Política

El PNV reclama a Sánchez fijar fecha electoral y cumplir su palabra de diálogo en Cataluña

logo
El PNV reclama a Sánchez fijar fecha electoral y cumplir su palabra de diálogo en Cataluña
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, junto al portavoz del PNV, Aitor Esteban.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, junto al portavoz del PNV, Aitor Esteban. EUROPA PRESS

Resumen:

El portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban,  ha asegurado que el voto favorable del PNV a la moción de censura se adopta por ser la que mejor comprenderá la sociedad vasca y tras concluir que oponerse a la misma "no traería mayor estabilidad". El portavoz nacionalista ha reclamado a Sánchez que pacte una fecha para convocar elecciones, "de usted depende elegir el momento de apretar el botón de disolución de las cámaras". También que aborde con responsabilidad la cuestión catalana. Esteban ha afirmado que confía en que su disposición al diálogo "sea cierta" y le ha advertido de que con el respaldo que ahora le brinda el PNV "no abuse del privilegio y la prerrogativa que le estamos dando". Esteban ha señalado que tras la sentencia del 'caso Gürtel' se ha producido "un antes y un después" y el debate rebasa ya lo jurídico, "y que no entienda así la situación es que no sabe exactamente qué está pasando". Destaca que la decisión de apoyar la moción de censura ha sido complicada y que finalmente se ha optado por el sí al considerar que era la que menos inestabilidad provocaría. Tras la intervención de Esteban en la Cámara Baja, el PNV ha emitido un comunicado en el que justificaba las razones de su apoyo a la moción. La primera de ellas hace referencia a la "inadmisible" falta de asunción de responsabilidades en el PP por el 'caso Gürtel'. A ella suma el anuncio hecho por Ciudadanos de romper la colaboración con el Gobierno de Rajoy, "lo que rompía la estabilidad conseguida con la aprobación de los presupuestos". El tercero de los motivos para sumarse al sí ha sido el rechazo de los tres principales partidos del Congreso a la continuidad del Gobierno del PP y al que finalmente se han sumado los partidos nacionalistas catalanes, "por lo tanto una amplísima mayoría". El sí a Pedro Sánchez ha llegado después de conocer que respetará el acuerdo presupuestario alcanzado entre el PP, Ciudadanos y el PP, pese a que el PSOE cotara en contra del mismo. Sánchez ha asegurado que la decisión la adopta por "responsabilidad" y para asegurar "la gobernabilidad" de su hipotético Ejecutivo en un momento "extraordinariamente difícil": "Este no es nuestro presupuesto pero no lo vamos a retirar, por responsabilidad de Estado", ha señalado.

El portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban,  ha asegurado que el voto favorable del PNV a la moción de censura se adopta por ser la que mejor comprenderá la sociedad vasca y tras concluir que oponerse a la misma «no traería mayor estabilidad». El portavoz nacionalista ha reclamado a Sánchez que pacte una fecha para convocar elecciones, «de usted depende elegir el momento de apretar el botón de disolución de las cámaras» y que aborde con responsabilidad la cuestión catalana. Esteban ha afirmado que confía en que su disposición al diálogo «sea cierta» y le ha advertido de que con el respaldo que ahora le brinda el PNV «no abuse del privilegio y la prerrogativa que le estamos dando».

Esteban ha apuntado que gobernar en las condiciones en las que tendrá que hacerlo será complicado, «no le arriendo las ganancias». Le ha recordado que Podemos le pondrá las cosas muy difíciles, el PP estará»enrabietado» y Ciudadanos «en tensa espera electoral», lo que tampoco contribuirá a la estabilidad: «Su Gobierno será muy difícil, débil y complicado». Le ha recordado al líder socialista que si el Congreso ya era ahora un «hervidero» permanente, si prospera la moción se convertirá en un «pim, pam, pum continuo». Por ha apuntado que no le extraña «que en sus filas a algunos le haya entrado el vértigo a que venza la moción».

Le ha urgido a que los cambios legales que se puedan promover a partir de ahora sean avalados por «un consenso», entre ellas la de la  fecha electoral o sobre aspectos relacionados con «las naciones vasca y catalana»: «El camino no es revisar el tipode rebelión en el Código Penal, no es  señalar al nacionalismo catalán y por ende al vasco como contrario al proyecto europeo, el camino es dialogar, encontrarse y reconocer que existe un problema nacional en algunos lugares de este Estado».

