Política

Feijóo pide a los 320 compromisarios gallegos el voto para Pablo Casado

El presidente de la Xunta telefoneará hoy a los líderes provinciales para sondearles sobre la posibilidad de hacer un pronunciamiento público, que se espera para este miércoles o jueves

logo
Feijóo pide a los 320 compromisarios gallegos el voto para Pablo Casado
Alberto Núñez Feijóo y Pablo Casado, en Santiago de Compostela.

Alberto Núñez Feijóo y Pablo Casado, en Santiago de Compostela. EFE

Resumen:

No ha habido consigna oficial sino oficiosa. Desde las estructuras regionales del PP gallego se ha trasladado el mensaje de apoyo a Pablo Casado frente a Soraya Sáenz de Santamaría.

La dirección territorial ha optado por el mismo sistema que empleó de cara a las primarias del pasado día 5. No hubo pronunciamiento público de Feijóo a favor de Cospedal pero ésta ganó en Galicia.

José Luis Baltar, José Manuel Barreiro y Pilar Rojo son los apoyos gallegos de Santamaría.

Tanto fuentes del PP gallego como desde la candidatura de Casado aseguran que el presidente de la Xunta tiene previsto hacer un pronunciamiento público a favor del aspirante a la sucesión de Rajoy. Y eso tendrá lugar, insisten, entre este miércoles y jueves.

No ha habido consigna oficial sino oficiosa. Desde las estructuras regionales del PP gallego se ha trasladado el mensaje de apoyo a Pablo Casado frente a Soraya Sáenz de Santamaría en la votación de compromisarios del próximo sábado por la mañana. Es una de las delegaciones más numerosas que acuden al congreso extraordinario que deberá dirimir sobre la sucesión de Mariano Rajoy. Fuentes oficiales aseguran que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, no ha expresado directamente su predilección por ninguno de los dos aspirantes y que, de hecho, tiene previsto “telefonear hoy a los presidentes provinciales para ver si se hace un pronunciamiento público”. En todo caso, los mismos medios admiten que esos presidentes provinciales, con la excepción del orensano José Luis Baltar, “son partidarios de Casado”. Y, según ha podido saber El Independiente, los compromisarios gallegos han recibido el oportuno mensaje sobre el nombre que deben incluir en la papeleta el sábado por la mañana.

Son 320 delegados producto de la suma de los electos (273), los representantes de Nuevas Generaciones de Galicia (6) y los 41 netos. La dirección territorial ha optado por el mismo sistema que empleó de cara a las primarias del pasado día 5. No hubo pronunciamiento público del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, a favor de María Dolores de Cospedal. De hecho, éste recibió a todos los candidatos cuando pisaron Galicia en campaña, pero los suyos entendieron el mensaje, porque salvo en Orense, la secretaria general del PP ganó en esta Comunidad.

Esta vez no ha sido distinto, lo que ha provocado que los gallegos que apoyan a Soraya Sáenz de Santamaría, que los hay, estén movilizados estos días para intentar contrarrestar los cantos de sirena de Feijóo. El presidente de los populares orensanos, José Luis Baltar, ha sido de los primeros en apoyar a la ex vicepresidenta, “motivo de más para que Feijóo respalde a Casado”, dicen irónicamente fuentes del PP regional dado el grado de enfrentamiento entre ambos dirigentes. Sólo Orense sienta a 73 compromisarios electos, más que otras delegaciones territoriales como País Vasco, Baleares, Asturias o Cantabria por poner unos ejemplos.

Baltar, Barreiro y Rojo son los apoyos gallegos de Santamaría frente a Feijóo

También resulta muy significativo el apoyo a Santamaría del portavoz del Grupo Popular en el Senado, José Manuel Barreiro, que se suma al posicionamiento de los otros dos portavoces parlamentarios, Rafa Hernando, del Congreso de los Diputados, y Esteban González Pons, de la Eurocámara. Barreiro, que luchó por la sucesión de Manuel Fraga en el congreso del PP gallego que ganó Feijóo en 2005, ha sido presidente del partido en Lugo, donde todavía tiene alguna influencia pero no tanta como para hacer inclinar la balanza lucense a favor de la ex vicepresidenta el pasado 5 de julio.

El último “fichaje” de Santamaría ha sido el de la diputada por Pontevedra Pilar Rojo, íntima de matrimonio Rajoy-Fernández, cuyo grado de amistad con el mismo es casi equiparable al que tiene la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, y su esposo, el que trota casi siempre al lado del ex presidente del Gobierno en sus largas caminatas. Rojo es una de las dirigentes del PP que aparecen en el vídeo que bajo el hastag #ahoraunamujer intenta poner en valor, en una estrategia inédita del PP, la condición femenina de la candidata.

Pero los números del 5 de julio resultan incontestables. Santamaría quedó tercera en el territorio Feijóo, aunque, eso sí, a no mucha distancia de Pablo Casado. Cospedal ganó con 1.560 votos mientras que el segundo sacó 1.160 y la ahora candidata, 1.104. Los “sorayistas” se esfuerzan por subrayar que es una equivocación sumar de forma automática los apoyos de Cospedal a Casado y, de hecho, aseguran tener el 50 por ciento del voto que fue a la secretaria general en las pasadas  primarias.

Pronunciamiento público del Feijóo

Pero todavía no se ha dicho la última palabra desde este territorio. Tanto desde el PP gallego como desde el equipo de Casado apuntan a que el presidente de la Xunta tiene previsto hacer un pronunciamiento público a favor del aspirante a la sucesión de Rajoy. Y eso tendrá lugar, insisten, entre este miércoles y jueves habida cuenta que el congreso arranca el viernes. Sin embargo, como no se vota hasta el sábado todavía podrá apurar aún más a riesgo de que alguien infarte en ese tiempo.

Fuentes oficiales de la candidatura de Casado piden “respeto” tanto con lo que decida hacer el gallego como con los plazos que se imponga, aunque a nadie se le escapa que su respaldo podría resultar definitivo para solventar el 19 congreso popular a favor de las posibilidades del adversario de Santamaría.

El presidente de la Xunta estuvo este martes en Madrid para entrevistarse en Moncloa con Pedro Sánchez. Tras el encuentro volvió a Galicia. Nada se sabe de su agenda en Madrid, de si aprovechó para intercambiar impresiones con Casado o Santamaría, aunque las relaciones con ella nunca han sido buenas a cuenta de las fotos con el narcotraficante Marcial Dorado, cuya filtración le atribuye. Ya lo dijo tras renunciar a competir en esta carrera: “no quiero dar explicaciones ni sobre mis amigos ni sobre mi pasado”, amén de una agenda congresual que quiso retrasar sin conseguirlo.

Guerra de cifras y de nervios

De hecho, fuentes de Génova partidarias de la ex vicepresidenta intentan meter algo de cordura en la guerra de cifras (y de nervios) en que se ha convertido la carrera final hacia el  liderazgo popular. Habla de una ventaja de Santamaría de 300 votos. No es mal número. De hecho se teme que la cosa acabe dilucidándose por apenas doscientas o trescientas papeletas a favor de uno o de otro. El problema es que hasta hace poco el equipo de campaña de Sáenz de Santamaría hablaba sin ambages de una distancia de entre 800 y 900 votos a favor de su candidatura. Sea como sea, el gran riesgo es que el PP salga de su 19 congreso partido en dos, por el eje.