El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha confirmado este lunes que la intención de su Ejecutivo es trasladar a los líderes independentistas en prisión preventiva a cárceles de Cataluña. «Es razonable que, en el momento en que el juez lo considere, Instituciones Penitenciarias tome la decisión de trasladarles a cárceles catalanas para que estén cerca de sus familiares y de sus letrados», ha dicho el dirigente socialista.

Sánchez, que ha concedido a TVE la primera entrevista de su mandato, ha dicho además que «en el momento en que se considere sustancial la fase en la que están ahora mismo inmersos, el Gobierno de España podrá tomar la decisión».

El presidente del Gobierno ha anunciado también que este viernes acudirá junto al rey Felipe VI a la inauguración de los Juegos del Mediterráneo, que se disputarán en Tarragona, y que allí «espera coincidir» con el presidente de la Generalitat, Quim Torra.

Además, Sánchez ha confirmado que se encontrará con el presidente catalán «a principios» de julio, en el marco de las reuniones con los presidentes autonómicos que iniciará con el lehendakari vasco, Iñigo Urkullu. En este sentido, Sánchez ha puesto sobre la mesa la intención de rescatar la comisión bilateral entre el Gobierno de España y la Generalitat.

Debilidad en el Congreso

Pese a la mayoría que reclama un adelanto electoral, según confirmaba la encuesta de DYM publicada este fin de semana por El Independiente y Prensa Ibérica, Sánchez ha asegurado que su intención es «agotar la legislatura» y aplazar los comicios hasta el verano de 2020, cuando se cumplan cuatro años del 26-J de 2016.

Sánchez admite la imposibilidad de derogar la reforma laboral con la actual aritmética parlamentaria, aunque sí artículos concretos

Hasta entonces, Sánchez pretende navegar sobre una configuración numérica débil en el Congreso de los Diputados. El PSOE cuenta actualmente con 84 diputados, lo que limita al máximo su capacidad de acción política al margen de los reales decretos. Preguntado si tiene algún pacto sólido con Unidos Podemos para reforzar esa posición, el líder socialista se ha limitado a asegurar que «lo que hay con Iglesias es una coincidencia de objetivos fundamentales».

Más concretamente, se ha referido a la necesidad de «acabar con la brecha salarial», «garantizar la dignidad de las pensiones» y completar «la reconstrucción de la universalidad de nuestro sistema de Sanidad». Sobre este tema, el último Consejo de Ministros ya aprobó iniciar el camino para devolver a los inmigrantes en situación irregular la posibilidad de utilizar la sanidad pública y no sólo la atención de urgencias.

Sánchez ha reconocido la dificultad para acabar con la reforma laboral, pese a que era uno de los pilares de su acción de Gobierno y es la demanda prioritaria de los sindicatos para no recuperar la conflictividad en la calle. «Me gustaría derogar la reforma laboral, pero hay que ser realista sobre la realidad parlamentaria del gobierno», ha dicho, aunque ha defendido que «sí existe mayoría parlamentaria para retocar artículos muy lesivos sobre los derechos de los trabajadores», sin especificar cuales.

Sacar a Franco del Valle de los Caídos

El dirigente también se ha referido durante la entrevista a la polémica sobre los restos del dictador Francisco Franco y su presencia en el Valle de los Caídos. Pedro Sánchez ha confirmado que la intención del Ejecutivo es exhumar el cadáver y entregárselo a sus familiares. «Veremos la fecha y el momento, pero es una decisión que el Gobierno, por supuesto, tomará», ha asegurado.

Es una decisión que el Gobierno, por supuesto, tomará’, dice en referencia a la exhumación de los restos de Franco

En ese sentido, ha recordado una resolución del Congreso del año 2017 en el que se instaba a tomar esta medida al gobierno, entonces del PP. Y ha defendido que «después de 40 años, este debate nos tiene que llevar a una reflexión muy simple, y es que España no se puede permitir, como democracia consolidada, símbolos que separan a españoles». «Algo que es inimaginable en Alemania o en Italia, tampoco puede ser imaginable en nuestro país», ha sentenciado.

Inmigración y política internacional

El presidente del Gobierno ha confirmado también que romperá con la tradición que marca que el primer viaje internacional de cada presidente del Gobierno sea a Marruecos. Sánchez ha confesado que la primera llamada que hizo como presidente sí fue a Rabat, pero que su primer viaje oficial se producirá este sábado, cuando viaje a París para reunirse con Emmanuel Macron. Visitará Marruecos «en el segundo semestre del año».

En cuanto a Marruecos, Sánchez ha defendido la necesidad de proteger las fronteras sin métodos como las concertinas, aunque ha recalcado que abrirlas no es una posibilidad. Sobre la acogida del Aquarius, ha vuelto a apelar a las necesidades humanitarias y ha apelado a la necesidad de enfocar el problema de la inmigración desde una perspectiva europea, subrayando especialmente la necesidad de actuar en origen para reducir las «desigualdades» que provocan la necesidad de migrar. En esa línea, ha tirado de datos para ilustrar que el PIB español equivale al conjunto del PIB de los 30 países africanos que más población pierden debido a la emigración.