Los líderes independentistas que permanecen en prisión preventiva serán trasladados a cárceles catalanas este mismo martes. Seis de ellos, entre los que se incluye el exvicepresidente Oriol Junqueras, están siendo agrupados este lunes en una prisión de la Comunidad de Madrid para proceder a su traslado, que podría producirse mañana mismo. Una vez llevados a Cataluña, serían internados en un mismo centro desde el que posteriormente serían distribuidos, si los servicios penitenciarios de la Generalitat lo consideran necesario.

El área de Servicios Penitenciarios del Departamento de Justicia de la Generalitat ha confirmado esta tarde que han recibido la comunicación oficial del traslado, que podría producirse mañana. Pendientes de la organización del traslado, que corresponde a la Guardia Civil, la Generalitat está «consensuando» ya con las familias y defensas de los políticos en situación de prisión incondicional los destinos solicitados por cada uno de ellos, con el objetivo de estar lo más cerca posible de sus familias.

Según informa Europa Press, serán trasladados en breve Junqueras, el exconseller Raul Romeva, el expresidente de la ANC, Jordi Sánchez, Jordi Cuixart de Omnium Cultural, la exconsellera Dolors Bassa y la expresidenta del Parlament Carmen Forcadell. Quedarían pendientes de cumplimentar los trámites para su traslado los exconsellers Joquim Forn, Jordi Turrull y Josep Rull, que solicitaron el traslado el pasado jueves.

Junqueras, Romeva y Cuixart han solicitado el traslado a Brians II y Jordi Sánchez a Quatre Camins, las dos situadas en la provincia de Barcelona. También recalará en Barcelona la ex presidenta del Parlament, en la prisión de mujeres de Wad-Ras, mientras la ex consellera Bassa ha solicitado su traslado a la prisión de Figueras (Girona).

El traslado de los líderes políticos del proceso independentista no debería suponer beneficios penitenciarios para los procesados por el 1-O, pero sí una revisión en las condiciones de acceso a las visitas, que probablemente facilite la Generalitat, gestora de todos los centros penitenciarios de Cataluña. Además, Instituciones Penitenciarias podría optar por destinarlos a módulos o zonas «de respeto».

Visto bueno de Llarena

El proceso de acercamiento de los presos independentistas había arrancado con la pregunta al juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, sobre si esto suponía algún inconveniente para la instrucción del caso. El magistrado dio vía libre y recordó que la decisión depende del ministerio del Interior, que estaba decidido a efectuar este traslado, como en varias ocasiones había manifestado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

El último trámite consistía en una comunicación con los servicios penitenciarios de la Generalitat, que tenían que dar el visto bueno a la recepción de los presos. Como era de presumir, esto se ha producido este lunes e inmediatamente se ha activado el proceso de acercamiento.