‘Caso Gürtel’, un «antes y un después»

Esteban ha señalado que tras la sentencia del ‘caso Gürtel’ se ha producido «un antes y un después» y el debate rebasa ya lo jurídico, «y que no entienda así la situación es que no sabe exactamente qué está pasando». Destaca que la decisión de apoyar la moción de censura ha sido complicada y que finalmente se ha optado por el sí al considerar que era la que menos inestabilidad provocaría.

Para el PNV, suceda lo que suceda siempre es mejor contar con presupuestos, más aún en un escenario complicado como el que se avecina. En su opinión, la sesión de censura se ha planteado por algunas formaciones como un «juego de la justicia» para demostrara quién es «más virtuoso». «Como si no hubiera intereses partidistas, pasiones y agravios personales, que los hay y han influido en la decisión de algunos partidos, como si no importaran las consecuencias».

Esteban ha señalado que el PNV se enfrentaba a una toma de decisiones que fuera en el sentido que fuera recibiría críticas. «Si tomamos una decisión se nos va a acusar de encubridores, falsamente. Si tomamos otra, seremos irresponsables y provocadores de inestabilidad, también falsamente. Pero recibiremos esa falsa acusación. No es fácil pero hay que hacerlo». Ha señalado que en la valoración del PNV se han primado dos perspectivas, «una perspectiva en cuanto a la ética política y una perspectiva en cuanto a la responsabilidad que nos atañe».

El PNV afirma que en su decisión ha primado la «ética política» y la «responsabilidad que nos atañe»

Tras la intervención de Esteban en la Cámara Baja, el PNV ha emitido un comunicado en el que justificaba las razones de su apoyo a la moción. La primera de ellas hace referencia a la «inadmisible» falta de asunción de responsabilidades en el PP por el ‘caso Gürtel’. A ella suma el anuncio hecho por Ciudadanos de romper la colaboración con el Gobierno de Rajoy, «lo que rompía la estabilidad conseguida con la aprobación de los presupuestos». El tercero de los motivos para sumarse al sí ha sido el rechazo de los tres principales partidos del Congreso a la continuidad del Gobierno del PP y al que finalmente se han sumado los partidos nacionalistas catalanes, «por lo tanto una amplísima mayoría».

Acuerdos entre diferentes

En la nota la formación nacionalista rechaza que se acuse al PNV de impedir la gobernabilidad de España, responsabilidad que asegura corresponde a las «fuerzas políticas mayoritarias españolas» que en su opinión han demostrado una «evidente incapacidad para llegar a acuerdos» a lo largo de la legislatura. La nota concluye señalando que en el nuevo tiempo que se abre los nacionalistas vascos continuarán primando la consecución «de lo mejor para Euskadi y su ciudadanía y la búsqueda del acuerdo entre diferentes en favor del bien común».

‘Gürtel’, la ruptura de Ciudadanos con el PP y la falta de acuerdos entre los grandes partidos, las tres razones esgrimidas por el EBB del PNV

De este modo el PNV ha confirmado esta tarde en el Congreso lo anunciado poco antes por la formación, su voto a favor de la moción de censura de Pedro Sánchez contra Mariano Rajoy, como adelantó en la tarde del miércoles El Independiente. Con los votos de los nacionalistas vascos, Rajoy ya tiene las horas contadas en la presidencia. Sus únicas opciones son dimitir de manera inmediata, opción que descartan desde Moncloa, para dejar el poder en manos de un gobierno provisional, que deberá someterse después a un nuevo proceso de investidura, o mantenerse en su cargo hasta que prospere la moción, lo cual daría la presidencia automáticamente a Pedro Sánchez.

Mariano Rajoy está en este momento en el Congreso para escuchar la confirmación pública de su caída por boca de Aitor Esteban. El presidente del Gobierno, tras responder a José Luis Ábalos y Pedro Sánchez en la sesión de mañana, ni siquiera ha acudido a la de la tarde. «No tiene obligación», subrayaban fuentes de La Moncloa a mediodía.

A lo largo de toda la mañana la Ejecutiva del PNV ha permanecido reunida en Vitoria siguiendo el desarrollo del debate de la moción de censura. El PNV había insistido en las últimas horas que no certificaría el sentido de su voto en el EBB hasta conocer las «concreciones» que Pedro Sánchez pudiera aportar en su intervención de esta mañana. La comunicación entre la dirección de la formación y el Grupo vasco en el Congreso ha sido permanente, con continuas salidas de Aitor Esteban del hemiciclo y su permanente comunicación telefónica. En torno a las 14.00 horas, poco después de que concluyera la sesión matutina del debate, el propio presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha comunicado que la decisión estaba tomada y que correspondería a Esteban hacerla pública desde la tribuna.

