Política

Homenaje al guardia civil Pardines, la primera víctima de ETA, en su pueblo natal

Lápida en el nicho donde está enterrado el guardia civil Pardines, asesinado por ETA hace 50 años.

Lápida en el nicho donde está enterrado el guardia civil Pardines, asesinado por ETA hace 50 años.

Representantes de varias instituciones han rendido este martes homenaje en Malpica (A Coruña) al guardia civil José Antonio Pardines Arcay, primera víctima mortal de la banda terrorista ETA, natural de este localidad y asesinado hace medio siglo.

 

En el acto han participado el presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín González Formoso; el alcalde de la localidad, Eduardo Parga, y el presidente de la asociación de guardias civiles Aprogc, Fernando Trejo Ramírez.

En una ofrenda floral en el cementerio y en la inauguración de un monolito en su memoria han participado el hermano de la víctima, Manuel Pardines, y otros familiares, amigos y vecinos del agente, además de una amplia representación de miembros de la Guardia Civil.

González Formoso ha recordado que, junto a Pardines, hubo 853 víctimas en cinco décadas de «barbarie y sinsentido de ETA», según ha informado la Diputación. De esos crímenes, casi un tercio permanece aún sin esclarecerse.

«Frente a los que quisieron imponer con pistolas sus ideas, la unidad de los demócratas fue la clave fundamental para derrotar al terrorismo en España», dijo el presidente provincial.

Monolito en memoria de José A. Pardines en Malpica.

Monolito en memoria de José A. Pardines en Malpica.

El agente fue asesinado a la edad de 25 años en Villabona (Guipúzcoa) el 7 de junio de 1968 mientras regulaba el tráfico en una zona de obras junto a un compañero, Feliz de Diego Martínez, que ese día salvó su vida, pero murió también asesinado por ETA once años después, en 1979.

Con este homenaje, la asociación Aprogc indica que quiere «que el paso de los años no haga caer en el olvido la figura de este compañero, que fue el principio y el fin de la banda terrorista ETA».

Jefes de ETA

Aprogc subraya que Pardines fue el nombre que las autoridades francesas y españolas dieron a la operación conjunta que en septiembre de 2015 se saldó con la detención de los jefes de ETA, Iratxe Sorzábal y David Pla, un símbolo que pretendía transmitir con ese golpe casi definitivo a la banda terrorista.

Con anterioridad a esta ofrenda, este lunes tuvo lugar una conferencia en el auditorio de Afundación Abanca de A Coruña bajo el título ‘Pardines, principio y fin de ETA: 50 años de lucha por la libertad’, con la participación de Florencio Domínguez, director del Centro para la Memoria de las Víctimas del Terrorismo; el jefe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, Manuel Sánchez Corbí, y el periodista Gonzalo Araluce.

Te puede interesar

Comentar ()