La fría corrección institucional entre las autoridades y las banderas españolas en las gradas han marcado los minutos iniciales de los Juegos Mediterráneos de Tarragona. Una ceremonia marcada por los desplantes previos del presidente de la Generalitat, Quim Torra, a Felipe VI, que ha abierto la comitiva institucional seguido por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, convertido en comodín entre el Rey y Torra en el palco presidencial. Esta vez, sin embargo, los intentos de pitada al Jefe del Estado han sido acallados por una mayoría de los asistentes, que han aplaudido la entrada de autoridades, primero, y coreado el himno nacional después.

Previamente, el presidente de la Generalitat ha cumplido su promesa y ha hecho entrega al Rey del informe del Síndic de Greuges -defensor del pueblo catalán- sobre la actuación policial durante el referéndum ilegal del 1 de octubre, así como el libro de Jordi Borràs «Días que durarán años», una narración de los hechos de octubre desde la óptica independentista. Todo ello, después de ausentarse de la recepción al Jefe del Estado a su llegada al estadio, en la que sí han participado el presidente del Gobierno y el alcalde de Tarragona al frente de las autoridades.

La ceremonia inaugural de los Juegos Mediterráneos Tarragona 2018 ha venido precedida por la polémica destacada por el presidente de la Generalitat, que no ha confirmado su asistencia hasta ocho horas antes de su inicio del acto. Torra ha convertido esa asistencia en su particular coup de forcé con la Casa Real, tras días de recriminaciones y la exigencia de un encuentro con el Rey Felipe VI que la Moncloa se encargó de descartar.

La amenaza de boicot de la Generalitat a la ceremonia presidida por el Jefe del Estado se ha mantenido hasta el extremo de que la agenda oficial de la Generalitat publicada para hoy sólo confirmaba la presencia del Secretario de Deportes, Gerard Figuera, pese a que la consellera de Presidencia, Elsa Artadi, ya había confirmado su presencia al anfitrión, el alcalde de Tarragona Josep Félix Ballesteros.