Política

La guerra no ha terminado: Báñez, De la Serna y Ayllón rechazan integrarse en la ejecutiva de Casado

Malestar de la dirección del PP con Santamaría: "se cree que sigue siendo vicepresidenta"

logo
La guerra no ha terminado: Báñez, De la Serna y Ayllón rechazan integrarse en la ejecutiva de Casado
Sáenz de Santamaría y Casado en el Congreso este miércoles

Sáenz de Santamaría y Casado en el Congreso este miércoles EFE

Resumen:

Las dificultades residen en la distinta interpretación que hacen de la cita que han celebrado la mañana de este miércoles.

En el equipo de la ex vicepresidenta aseguran que el líder del PP acepta el criterio de proporcionalidad y que los suyos “le reinterpretan”.

Por eso exigen que el 42 por ciento que consiguió Sáenz de Santamaría se aplique a las vicesecretarías, secretarías de área y comités electoral y de disciplina.

Un dirigente del PP invita a la ex vicepresidenta a que “aterrice”, “baje al suelo” y “se relaje”.

 

Los ministros Fátima Báñez e Íñigo de la Serna y el ex director de gabinete de Mariano Rajoy José Luis Ayllón, así como el vasco Iñaki Oyarzábal, han rechazado integrarse en la ejecutiva de Pablo Casado. Sí lo harán, en cambio, Alberto Nadal, Mari Mar Blanco, Sergio Ramos, Sofía Acedo y Yolanda Bel. La espantada del núcleo duro del equipo de Soraya Sáenz de Santamaría permite aventurar que ésta también rechazará la oferta del líder del PP de formar parte del comité ejecutivo nacional.

El desencadenante de una negociación a todas luces fallida, ha comenzado a fraguarse este miércoles por la mañana. El malestar de la nueva dirección popular con Santamaría es indisimulable. Mucho antes de que fracasara la negociación para integrar a miembros de su equipo en el futuro comité ejecutivo nacional, sus exigencias en la cita con Casado han creado estupor en el equipo ganador. Un destacado miembro del mismo no ha tenido empacho en afirmar que “se cree que sigue siendo vicepresidenta del Gobierno”.

Molesta tanto el fondo como la forma. Santamaría ha acudido a su cita con Casado proponiendo el siguiente método para la conformación de los equipos de Génova, esto es, que debía respetar en “todos” los órganos del partido el 42 por ciento -ella dijo el 43- de representación que había conseguido su lista en el 19 congreso popular.

Desde el sector de Santamaría aseguran que Casado acepta la proporcionalidad

Casado le replicó que su objetivo es hacer un equipo “con los mejores” y que ya no existía más etiqueta que ser del PP. “A partir de ahora no hay ni bandos ni equipos que tengan que negociar nada porque todos han ganado”, dijo a la prensa tras la reunión. Aún así acordaron que sendas delegaciones negociaran por la tarde esa integración, cita que ha saldado en rotundo fracaso tras tres horas de reunión.

Las dificultades residen en la distinta interpretación que hacen de la cita de la mañana. Un miembro del equipo de la ex vicepresidenta asegura en conversación con El Independiente que Casado aceptó el criterio de proporcionalidad que ésta le expuso y que lo único que ha hecho la delegación que representa a la lista derrotada es plantear un sistema “más o menos proporcional que cabe en el organigrama que tienen planteado”.

Vicesecretarías, secretarías, comisión electoral y disciplinaria… Soraya quiere a su gente en todos los niveles

Se queja de que Teodoro García y Javier Maroto, los dos interlocutores que ha enviado Casado, “reinterpretan” a su propio jefe de filas al negar dicho reparto proporcional en todos los niveles del partido, esto es, “secretarios de área, vicesecretarios, comité electoral, comité de derechos y de garantías…”. En definitiva, Santamaría quería para los suyos una cuota de poder en todas las plantas de Génova 13 salvo en la séptima, puesto que entienden que el nombre de quien ocupe la secretaría general “compete a Casado, debe ser alguien de su más estricta confianza y ahí no tenemos nada que decir”.

Sólo cargos para Báñez y De la Serna

Aseguran los mismos medios que en tres  horas no se ha puesto nombres y apellidos a ninguno de los cargos, pero que ni García Egea ni Maroto les han explicado en detalle el modelo de partido que Casado tiene en la cabeza en una cita donde no han faltado, dice, los momentos “surrealistas”, que no ha detallado. Lo cierto es que tras conocerse la ruptura de la negociación, otras fuentes del sector “sorayista” aducen que sólo se le había ofrecido a Báñez y de la Serna sendas secretarías ejecutivas de área, lo que no se ha considerado “digno para dos ex ministros”.

Casado tiene que hacer público su organigrama este jueves a las 12 de la mañana

Los tiempos apuran. Este jueves a las 12 de la mañana arranca la primera reunión de la nueva ejecutiva popular, en la que el presidente del PP deberá hacer público su organigrama, el reparto de responsabilidades, en definitiva, las personas que serán las encargadas del día a día del partido, de ponerle cara y voz.

No es una buena manera de arrancar tras el 19 congreso popular, que encumbró a Casado pero dio a su adversaria un porcentaje nada desdeñable del 42 por ciento que es el que ahora enarbola. Las fuentes consultadas por El Independiente nada revelan respecto a si finalmente aceptará ella misma integrarse en el comité ejecutivo, ofrecimiento que le ha hecho Casado y que sus emisarios han vuelto a reiterar en la reunión de la tarde. Pero tras lo acontecido, hay que darlo por descartado.

“Soraya será oposición”

Otro miembro de la nueva dirección popular, a falta de que hoy se conozca el reparto de responsabilidades internas, vaticina que “Soraya será  oposición”. Y, en este caso, una nueva dirigente la “invita” a que “aterrice”, “baje al suelo” y “se relaje”. “Debería ser más generosa”, le reclama frente al equipo de Santamaría que cree que el ejercicio de “generosidad” debe provenir del que ha ganado el congreso.