La nueva dirección del Partido Popular ha fulminado a la histórica diputada Celia Villalobos de la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados, un cargo que ostentaba desde 1989 y que otorga ciertos privilegios a sus miembros. Después de casi treinta años en el órgano Villalobos ha sido apartada tras el duro proceso de primarias del PP en el que apostó claramente por la ex vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, que perdió el proceso. La dirigente cargó duramente contra Pablo Casado, que se alzó como presidente popular y que ahora ha cubierto su baja con diputados afines.

La nueva dirección del Grupo Popular registró el pasado viernes 24 de agosto los cambios en el Congreso de los Diputados. En lugar de Villalobos, entra como miembro titular de la Diputación Permanente  Isabel Borrego, que el pasado julio fue incluida en la dirección parlamentaria del PP. También han sido baja los diputados Leopoldo Barreda y Ana Madrazo, que eran miembros suplentes del órgano. En su lugar, estarán Belén Hoyo, Jaime de Olano y María Valentina Martínez Ferro. Desde el PP sitúan estos cambios en la normalidad después del proceso de primarias, alegando que los nuevos miembros de la dirección del partido en el Congreso son quienes deben ocupar estos puestos de responsabilidad.

La guerra de Villalobos en primarias

La diputada por Málaga protagonizó algunos de los episodios más sonados en la campaña de primarias, donde prometió que se iría a “cargar cebollinos” en caso de que Casado fuera elegido presidente. Le dirigente dedicó duras críticas al ahora líder del PP, al que llegó a situar en el ámbito de la extrema derecha. “Él no sé, yo creía que no; pero sí son de extrema derecha muchos de quienes le rodean y le han dado su apoyo”, defendió Villalobos horas antes de las primarias, en las que también aseguró que “Casado está apoyado por los impresentables”. “Para copias, me quedo con el original”, defendió también en un programa de televisión, en referencia con las similitudes de Casado con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera.

Villalobos se convirtió en primarias en azote del ahora presidente del PP

La diputada apareció en el polémico vídeo de Cuéntame que se difundió durante la campaña interna, en el que aparecían históricos del PP como ella misma o Javier Arenas. Villalobos culpó directamente al equipo de Casado de este archivo, aunque el entonces aspirante a presidir el partido rechazó las acusaciones. “No ha sido Pablo Casado, ha sido mi hermana”, ironizó entonces la polémica diputada.

Villalobos ha sido la diputada que más tiempo ha permanecido como miembro de la Diputación Permanente, un órgano formado por un mínimo de 21 miembros que representa la soberanía nacional cuando el Congreso de los Diputados está inactivo, es decir, fuera del periodo de sesiones o en periodos electorales en los que las Cámaras se han disuelto. Los representantes que forman parte de esta Diputación cuentan con determinados privilegios, como el aforamiento permanente o el mantenimiento del sueldo durante estos periodos de impasse.

Villalobos comenzó en la Diputación permanente junto a personajes ilustres. En la legislatura de 1989 a 1993 en la que entró, bajo el Gobierno socialista de Felipe González, también estaban en este órgano los ex presidentes de Gobierno Adolfo Suárez, José María Aznar y Mariano Rajoy, el ex vicepresidente Alfonso Guerra o los ex ministros Rodrigo Rato o Federico Trillo, además de dirigentes como Abel Caballero, actual alcalde socialista de Vigo.