Política

El socio de Villarejo sale de prisión después de 10 meses con su casa como fianza

El juez acepta la fianza hipotecaria prestada por Rafael Redondo para dejar a éste en libertad y saldrá esta tarde de la cárcel de Soto del Real / Fue en el domicilio de este imputado donde la Policía halló las cintas de Corinna que salpicaban al hoy rey emérito

logo
El socio de Villarejo sale de prisión después de 10 meses con su casa como fianza
José Manuel Villarejo, comisario ya retirado y en prisión desde principios de noviembre en el marco de la 'Operación Tándem'.

José Manuel Villarejo, comisario ya retirado y en prisión desde noviembre de 2017 en el marco de la 'Operación Tándem'. GMP

Resumen:

Rafael Redondo, socio del comisario ya retirado José Manuel Villarejo y en prisión preventiva como éste desde principios del pasado mes de noviembre, abandonará esta tarde la cárcel madrileña de Soto del Real tras prestar la fianza de 100.000 euros que le impuso el juez que instruye el caso Tándem. El imputado no ha depositado el dinero en metálico sino que ha constituido una hipoteca sobre su casa para garantizar su libertad provisional.

En un auto fechado este viernes, al que ha tenido acceso El Independiente, el magistrado Manuel García-Castellón decreta la salida de Redondo, al que impone otras medidas cautelares menos severas: retirada del pasaporte y prohibición de salir del país y comparecencias quincenales en el juzgado mientras se instruye el procedimiento para acreditar que no se ha fugado. Con su puesta en libertad, sólo Villarejo permanece en la cárcel entre los investigados en las distintas piezas separadas que instruyen el sumario del caso Tándem.

La Audiencia Nacional envió a prisión a Redondo el 5 de noviembre de 2017 acusado de la comisión de delitos de organización criminal, cohecho y blanqueo de capitales. El instructor mantiene que existen «indicios suficientes» para atribuir al investigado su «implicación directa» en los hechos que se le imputan.

Durante estos 10 meses, Rafael Redondo había solicitado sin éxito la puesta en libertad, primero sin posibilidad de prestar fianza y posteriormente con una cuantía tan elevada -un millón de euros- que no podía hacer frente.

Hasta que el pasado 14 de septiembre el magistrado de apoyo del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional rebajó el importe de la caución a 100.000 euros, al considerar que habían cambiado las condiciones que habían aconsejado la adopción de medidas drásticas para garantizar el esclarecimiento de los hechos que se investigan.

Fue en la casa de Rafael Redondo donde la Policía halló las cintas de Corinna que salpicaban al hoy rey emérito

Según detalla García-Castellón en su resolución, Rafael Redondo ha hecho frente a dicha cantidad mediante la constitución -por parte de su esposa- de una fianza sobre su vivienda ante el notario madrileño Tomás Pérez Ramos. El inmueble ha sido tasado por el servicio pericial de la Audiencia Nacional y la Fiscalía ha emitido informe favorable a la suficiencia de dicha fianza.

Abogado ejerciente por el Colegio de Madrid, Redondo ocupa cargos en los órganos sociales de empresas controladas por Villarejo. Es el caso de Club Exclusivo de Negocios y Transacciones SL (Cenyt), Global Sinapsis SL, Inversiones Estratégicas Sensibles SL, Cenyt Argo SL, Ciudad Al Mansur SL, Lextor SL, Cenyt Consultoría Organizacional SL e Hispania Quality&Development SL, donde consta al menos como apoderado. En algunas sociedades también figura como consejero y secretario del consejo de administración. Algunas de estas sociedades son con las que el comisario ya retirado facturaba los servicios a empresas y particulares «aprovechándose» de su condición de policía.

Fue en el domicilio de Rafael Redondo donde los agentes de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional intervinieron un disco duro que contenía archivos de audio con las grabaciones que José Manuel Villarejo había realizado de sus reuniones en Londres con la princesa Corinna en presencia del empresario Juan Villalonga y que salpicaban al hoy rey emérito. Esas cintas se encontraban en una carpeta denominada ‘Carol’, donde también se guardaba un documento en formato ‘Word’ bajo el nombre de ‘notas de reunión’.