El ex secretario general del Partido Popular valenciano Ricardo Costa ha denunciado este miércoles ante el juez del caso Bárcenas que está recibiendo amenazas anónimas desde que desveló el pago de comisiones de empresarios para financiar el partido a instancias del expresidente Francisco Camps y ha pedido que se le ponga protección.

El juez de la Audiencia Nacional, José de la Mata, citó a Costa como testigo en su investigación sobre la caja B del PP y, al comenzar su comparecencia, ha denunciado ser objeto de amenazas telefónicas y, si bien ha dicho desconocer su procedencia, sospecha que puedan venir del entorno empresarial, según han informado fuentes jurídicas presentes en la declaración.

Además de relatarlo ante el juez, el testigo ha presentado un escrito detallando esas amenazas anónimas, que «no cesan» y frente a las que tiene «una alta preocupación», han precisado las fuentes.

Financiación irregular

Una vez finalizado el interrogatorio, que se ha prolongado casi dos horas y en el que se ha ratificado en todo lo que dijo en el juicio a la rama valenciana de Gürtel en el que apuntó a Camps como responsable de la financiación irregular, Costa se ha quedado más tiempo con el instructor de la Audiencia Nacional para detallarle las amenazas y valorar si requiere protección.

Además de las amenazas, ha explicado, como ya hizo en el juicio, que era una practica habitual en el PP valenciano recibir dinero de empresarios de la Comunidad Valenciana, dinero que la gestora del partido en Valencia remitía a Génova para ingresarlo en cantidades no superiores a 3.000 euros para eludir las previsiones de la Ley de financiación de partidos políticos.

Él, directamente, ha dicho que solo recibió una entrega de 150.000 euros en billetes de 500 en 2008 del empresario José María Mayor Oreja para financiar actos de la campaña de las elecciones generales. Para hacer esta entrega, Mayor Oreja le comunicó que estaba en Valencia viendo la Formula 1 y acudió personalmente a la sede del partido y le entregó el dinero.

600 millones en adjudicaciones irregulares

Ese dinero que entregaban los empresarios era a cambio de contratos en la Comunidad Valenciana aunque no ha establecido una relación directa entre los pagos y los contratos adjudicados, pero todos ellos eran empresarios con contratos en esa comunidad.

De hecho ha llegado a mencionar que más de 600 millones en contratos fueron adjudicados a empresarios que habían realizado aportaciones.

Según este abogado, Costa ha detallado también el organigrama de la formación valenciana y ha indicado que él, como secretario general, además de ocuparse del área política, asumía la gestión y administración del partido y que por encima estaban los presidentes del partido, que tienen esas mismas competencias.

La estructura nacional, ha precisado, se reproducía de forma idéntica, tratándose de un partido jerarquizado y ha destacado que los gerentes y tesoreros territoriales eran directamente designados por la gerencia y tesorería nacional y era a ellos a los que le daban cuentas.