Tras el “hacéis bien en apretar” del president, los CDR intentaron asaltar la Jefatura de Policía y el Parlament, donde los agentes se tuvieron que refugiar en la noche del lunes.

Alta tensión a las puertas del Parlament. Tras finalizar la manifestación de reivindicación del uno de octubre, marcada por las pitadas contra Quim Torra y Roger Torrent, un grupo de radicales permanieron en el lugar enfrentándose a los Mossos d’Esquadra y abogando por ocupar el edificio. Voluntarios de la ANC, que llevaron el peso del acto, trataron de frenarlos, pero el intento fue en vano. Un agente resultó herido tras recibir el impacto de objetos y vallas. Los antidisturbios se recluyeron dentro del edificio del Parlament para proteger las puertas desde dentro.

Unos minutos después, un numerosísimo grupo de antidisturbios se reorganizaron por uno de los lados del Parlament y comenzaron a cargar, provocando que los manifestantes abandonasen las puertas. Los enfrentamientos entre los antidisturbios y los manifestantes siguieron, pero ya lejos de las puertas del edificio, donde la actuación ha sido expeditiva. Tras la rápida maniobra, un grupo importante de Mossos volvióa replegarse hacia las puertas del Parlament. Toda la fachada quedó protegida por furgones y los antidisturbios persiguieron a los manifestantes por el parque de la Ciudadela para echarles.

Durante horas los radicales, como en Girona, han intentado romper el cordón que los separa de los Mossos d’Esquadra. Tres furgones de la unidad de antidisturbios de la policía autonómica permanecían estacionados frente a la institución. Los Mossos retiraron algunas de las vallas móviles de refuerzo para evitar que se lancen. En su lugar, los manifestantes han lanzado contra los Mossos urnas del 1-O.

Los manifestantes de primera línea se han enfrentado directamente a los agentes. La presión ha sido altísima y los concentrados gritan consignas como “ERC y PDeCat la paciencia se ha acabado”, “pim, pam, pum, que no quede ni uno” o “vuestro conseller está en prisión”, en referencia a los Mossos d’Esquadra y el exconsejero Quim Forn. También hacen referencia al lema “la revolución de las sonrisas” para darlo por finiquitado: “Las sonrisas se han acabado”.

Los radicales de los CDR queman banderas de España mientras los Mossos se preparan para cargar frente al Parlament.

Los radicales de los CDR queman banderas de España mientras los Mossos se preparan para cargar frente al Parlament. IVA ANGUERA

Se han producido varios conatos de carga, con la línea de los Mossos ya completamente preparada y finalmente rodeada, lo que ha obligado al operativo a retroceder. La organización de la manifestación ha tratado de contener a los radicales con mensajes lanzados por la megafonía de los furgones de la policía, desde donde han pedido que no se lancen objetos y se han repetido lemas como “somos gente de paz” o “esto no es la República Catalana”. Los manifestantes también han quemado una bandera de España.

Al mismo tiempo, frente a la comisaría de la Policía Nacional en la Via Laietana se ha organizado una gran manifestación que amenaza también con romper el cordón policial y atacar la sede policial, que está custodiada en estos momentos por Mossos d’Esquadra y antidisturbios. La movilización se ha disuelto cuando los refuerzos de antidisturbios han entrado en la zona con furgonetas y avisando de cargas inminentes, que en algunos casos han llegado a iniciarse.