Política

Sánchez responde a las críticas por la lista de amnistiados "abriendo" su Twitter a los trolls

El presidente lanza un alegato por la transparencia tras las acusaciones de opacidad por no publicar la lista de defraudadores

Imagen del mensaje enviado por Pedro Sánchez en las redes. TWITTER

Pedro Sánchez presume de transparencia en mitad de una crisis abierta en el Ejecutivo tras negarse a publicar la lista de defraudadores que se acogieron a la amnistía fiscal de 2012. El presidente de Gobierno reconoció este martes en el Congreso de los Diputados la imposibilidad de difundir los nombres, en un anuncio que sublevó tanto a Ciudadanos como a Podemos, que llegó a amenazar la gobernabilidad socialista. Este miércoles Sánchez sale al paso de las críticas haciendo un llamamiento a la «transparencia», con un gesto que consiste, según ha publicado, en «abrir» su cuenta personal de Twitter y la cuenta institucional de La Moncloa. Es decir, desbloquear a los usuarios que hasta ahora estaban bloqueados.

Hasta en 10 ocasiones manifestó Sánchez su intención de publicar la lista antes de llegar al Gobierno. Una vez en el poder, el presidente rebajó los ánimos y se amparó en la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la amnistía. Una sentencia «dura, durísima» que además “declaró nula la amnistía y se pronunció expresamente sobre la irretroactividad». En esta irretroactividad se basa el argumento de Sánchez para no publicar los nombres, un argumento fuertemente cuestionado por Ciudadanos.

El partido naranja llegó a acusar al PSOE de tener cargos en esa lista.  “¿Qué socialistas o qué amigos del Partido Socialista están en esa lista de amnistiados para no quererla publicar?”, se preguntó Albert Rivera desde la tribuna del Congreso. El presidente negó la mayor y dijo no tener «ni idea» de quiénes estaban entre los defraudadores. “De verdad que no”, insistió Sánchez.

Las razones del líder del Ejecutivo no convencen ni a Ciudadanos ni a Unidos Podemos, que este mismo miércoles ha presentado una proposición no de ley en el Parlamento en la que pide la difusión de los nombres. La única intención de esta propuesta es presionar al Gobierno y obligar a posicionarse a los grupos parlamentarios, incluido el PSOE. Las acusaciones por la falta de transparencia de Sánchez no se han hecho esperar desde las filas moradas. Algunos de los principales dirigentes de Podemos como el secretario de Organización, Pablo Echenique, se subieron al carro de Ciudadanos, planteando la posibilidad de que hubiera socialistas en esa lista de defraudadores.

Las críticas por la falta de transparencia del Ejecutivo han sido respondidas por Sánchez, que ha lanzado en las redes todo un alegato. «Este es un Gobierno de transparencia, cercanía y servicio a la ciudadanía. Desde hoy, mi cuenta personal en Twitter y la La Moncloa están abiertas para todos y todas», ha afirmado el presidente en Twitter. El mensaje lanzado iba acompañado por una imagen en la que aparecía la imagen del perfil de Pedro Sánchez y la imagen de una pantalla en la que figuran las cuentas bloqueadas en Twitter. «No has bloqueado ninguna cuenta», se puede leer en el apartado.

El desbloqueo de estas cuentas permite todas las personas que hasta ahora estaban bloqueadas ahora puedan acceder a sus contenidos. Los bloqueos de Twitter están pensados para aplicarse a los usuarios molestos, que atacan a través de la red, en muchos casos desde el anonimato, o que hacen spam, con numerosas menciones que pueden resultar engorrosas. A partir de este miércoles, ni el presidente ni La Moncloa tendrán esta consideración hacia ningún usuario de la red, aunque esto difícilmente aplacará las acusaciones de la oposición.

Comentar ()