Pese a que el acercamiento hacia el sí ya se había trasladado al Gobierno, e incluso se había abordado el escenario de una posible dimisión de Rajoy como solución posible para impedir que se llegara a la votación de mañana en la Cámara Baja, en el PNV han insistido en los últimos días en guardar un escrupulosos silencio y discreción sobre el desarrollo de las negociaciones para perfilar su posición.

Esteban había reclamado al PSOE conocer cuáles eran los compromisos que el candidato Sánchez asumiría en su programa de Gobierno. Esta mañana, durante su intervención desde la tribuna, el secretario general del PSOE ha lanzado evidentes guiños al PNV en dos de las cuestiones que los nacionalistas vascos consideraban esenciales para apoyarle; la estabilidad económica, a través de un aseguramiento de los presupuestos recientemente aprobados, y un compromiso para desatascar la crisis territorial en Cataluña y su disposición al nuevo escenario soberanista que se apunta en Euskadi.

La promesa de respetar el acuerdo presupuestario y su compromiso para resolver «el nudo gordiano» de Cataluña, claves

En el «Programa de Estabilidad» que Sánchez ha desarrollado en el Congreso, el candidato se ha comprometido a adoptar medidas que doten de estabilidad institucional, social, económica y territorial. Ha sido precisamente en estos dos últimos apartados donde la mano tendida al PNV ha sido evidente. La primera de las promesas ha sido su propósito de respetar el acuerdo presupuestario alcanzado entre el PP, Ciudadanos y el PNV, pese a que el PSOE votara en contra del mismo. Estos presupuestos incluían la mejora de las pensiones en toda España para los próximos dos años e inversiones para el País Vasco por valor de 540 millones de euros. Sánchez ha asegurado que la decisión la adopta por «responsabilidad» y para asegurar «la gobernabilidad» de su hipotético Ejecutivo en un momento «extraordinariamente difícil»: «Este no es nuestro presupuesto pero no lo vamos a retirar, por responsabilidad de Estado», ha señalado.

Mano tendida a la crisis territorial

El otro de los ejes que el PNV prioriza, el territorial, también ha merecido un apartado específico del candidato socialista y con el que no sólo ha arremetido contra la gestión de Rajoy sino que también ha buscado atraerse el favor de las formaciones independentista. El PNV le había reclamado gestos no sólo hacia Cataluña sino también hacia Euskadi. Sánchez ha afirmado que su prioridad en esta materia será «restablecer los puentes con todas las Comunidades Autónomas y normalizar la relación con todos los partidos». Ha abogado por instaurar el diálogo y el consenso como modos de acción política en esta materia: «Tenemos la oportunidad entre todos de resolver este ‘nudo gordiano’ que es la confrontación territorial, vamos a tender la mano y a dialogar con todos los gobiernos y todas las formaciones», ha apuntado.

Sánchez ha alabado al Gobierno Urkullu, ha anunciado que se reunirá con Torra y que promete restablecer ‘los puentes’ y el diálogo con Cataluña

Sánchez se ha referido de modo específico al Gobierno vasco, el único Ejecutivo territorial al que ha hecho referencia junto al de Cataluña, para asegurar que es un ejemplo de diálogo y de esfuerzo por la búsqueda de consensos en materia de paz y convivencia «y en encontrar soluciones y consensos en la difícil situación de Cataluña». Precisamente sobre el nuevo Govern en Cataluña ha asegurado que tiene intención de reunirse con el presidente Quim Torrent si prosperará la moción para «intentar salir de la situación que usted ha creado, señor Rajoy».

A quienes cuestionan que la moción de censura del PSOE pueda salir adelante con los votos de formaciones nacionalistas, Sánchez ha recordado que son «tan legítimos como los suyos, señor Rajoy, o los míos. No se escude en la crisis territorial para aferrarse al cargo». El candidato del PSOE ha afirmado que el PP no se puede resistir a abandonar su cargo ni «alimentar» la crisis territorial par justificar su continuidad . Ha añadido que su Gobierno defenderá la «integridad territorial y una España plural» y ha definido España como una nación «en la que conviven otros territorios que se sienten nación y que podemos convivir juntos y garantizar la integridad territorial dentro de la Constitución».

Otro de los aspectos que respondía a las aspiraciones del PNV hacía referencia al alejamiento de una inminente convocatoria electoral. El PSOE ha defendido que antes de que se puedan celebrar elecciones es necesario asegurar la estabilidad en el país y dar respuesta a sus «urgencias». Sánchez no ha fijado sus plazos ni ha detallado cómo aspira a hacer viable su acción de Gobierno con apenas 84 diputados en el Congreso.