Política

Crisis del coronavirus: últimas noticias

logo
Crisis del coronavirus: últimas noticias

Dos personas salen del Hospital de Torrejón. EFE

Resumen:

La reunión resultó a todas luces fallida e, incluso, tensa. La cita de Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal, a petición de la primera, quedó muy lejos de lo que la ex vicepresidenta pretendía, esto es, que la todavía secretaria general del Partido Popular se mantuviera "neutral", sin inclinarse personalmente por ninguno de los dos candidatos llamado a ser, uno de ellos, el sustituto de Mariano Rajoy. Justo lo contrario de lo que pasó este lunes, cuando, en un desayuno informativo, la también presidenta de los populares castellanomanchegos señaló que "tenemos que ofrecer a nuestros militantes y votantes un proyecto ilusionante y de futuro. Creo que un PP fuerte y unido tiene que estar preparado para luchar por España y creo que Pablo puede ser una magnífica opción". Blanco y en botella.

La reunión resultó a todas luces fallida e, incluso, tensa. La cita de Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal, a petición de la primera, quedó muy lejos de lo que la ex vicepresidenta pretendía, esto es, que la todavía secretaria general del Partido Popular se mantuviera «neutral», sin inclinarse personalmente por ninguno de los dos candidatos llamado a ser, uno de ellos, el sustituto de Mariano Rajoy. Justo lo contrario de lo que pasó este lunes, cuando, en un desayuno informativo, la también presidenta de los populares castellanomanchegos señaló que «tenemos que ofrecer a nuestros militantes y votantes un proyecto ilusionante y de futuro. Creo que un PP fuerte y unido tiene que estar preparado para luchar por España y creo que Pablo puede ser una magnífica opción«. Blanco y en botella.

Ninguna de las dos mujeres más importantes de la «era Rajoy» comentó, al menos públicamente, nada del contenido de esa cita secreta, que se celebró el pasado miércoles día 10. Santamaría se limitó a explicar que salió «satisfecha» de la reunión por la «conversación y el tono», lo que deja fuera el contenido.

Y aunque el equipo de campaña de la ex vicepresidenta era perfectamente consciente de que Cospedal y su gente estaban con Pablo Casado, la materialización de ese respaldo por parte de la «número dos» del PP ha caído como un jarro de agua fría por la imagen que da «de todos contra una y una contra todos», admiten fuentes de su entorno.

Todos los derrotados, con Casado

Casado se ha fotografiado ya con todos y cada uno de los candidatos derrotados, esto es, Cospedal, José Manuel García Margallo, José Ramón García Hernández y Elio Cabanes. Ni uno solo se ha sumado a las filas de Santamaría lo que ha sido motivo de disgusto interno. Incluso el balear José Ramón Bauzá, que fue el primero que acarició la idea de presentarse pero que luego lo desestimó a cambio de la creación de una corriente liberal, también apoya a Casado.

Este es el principal argumento de los partidarios del ex portavoz del PP. Argumentan que representan al 66 por ciento del voto de los compromisarios del pasado día 5, y que ahora de lo que se trata es poner de manifiesto que «ella es la única que no se ha integrado», según un estrecho colaborador de Casado.

Ademas, lejos de amainar el enfrentamiento, la temperatura de la recta final hacia el congreso, que se celebra este fin de semana, no hace más que subir. La existencia de un vídeo apócrifo, anónimo, en que se descalifica personalmente a Javier Arenas, Cristóbal Montoro y Celia Villalobos, todos ellos con Santamaría, por llevar más de treinta años en política, lo que les inhabilita, según el vídeo, para representar la renovación, no ayuda a mejorar el ambiente entre ambos equipos.

La ex vicepresidenta se limitó ayer a comentar que el apoyo de Cospedal a Casado le parece una «magnífica opción», en declaraciones a Telecinco, aunque lo cierto es que en su equipo se le reprocha ese alineamiento, primero, porque «sigue siendo la secretaria general del PP» y, segundo, porque la ex vicepresidenta «ganó la consulta a las bases».

Advertencia de militantes

De hecho, aseguran estar recibiendo llamadas de militantes que advierten de su oposición a que los compromisarios cambien el sentido de voto que ya manifestaron las bases el pasado día 5. Pero ninguna de las consideraciones hicieron mella en Cospedal, a sabiendas que, la que fuera mano derecha de Mariano Rajoy en el Gobierno, jamás le brindaría su apoyo tras años de enfrentamiento.

Asimismo, según confiesan los medios consultados por El Independiente, en el entorno de Sáenz de Santamaría esperaban que ese apoyo se hubiera materializado «el miércoles o jueves» próximos, lo que hubiera permitido retrasar la imagen  de soledad de la candidata, cuyo equipo sigue asegurando que sacará «entre ochocientos y novecientos votos» de ventaja a Pablo Casado, mientras que el equipo de éste insiste en que ganará, «y con ventaja», esto es, con 2.000 papeletas de los 3.082 compromisarios llamados a votar la mañana del próximo sábado.

Comentar ()