Política

Una juez envía a juicio al ‘pequeño Nicolás’ por estafa en la venta de una finca

El joven pidió 300.000 euros al empresario Martínez de la Hidalga por la supuesta intermediación de la Vicepresidencia del Gobierno en una operación inmobiliaria

logo
Una juez envía a juicio al ‘pequeño Nicolás’ por estafa en la venta de una finca
Francisco Nicolás Gómez Iglesias atiende a los periodistas tras una de sus declaraciones en los juzgados.

Francisco Nicolás Gómez Iglesias atiende a los periodistas tras una de sus declaraciones en los juzgados. EP

Resumen:

Una juez de Madrid da por cerrada la investigación y coloca al borde del banquillo de los acusados al ‘pequeño Nicolás’ por un intento de estafa, tras ofrecerse a un empresario a facilitarle la venta de su finca haciéndose pasar por un intermediario del Gobierno de España.

El joven impostor llegó a solicitar por sus servicios a Javier Martínez de la Hidalga 300.000 euros, quedándose con 15.000 euros que su ‘cliente’ le entregó en un sobre para que se lo guardara provisionalmente.

La instructora, que da 10 días a las partes para que pidan la apertura de juicio oral o el sobreseimiento de la causa, aprecia la posible comisión de un delito de falsedad en documento público en concurso con otro de intento de estafa.

Las conversaciones con Martínez de la Hidalga se produjeron días antes de que Francisco Nicolás Gómez Iglesias fuera detenido y se pusiera fin a su farsa.

Una juez de Madrid da por cerrada la investigación y coloca al borde del banquillo de los acusados al pequeño Nicolás por un intento de estafa, tras ofrecerse a un empresario a facilitarle la venta de su finca manchega haciéndose pasar por un intermediario del Gobierno de España. El imputado llegó a solicitar por sus servicios 300.000 euros, de los que sólo cobró 15.000.

En un auto fechado el pasado 1 de junio, al que ha tenido acceso El Independiente, el Juzgado de Instrucción 2 de Madrid ordena que las diligencias previas incoadas hace más de tres años y medio se sigan tramitando por la vía del procedimiento abreviado y da 10 días a las partes personadas para que soliciten la apertura de juicio oral o el sobreseimiento de la causa. La instructora aprecia la posible comisión de un delito de falsedad en documento público en concurso con otro de intento de estafa.

Los hechos por los que previsiblemente volverá a ser enjuiciado Francisco Nicolás Gómez Iglesias se remontan a octubre de 2014, cuando el joven impostor se presentó ante el empresario Javier Martínez de la Hidalga como asesor de la Vicepresidencia del Gobierno y quien podía facilitarle la venta de la finca de 40 hectáreas -conocida como ‘La Alamedilla’ y tasada en unos 15 millones de euros- que aquél tiene en la localidad toledana de Argés.

“Para poder lograr dicha intermediación, Francisco Nicolás le solicitó una cantidad de 300.000 euros y le hizo creer a Javier Martínez de la Hidalga que se iba a proceder de manera inminente a un embargo de Hacienda sobre sus cuentas y las de su familia”, relata la magistrada.

Convencido del cargo de Gómez Iglesias, el empresario acudió el 10 de octubre de 2014 junto al supuesto asesor de Soraya Sáenz de Santamaría a la sucursal bancaria donde tenía sus cuentas -una oficina del Banco de Santander sita en la madrileña calle de Ortega y Gasset- con la intención de sacar todo el dinero que tenía ahorrado (500.000 euros) y demostrar así su solvencia a la Vicepresidencia del Gobierno.

El joven impostor llegó a solicitar por la supuesta intermediación de la Vicepresidencia del Gobierno 300.000 euros, de los que cobró 15.000

Durante la reunión con el director de la sucursal, el pequeño Nicolás simuló una llamada de la número dos de Mariano Rajoy en el Ejecutivo para tratar de vencer la resistencia de aquél a la retirada del dinero por las exigencias de la legislación en materia de blanqueo de capitales. El director “pospuso” la operación al sospechar que podría tratarse de una estafa.

Con todo, Martínez de la Hidalga retiró 25.000 euros de la cuenta de su esposa que el banco le entregó en dos sobres, uno con 15.000 y otro con 10.000 euros. “Al salir de la sucursal, Francisco Nicolás le pidió los sobres a Javier con la excusa de mantener el dinero en un lugar seguro, a lo que éste accedió con la intención de que se los guardara y se los devolviera posteriormente”, expone la juez.

‘Gobierno de España’

Aquel mismo día, el empresario Martínez de la Hidalga le pidió al pequeño Nicolás que le devolviera el dinero, recibiendo tan sólo 10.000 euros en un sobre al que el supuesto intermediario le colocó una pegatina con la leyenda ‘Gobierno de España’. El resto se lo entregaría si le daba otros 10.000 euros, cantidad que nunca llegó ya a recibir.

Los contactos continuaron tres días después, esa vez en el restaurante chino ubicado en el Hotel Villamagna de Madrid. Hasta allí acudió Gómez Iglesias sobre las 16 horas para tratar de convencer al empresario y a su mujer de que aceptaran la intermediación de la Vicepresidencia. Como parte del engaño, el plan incluía una supuesta entrevista con Sáenz de Santamaría que sólo existió en la mente del presunto estafador.

El director de la sucursal bancaria se dio cuenta de la estafa cuando el empresario Martínez de la Hidalga quiso retirar 500.000 euros de su cuenta

A las 20.30 horas de aquel 13 de octubre, el pequeño Nicolás recogió al matrimonio para ir a casa de la vicepresidenta del Gobierno. “Durante el trayecto, y con el fin de asegurar el engaño, Francisco Nicolás Gómez Iglesias entregó a Javier Martínez de la Hidalga un dosier de 26 páginas con el membrete ‘Gobierno de España’ y una firma atribuida al Secretario de Estado, en cuya portada constaba la siguiente impresión: ‘Palacio de la Moncloa. Protocolo de actuación. Javier Martínez de la Hidalga González, el escudo constitucional de España y Gobierno de España, un código de barras, D. Javier Martínez de la Hidalga González”, añade la instructora.

Simulando una conversación telefónica con Soraya Sáenz de Santamaría dentro del coche, el joven comunicó al empresario que no podría celebrarse la reunión “porque era muy tarde”, trasladándoles nuevamente a su casa y pidiéndoles que revisaran el documento que le había entregado para decidir “la cantidad de dinero que debía entregar al Gobierno por su intermediación”. La investigación ha permitido conocer que ese dosier lo había impreso Gómez Iglesias el día anterior en una copistería ubicada en el número 47 de la madrileña calle de Raimundo Villaverde.

“Inmunidad diplomática”

“Francisco Nicolás Gómez Iglesias, en todas las ocasiones en que mantuvo reuniones con Javier Martínez de la Hidalga, se presentó haciendo uso de coches de alta gama de características similares a los vehículos oficiales, llegando a utilizar en sus desplazamientos dispositivos luminosos como sirenas o rotativos luminosos. Además, le exhibió un documento consistente en una inmunidad diplomática a favor de Javier Martínez de la Hidalga”, destaca la magistrada.

La última vez que el pequeño Nicolás se vio con el empresario con vistas a la supuesta intermediación del Gobierno para la venta de su finca se produjo la víspera de que el joven fuera detenido. Su farsa ha dado pie a la apertura de varias piezas separadas, sin que todavía se haya enjuiciado ninguna.