La ex ministra de Sanidad Dolors Montserrat se configura como la apuesta de Pablo Casado para la secretaría general. El nuevo líder del PP anunciará este jueves en Barcelona la composición del organigrama popular así como los nombres de la candidatura perdedora que integra a su equipo. El más que previsible nombramiento de Montserrat, que no está todavía cerrado, es producto de las conversaciones que ha mantenido estos días con María Dolores de Cospedal, que convirtió a la catalana en portavoz de su candidatura. En este sentido las fuentes consultadas invitan a no perder de vista a la ex ministra de Agricultura Isabel García Tejerina, aunque parece que no está por la labor.

Además, en la tarde de este miércoles dos delegaciones encabezadas, por Teodoro García Egea y JoséLuis Ayllón, junto a Javier Maroto, Fátima Báñez y Edelmira Barreiro negociaron los puestos de la anunciada integración, diálogo que acabó sin acuerdo por el empeño de Soraya Sáenz de Santamaría de que se respete en todos los órganos del partido la proporción del 42 por ciento que consiguió en el congreso popular. Tres horas de negociación no dieron sus frutos, lo que no es un buen preludio de lo que pueda pasar hoy. Por la mañana, Casado le había ofrecido de nuevo a Santamaría que se incorporara a la ejecutiva, a lo que ella no le respondió aunque sí quiso dejar claro que era no había ido “a por ningún puesto”.

Maroto, Levy, García Egea, Nieto, Echániz y Oña serán parte del nuevo “núcleo duro”

Casado ha premiado el apoyo de Cospedal incorporando también a Juan Ignacio Zoido y Rafael Catalá. Ha sido su principal interlocutora estos días a la hora de configurar el reparto de responsabilidades internas, que también ha tratado con otros barones territoriales que le respaldaron, como es el caso del gallego Alberto Núñez Feijóo. Será en el comité ejecutivo de este jueves donde el líder del PP revele la “guardia de corps” de la que se rodeará los próximos cuatro años.

Los otros nombres a tener en cuenta son los de su jefe de campaña, el diputado por Murcia Teodoro García Egea; el de los ex vicesecretarios Javier Maroto y Andrea Levy, así como los del andaluz José Antonio Nieto, que puede acabar ocupando una vicesecretaría, y el castellano manchego José Ignacio Echaniz, que a pesar de haber sido consejero con Cospedal en Castilla-La Mancha, respaldó desde el principio a Casado. También ha tenido mucho protagonismo otra andaluza, Esperanza Oña.

De hecho, Oña fue una de la opciones para la secretaría general. Mujer, más mayor que Casado y de la periferia, a ser posible andaluza para poner un “pica en Flandes” en un territorio “hostil”  para Casado. Era la que cumplía todas las condiciones, aunque en los dos últimos días la balanza se ha ido inclinando del lado de Montserrat.

Reunión plenaria de los diputados populares

El nombre del ex titular de Fomento Íñigo de la Serna también se cita como figura transversal, aunque Casado no sólo debe situar las piezas en el tablero de Génova sino hacerlas coincidir con las de los Grupos Parlamentarios de Congreso y Senado. No está previsto que este jueves aborde la nueva composición de las direcciones de los Grupos de las dos Cámaras y de los portavoces de de comisión, aunque tampoco tardará mucho. Este viernes ha convocado un plenario de sus diputados y lo más probable es que haga lo mismo la próxima semana en la Cámara Alta aprovechando que hay pleno.

Casado quiere convertir el Grupo Popular en el congreso en su “gobierno en la sombra”

Con la misma rotundidad con la que se da por segura la defenestración de Javier Arenas, secretario de los senadores populares, y de José Manuel Barreiro, portavoz en la Cámara alta, -“se lo ha ganado a  pulso”, dicen del segundo- con Rafa Hernando la situación es más delicada porque admiten que ha hecho un buen trabajo en este tiempo. Pero Casado quiere convertir a sus diputados en una especie de “gobierno en la sombra”, en la punta de lanza de su labor de oposición, y se prevé una revolución en ambos Grupos para echar a andar con los nuevos nombramientos en el mes de septiembre.

El nombre de Maroto vuelve a surgir como posible portavoz parlamentario del PP, en una direcicón del grupo a la que podría incorporarse Zodio, mientras que en el Senado no hay que perder de vista al ex presidente balear José Ramón Bauzá, que no optó a las primarias pero apeló a reconstituir la corriente liberal en el partido y se sumó a las huestes de Casado.

Lo previsible es que el presidente popular reserve algún puesto o portavocía de comisión a alguno de los que engrosaron la lista de Santamaría, aunque no se quiere hablar de porcentajes ni de proporcionalidades en función de los resultados del congreso, a pesar de la pretensión de Santamaría en ese sentido. También hay que recordar que Casado debe encontrar acomodo a José Manuel García Margallo, José Ramón García Hernández y Elio Cabanes.