El viaje de Pedro Sánchez a Castellón en el avión presidencial para acudir al FIB ha levantado ampollas en los partidos políticos, que han recriminado al presidente del Gobierno que haga uso de este medio oficial para planes personales. Ha sido la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, la que, durante un acto en Córdoba, ha justificado el viaje como parte de su “agenda cultural” aunque en la agenda del presidente del pasado viernes no consta su asistencia al festival.

 

Calvo ha comparado la asistencia de Sánchez al FIB con otros actos culturales como la ópera o el teatro y ha añadido que tuvo agenda institucional durante todo el día.

Esta agenda consistió, según aparece en la propia agenda del Gobierno, en la reunión del Consejo de Ministros que presidió el líder del Ejecutivo y una reunión posterior con Saad Hariri, presidente del Consejo de Ministros de la República del Líbano. Fue después de estos actos cuando Sánchez embarcó en el avión presidencial rumbo a Castellón junto a su mujer para disfrutar del concierto de The Killers.

Agenda oficial del Presidente del Gobierno el día 20 de julio de 2018

Agenda oficial del Presidente del Gobierno el día 20 de julio de 2018

El presidente del Ejecutivo fue recibido por la alcaldesa de la ciudad, Amparo Marco, socialista, a las 17.30 horas, según consta en la agenda, y cerró un encuentro informal con el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, 20 minutos más tarde. No aparece, en cambio, su asistencia al Festival de Benicàssim al que acudió más tarde con su esposa.

El presidente del PP de Castellón, Miguel Barrachina, no tardó en quejarse de lo sucedido a través de las redes sociales. “Si Rajoy llega a utilizar el avión presidencial para irse de concierto, tiene que dimitir”, señalaba a través de su cuenta de Twitter. De hecho, no es la primera vez que Sánchez acude con su mujer a un concierto del mismo grupo. La última vez fue en 2016, cuando era secretario general del PSOE.

Ciudadanos cuestiona la agenda oficial

Ciudadanos ha exigido explicaciones al Gobierno sobre este viaje y pone en duda que se trate de agenda oficial, por lo que este lunes, la diputada del Grupo naranja Marta Rivera de la Cruz ha registrado varias preguntas al respecto para que sean respondidas por el Ejecutivo. Entre ella, Ciudadanos pide conocer el coste de este viaje, así como el consumo de combustible utilizado en el desplazamiento y la huella de carbono que trajo consigo.

Poniendo en duda la agenda del presidente en Castellón, el partido de Albert Rivera quiere que el Gobierno especifique en qué consistió la agenda de ese día, “cuándo y en qué condiciones se cerró dicha agenda”. Pone de relieve, además, que los encuentros mantenidos en Castellón antes de acudir al concierto tuvieron una duración inferior que el propio concierto. “¿Cree el gobierno que una reunión informal de menos de 45 minutos con el presidente Puig justifica dicho desplazamiento? ¿O son los 15 minutos de visita protocolaria al ayuntamiento de Castellón los que justifican dicho viaje?”, cuestiona.

Teniendo en cuenta este aspecto, el partido naranja pide también ha Sánchez que explique por qué rechazó otros medios de transporte teniendo en cuenta el coste y la contaminación que genera el avión y le pide que avanza si este tipo de comportamientos serán habituales por parte del presidente del Gobierno, al que acusa de “acudir a un evento privado que nada tiene que ver con sus obligaciones de representación o ejecutivas”.

Por el contrario, Podemos se ha mostrado más comprensivo y no ha querido referirse al viaje del presidente. En una rueda de prensa en el Congreso, el diputado Rafael Mayoral ha explicado que las informaciones que había leído sobre este asunto apuntaban a que el presidente se reunió en Valencia con Ximo Puig y que “aprovechando” esta circunstancia, acudió después al Festival Internacional de Benicàssim (FIB). Por ello, y entendiendo que “había otras actividades” en su agenda, Mayoral ha optado por no comentar la cuestión.