Política

Aznar, en el Congreso: "No tengo que pedir perdón por nada"

logo
Aznar, en el Congreso: "No tengo que pedir perdón por nada"
El ex presidente de Gobierno, José María Aznar, junto a Pablo Casado, Dolors Montserrat y Teodoro García Egea.

El ex presidente de Gobierno, José María Aznar, junto a Pablo Casado, Dolors Montserrat y Teodoro García Egea. EFE

Resumen:

«No tengo que pedir perdón por nada». El ex presidente de Gobierno, José María Aznar, se mostraba así de contundente en su comparecencia este martes en la comisión sobre la presunta financiación ilegal del PP en el Congreso de los Diputados. Flanqueado por Pablo Casado y las primeras espadas del Partido Popular, Aznar llegaba a la sala arropado en su reaparición pública, donde protagonizará el primer careo con Pablo Iglesias, con el que ha mantenido numerosos desencuentros. En su intervención, ha rechazado la existencia de una caja B en el Partido Popular y ha defendido su lucha contra la corrupción, rechazando cualquier vínculo con Francisco Correa, líder de la trama Gürtel condenado a 13 años de prisión.

El portavoz socialista de la comisión Rafael Simancas ha abierto la comparecencia con un interrogatorio sobre la sentencia del Caso Gürtel y le ha exigido unas disculpas públicas que Aznar ha rechazado de plano, al tiempo que ha tratado de alejar cualquier sombra de sospecha. «La sentencia ha sido consecuencia de un procedimiento que ha durado más de ocho años, ha tenido tres magistrados instructores, y multitud de declaraciones de testigos», ha comenzado.

«En ninguna fase del procedimiento, por ninguno de los instructores, se consideró mi presencia necesaria ni útil a los hechos que se están tratando. Ni he sido jamás imputado ni llamado a declarar», ha zanjado Aznar. «No tengo que pedir perdón por nada y no voy a pedir perdón porque usted me lo pida y a lo mejor es usted quien tiene que disculparse por tener un partido condenado por la corrupción».

El ex presidente del PP ha considerado «exagerada» la consideración de Simancas, que ha afirmado que «el Partido Popular era un partido corrupto», y ha desviado el foco hacia los socialistas, recordando casos como los ERE y aseverando que «su partido es el único que ha sido condenado por corrupción». El dirigente ha defendido con esmero la inocencia del Partido Popular: «No hay ninguna prueba, ni una sola prueba de que haya habido cobros irregulares. Los propios informes de la UDEF lo desmienten de forma rotunda. No voy a aceptar que se dé por sentada una presunción y un producto de la imaginación».

«Ni conocía al señor Correa ni le contraté»

Preguntado sobre su relación con el presunto cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, Aznar ha negado cualquier lazo personal o profesional. «Ni conocí al señor Correa ni contraté al señor Correa», ha aseverado, en la misma línea que Correa declaró en la misma comisión, que negó tener relación con el ex presidente.

«Yo digo que no existe ninguna caja B del PP», sostiene José María Aznar, preguntado por los papeles de Bárcenas

En este punto, Simancas le ha recordado la presencia de Correa en la boda de su hija, donde el empresario ahora encarcelado acudió como testigo del novio, Alejandro Agag. «No conocía al señor Correa pero estaba en un evento de un familiar suyo. En aquella boda de la que usted fue padrino había mas delincuentes por metro cuadrado que en una película de Coppola», le ha espetado con sorna el socialista.

Tampoco ha admitido el ex presidente relación alguna con los papeles de Bárcenas y ha desmentido la existencia de una caja B. «Sobre los papeles de Bárcenas contestará el señor Bárcenas. Sobre la supuesta caja B del PP, de la que no está demostrada su existencia, yo digo que no existe ninguna caja B del PP. Otra cosa es que haya personas que se hayan situado fuera de la ley o no hayan sido respetuosos con la legalidad», ha defendido Aznar, que ha llamado a «diferenciar entre la organización y algunas personas de la organización». «Si tiene usted alguna prueba, diga algo», ha retado.

«Sólo he tenido un ministro condenado con sentencia firme»

Llegado el turno del portavoz de ERC, Gabriel Rufián, se han vivido momentos de cierta tensión. La intervención provocativa del diputado catalán, que ha acusado a Aznar de haber presidido «un partido corrupto» durante 14 años. La respuesta del ex presidente de Gobierno ha sido interrumpida en numerosas ocasiones por Rufián, sublevando a la bancada popular. «No creo que se pase a la historia del parlamentarismo por la vía del histrionismo», ha puntualizado Aznar.

Rufián y Aznar se enfrentan en la comisión: «¿Tengo que aguantar que me llamen golpista?»

«No creo que haya venido aquí a aclarar la verdad. Usted es el representante de un partido golpista que quiere destruir el orden constitucional, que quiere acabar con estas Cámaras, con el régimen de libertades de España», ha dicho Aznar, a lo que Rufián se ha mostrado ofendido. «¿Tengo que aguantar que me llamen golpista?». «No tiene vergüenza porque usted defiende a un partido golpista en el año 36 y nosotros queremos votar».

Aznar ha vuelto a defender su inocencia. «He hecho 14 nombramientos ministeriales, y sólo he tenido un ministro condenado con sentencia firme que nada tiene que ver con sus acciones ministeriales», ha aseverado, en relación con el ex ministro Jaume Matas, condenado por prevaricación y fraude. «La presunción de inocencia se esta convirtiendo en presunción de culpabilidad. No se tiene que demostrar la acusación, se tiene que demostrar que es inocente y esa inversión de las reglas del Estado de derecho es algo extraordinariamente grave y peligroso para la salud democrática».