PolíticaPRESUPUESTOS

Podemos pide un impuesto especial para casas de apuestas y prohibir su publicidad

Unidos Podemos reclama también "subvenciones y ayudar" para recuperar las salas de cine en pequeños municipios

logo
Podemos pide un impuesto especial para casas de apuestas y prohibir su publicidad

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en una comparecencia de prensa. EFE

Resumen:

Unidos Podemos pide al Gobierno de Pedro Sánchez tomar medidas contra las casas de apuestas. En el documento presentado este martes por Pablo Iglesias, el grupo confederal pide al Ejecutivo regular estos establecimientos de juego y exige medidas contra su expansión. Entre ellas está prohibir tanto la publicidad de estos centros como las ofertas agresivas como los bonos de bienvenida;  subir los impuestos a este tipo de empresas o regular su ubicación para evitar que se encuentren cerca e centros escolares o de centros de atención a la ludopatía.

En el documento Presupuestos con la gente dentro, Unidos Podemos otorga a este asunto uno de sus 17 apartados y pide al Estado que “asuma su responsabilidad en la protección de la ciudadanía respecto a este sector, más cercano a la depredación que al entretenimiento”.  Así, reclama “aumentar la contribución que los beneficios de estas empresas tienen que hacer al conjunto de la sociedad”, con la creación de un impuesto especial al juego, eso sí, “sin que esta modificación afecte a las formas de juego más tradicionales y reguladas, como la lotería, la quiniela o el cupón de la ONCE”.

En este sentido, denuncia un “lavado de cara de  publicidad milmillonaria tiene para blanquear la imagen de las casas de apuestas, es urgente que salga de nuestras vidas”. “Igual que nadie admitiría hoy que en mitad de un partido del Mundial se pudiera anunciar que lo más divertido y maduro es fumar o beber whisky todas las mañanas, nadie debería admitir que estemos expuestos a estos mensajes”. “Tal como ocurre con otras sustancias prohibidas, no es un problema solo de menores”, ha dicho.

Además de prohibir “la apología del juego compulsivo”, Unidos Podemos reclama “medidas que ataquen directamente a los mecanismos de enganche psicológico de este tipo de juegos”. En este sentido, censura su “cercanía a centros escolares o centros de atención a la ludopatía, el uso de webs y juegos gratis” o “los bonos de bienvenida que te regalan apuestas”, así como los lugares en los que ofrecen gratuitamente la comida o bebida o “los precios bajos en estos establecimientos”.

En este sentido, también rechazan “la posibilidad de endeudarse cerca de donde se juega”, abriendo la puerta a establecer un perímetro en función de la cercanía de las oficinas bancarias. Unidos Podemos pide además incorporar algunas medidas como informar al usuario de cuánto dinero lleva perdida y establecer “pausas obligatorias entre apuestas”, además de regular “límites de gasto y de tiempo”.

Una cuota de pantalla de películas en lenguas oficiales

En el mismo documento, Podemos reclama potenciar la producción de películas en lenguas cooficiales del estado, catalán, euskera, valenciano o gallego. “Sin embargo -señala el documento- la producción en nuestras lenguas parte de una gran desventaja respecto a las grandes distribuidoras multinacionales, capaces de colocar una misma cinta durante semanas en una proporción enorme de pantallas y apoyarla con una publicidad que suele superar el propio coste de la película”: En este sentido, se remite a países como Francia, que “han conseguido alentar una producción propia de calidad estableciendo cuotas de pantalla”. En este sentido, pide hacer extensiva esta medida a España y fijar en los cines una cuota para producciones en estas lenguas “en colaboración con las comunidades autónomas”.

Otra de las medidas que Podemos incluye en su hoja de ruta presupuestaria es “devolver la vida a los cines de municipios pequeños y medianos”, y  reclama “recuperar las salas de cine y cineclubs en localidades que hayan perdido su cine”. Una medida que, argumenta, “pretende ayudar también a luchar contra la despoblación de ciertas comarcas, que exigen alternativas que garanticen en sus pueblos el acceso a la cultura”.  Para ello propone “un conjunto de medidas de crédito público, subvenciones y ayudas” a asociaciones locales para que se recuperen las salas de cine. “Debemos aprovechar el abaratamiento de los costes de esta industria en el contexto de su digitalización”, argumenta.