Pablo Iglesias, líder de Podemos, mete presión a Màxim Huerta. “No vamos a alentar comportamientos que recuerden al PP, si Màxim Huerta trató de defraudar a Hacienda tiene que dimitir inmediatamente y si no Pedro Sánchez le tiene que destituir”. Es la reacción a la noticia adelantada en El Confidencial según la cual el ministro de Cultura fue condenado por defraudar al fisco en la declaración del IRPF de los años 2006, 2007 y 2008.

“Sería razonable. Un ministro que ha defraudado a Hacienda no debe ser ministro y creo que sería enormemente triste que el Gobierno de Pedro Sánchez tuviera que convivir con ministros reprobados como los que tenía el PP”, ha advertido Iglesias en declaraciones a los periodistas en el Congreso.

El secretario general de Podemos ha dicho tener la seguridad de que Sánchez es “consciente de que su Gobierno es el resultado de una moción de censura contra la corrupción” y que “no se puede permitir” tener ministros reprobados, por lo que espera que Huerta “rectifique” y anuncie su dimisión. Tras recordar que Podemos apoyó con “entusiasmo” al Gobierno del PSOE por ofrecer el puerto de Valencia para acoger a los inmigrantes del Aquarius, Iglesias ha querido “dejar muy claro” que su formación no va a “alentar comportamientos que recuerden a los del PP”.

“Si el señor Màxim Huerta trató de defraudar a Hacienda tiene que dimitir inmediatamente y si no Pedro Sánchez le tiene que destituir”, ha insistido después de subrayar que el Gobierno tendrá el apoyo de Podemos en las acciones “justas”, pero tiene que demostrar que se puede “gestionar de manera distinta a la del PP”. Aunque ha apelado a la prudencia, ha recalcado que si se confirma que hay una sentencia que “acredita una voluntad inequívoca de defraudar”, Huerta debe rectificar y dimitir, o Sánchez destituirle de forma inmediata.

Las explicaciones del ministro

Sin embargo, Huerta ha recibido el rápido apoyo de Sánchez, tal y como ha confirmado en una entrevista en Onda Cero en la mañana de este miércoles. “El presidente me ha dicho esta mañana que nuestro objetivo es seguir trabajando y ser transparentes”, explicaba.

“Estoy al corriente con Hacienda desde hace 10 años. Cambió el criterio fiscal, hubo una regularización, pagué lo correspondiente y asunto cerrado”, se ha defendido, alegando que “no hubo mala fe y no oculté nada. Acepté mi responsabilidad como ciudadano”, se ha defendido.

Desde sus propias filas, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha asegurado que le corresponde al titular de Cultura y Deporte o al presidente del Gobierno dar las explicaciones pertinentes sobre la sanción por fraude fiscal. En declaraciones a la Ser, Ribera ha explicado que Huerta está “extraordinariamente motivado” en el ejercicio de sus funciones como titular de Cultura, y ha señalado que seria muy “osado” por su parte entrar en una cuestión tan “concreta y personal que afecta a un colega del Consejo de Ministros”.