El compromiso de la ministra de Defensa por al igualdad entre hombres y mujeres que anunció en el Congreso comenzará por la estética. El ministerio que dirige Margarita Robles ha anunciado este lunes que modificará las bases de acceso a las Fuerzas Armadas en lo que se refiere a tatuajes visibles con el uniforme.

Si bien los nuevos militares no pueden acceder al Ejército con tatuajes o piercings visibles con el traje, ésta norma es más restrictiva con las mujeres ya que tienen uniformes compuestos por faldas que dejan más partes del cuerpo visibles. Es decir, una mujer no puede entrar en las Fuerzas Armadas con un tatuaje en el tobillo mientras que un hombre sí. La semana pasada varios partidos denunciaron el caso de la psicóloga madrileña Estela Martín, que se presentó a las pruebas de selección para el Cuerpo Militar de Sanidad y fue rechazada cuando se descubrió que llevaba un tatuaje en el empeine del pie derecho.

Para evitar esta desigualdad, Defensa “modificará las citadas bases a fin de eliminar cualquier duda o margen de discrecionalidad por parte de los órganos de selección”. En concreto, en las nuevas convocatorias se introducirá un párrafo en el que se especifique que “los tatuajes, argollas, espigas e inserciones, automutilaciones o similares no serán visibles vistiendo el uniforme de las Fuerzas Armadas común para la mujer y el hombre”.

De esta forma, Defensa quiere evitar que se pueda seguir excluyendo a mujeres por llevar alguno de los citados elementos que sean visibles únicamente con el uniforme femenino, teniendo en cuenta, además, que el uso de éste es opcional. “La Orden DEF/1756/2016 de 28 de octubre, que regula las normas de uniformidad de las Fuerzas Armadas, contempla en su norma 8ª, que en formaciones con armamento el personal femenino usará pantalón. En formaciones sin armamento el jefe de unidad podrá autorizar el uso optativo de falda”, recuerda el Ministerio.

Insisten desde Defensa que esta modificación es una “una consecuencia lógica de la plena integración de las Fuerzas Armadas en la sociedad de la que forman parte y cuyos valores y principios de convivencia defienden”.