de anunciar que derogará parte de la Ley Mordaza.

Sánchez ha hecho especial mención al diálogo que abrirá con el nuevo Govern catalán y ha agradecido al lehendakari Urkullu la estabilidad política que ha conseugido en Euskadi gracias a su alianza con el PSE, en un nuevo guiño a la colaboración con el PNV, que podría convertirlo mañana en presidente del Gobierno.

«Se abre una oportunidad que merece ser explorada», ha invitado a los diputados. «Ha llegado el momento, aquí y ahora. Sí o no. No hay más caminos», ha instado a la Cámara, pidiéndole de nuevo que «censure» a un Gobierno «manchado por la corrupción». «No indulten con su voto el cierre en falso de una prórroga que hace tiempo debimos haber evitado en esta Cámara», ha asegurado. «No permitan señorías que la democracia pierda esta oportunidad», ha pedido, para abrir «un nuevo tiempo de esperanza».

«Dimita ahora»

En plena incertidumbre sobre el desenlace de la moción, Sánchez ha invitado reiteradamente a Rajoy a abandonar. «Dimita ahora y todo habrá acabado. Dimita, su tiempo acabó y esta moción de censura habrá acabado hoy aquí y ahora». «Señor Rajoy, lo siento mucho pero usted no puede seguir siendo presidente del Gobierno tras la sentencia de Gürtel», ha insistido. «Por el país, dimita», ha repetido durante sus distintas intervenciones durante el pleno.

Con esta invitación al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez se ha sacudido las acusaciones del propio Mariano Rajoy, que ha reprochado que la moción de censura que hoy se debate en el Congreso sólo persigue dar al candidato socialista un poder que es incapaz de lograr en las elecciones. El dirigente socialista ha recordado el «dolor» que le causó dejar su escaño en noviembre de 2016 para mantener la coherencia de su discurso de ‘no a Rajoy’ y no tener que abstenerse en su investidura como había decretado la Gestora del PSOE.

El dirigente socialista ha iniciado un diálogo con el presidente del Gobierno en el que se han lanzado reproches personales. «Usted presume de ganar elecciones y el PSOE presume de concurrir a las elecciones con limpieza», ha respondido. «Hemos tenido ocasión de reflexionar muchas veces sobre la situación del país y la relación entre el presidente y líder oposición. Sé que es desagradable encontrar el reproche de la Cámara, pero podría haberlo evitado si hubiese asumido su responsabilidad y dimitir. Puede terminar ahora con todo esto. Dimita», ha reiterado.

Sánchez ha reprochado que el PP haya pasado de considerarlo un «hombre de estado» por su apoyo a la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña a situarlo ahora como «un enemigo del estado». «No le permito que usted ponga en duda la lealtad del PSOE con el Estado», ha advertido, tras las críticas del presidente del Gobierno a su alianza con los independentistas, especialmente tras las duras acusaciones de Sánchez al nuevo president catalán, Quim Torra, al que Sánchez ha llamado «supremacista, racista y el Le Pen de la política española».

«Me reuniré con el presidente de la Generalitat»

«¿En las conversaciones que hemos tenido no ha aprendido nada?», le ha preguntado Sánchez, que ha acusado a Rajoy de «poner en riesgo la integridad territorial» con su «displicencia y su incapacidad para gobernar». «Nosotros vamos a tender la mano y vamos a dialogar con todas las fuerzas parlamentarias y todos los gobiernos autonómicos», ha reiterado Sánchez, antes de «rechazar» las expresiones utilizadas por Quim Torras.

«Me reuniré e intentaré llegar a acuerdos con el presidente de la Generalitat para intentar encontrar soluciones a la crisis política», ha anunciado, recordando el desgaste sufrido por los alcaldes del PSC por el apoyo de su partido al artículo 155. «No ponga en cuestión mi lealtad y mi amor a mi país», ha advertido, antes de recordar que el voto de los diputados independentistas son tan legítimos como el resto en la Cámara. «Son representantes de los ciudadanos como el resto», ha puntualizado.

Desde la tribuna del Congreso de los Diputados, en su calidad de candidato a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez ha justificado la moción contra Mariano Rajoy reivindicando la vigencia y la «fuerza moral» de la Constitución española, «que ha ofrecido el mayor periodo de estabilidad de su historia». El líder del PSOE ha reivindicado en nombre de su partido el vigor de la carta magna y ha explicado que la iniciativa de la moción se debe a «hechos gravísimos, de descrédito político e institucional que exigen una respuesta contundente de esta cámara».

El líder socialista ha tomado la palabra después de que José Luis Ábalos haya arrancado la defensa de la moción de censura presentada por su partido contra el Gobierno de Mariano Rajoy, apelando a la responsabilidad del PP en el caso Gürtel: «lo dice la Justicia».

Con ocho minutos de retraso por la llegada tardía del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al Congreso, que ha entrado sin hacer declaraciones y aplaudido por su bancada, Ábalos ha sido el primero en subir a la tribuna para presentar la moción de censura firmada por los diputados socialistas y que propone de candidato al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

Siguiendo el guión de Pedro Sánchez para justificar la moción, Ábalos ha cargado las tintas contra el PP por la sentencia del caso Gürtel y con la presunta financiación ilegal del PP para asegurar que esa trama de corrupción no es algo del pasado, sino una cuestión vigente ya que ha ayudado a los diputados del PP a conseguir su escaño. “Señor presidente, usted no pasará a la historia como un buen presidente Ha hundido la dignidad de nuestra democracia y no ha tenido la decencia política de dimitir”, ha reprochado a Mariano Rajoy.