En una durísima intervención en réplica al portavoz socialista en el Congreso, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha soltado toda una andanada contra Pedro Sánchez al que ha intentado ridiculizar no pocas veces. Dice Rajoy que al socialista “le urge ser presidente de esta forma no vaya a ser que en las urnas no gane, porque en las urnas no ganará nunca, es algo que sabe y lo saben todos, y por eso, escapa de la gente”. Ha recordado que el líder del PSOE se presentó dos veces a las elecciones y “consiguió los peores resultados de su historia. Solo cuentan sus urgencias, todo lo demás es irrelevante”.

Tras afirmar con sarcasmo que el texto de la moción “no ha sido redactado por un profesor de literatura, aunque no quiero decir que la haya escrito Sánchez”, no sólo es producto de las prisas sino que se presenta sin saberse con qué apoyos cuenta, para cuánto tiempo y con qué programa. “Lo único que quiere es llegar como sea, con quien sea”, le ha espetado para pasar a reprocharle que para ello no tenga problemas en sostenerse en partidos como Bildu o ERC.

Rajoiy ha recordado las demoledoras palabras contra Sánchez de los barones socialistas

Quizá el peor momento ha sido cuando le ha recordado a Sánchez antiguos reproches de otros dirigentes del PSOE que apelaron a la imposibilidad de pretender gobernar con 83 escaños, como hizo la presidenta autonómica Susana Díaz; o que no era más que un “bluf” en opinión de José Bono, y también que era imposible ir de la mano del independentismo, posición que hasta hace poco mantuvieron dirigentes muy próximos a Sánchez como José Borrell, pero incluso en propio portavoz del Grupo, José Lusi Ábalos, “Los independentistas no pueden ser aliados nuestros ni para una moción de censura”, dijo el portavoz no hace mucho.

 

El candidato socialista, ha agregado el inquilino de la Moncloa, “se empeña en enmendarle la plana a los españoles” y la moción no es más, a su juicio, que “un ejercicio de oportunismo al servicio de una ambición personal”.

Mariano Rajoy ha decidido intervenir antes incluso de que lo hiciera Sánchez. Justo después del discurso de José Luis Ábalos, al que ha afeado exagerar la exposición de motivos para justificar la moción de censura presentando un cuadro “muy oscuro”. “Le ha faltado razón en la forma y en el fondo”, ha señalado. Ha insistido en que la sentencia por la trama Gürtel no es firme y que ésta descarta que su partido tuviera conocimiento de los hechos y ha acusado de mentir a Ábalos: “Usted no debe mentir en el Congreso de los Diputados”, le ha espetado hasta en dos ocasiones.

“¿Pueden presumir de incorruptos?”

Y luego ha venido la andanada contra el PSOE a costa de la corrupción. Se ha preguntado el presidente del Gobierno si acaso el PSOE está limpio. “¿Señor Ábalos pueden presumir de incorruptos?, ¿señor Ábalos tienen algún procesado en sus filas, le han abierto a algún militante socialista juicio oral, tienen algún condenado en sus filas, hay alguien de su partido en la cárcel por corrupción?”, se ha preguntado Rajoy.

Y ha preguntado si cuando llegue la sentencia de los Eres “van a poner una moción de censura a sí mismos” para pasar a hablar de  la presunta “caja b” del PSOE valenciano que se investiga en cuatro juzgados, “¿Está en condiciones de garantizarnos que se ha presentado a las elecciones sin financiación ilegal alguna?”, ha vuelto a interrogar al portavoz socialistas. En definitiva, “puede explcar con qué autoridad moral hablan ustedes, son Teresa de Calcula?”.

Si la sentencia de la Gürtel es toda la base de su moción “ya puede retirarla salvo que se inventen otra. Se les hace la  boca agua porque se olvida de sus quebrantos”. Al menos sí ha admitido el presidente del gobierno que en el PP “ha habido corruptos, lo reconozco, pero el PP no es un partido corrupto aunque esto les disguste. Tal vez por eso los electores nos renovaron su confianza en 2011, 15 y 16 y a ustedes se la retiraron. Esa es la realidad y lo demás caceloradas”.

Tras acusar a los socialistas de que cuando “ustedes abren la boca se dispara la prima de riesgo”, les ha afeado que “nadie se cree estos aspavientos d e la España negra”, el país, “tiene problemas” pero se encuentra, ha asegurado, “en una posición mejor gracias a las políticas de mi partido y a la  gestión de mi gobierno que nada tiene que ver con lo que hicieron ustedes”.