La Casa Real ha emitido un comunicado este sábado para «aclarar» el «malentendido» surgido durante la recepción en el Palacio Real de este viernes, con motivo de la Fiesta Nacional del 12 de octubre, cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su esposa, Begoña Gómez, se situaron junto a los Reyes después de saludarlos, cometiendo un error de protocolo del que tuvieron que ser advertidos.

Ante «las interpretaciones surgidas», tal y como informan fuentes de Zarzuela, la Casa Real asegura que tanto el presidente como su esposa «siguieron en efecto y en todo momento las indicaciones» de su personal.

Según las indicaciones recibidas, Sánchez y su esposa debían permanecer «en el Salón del Trono del Palacio Real con sus majestades, hasta que los siguientes invitados llegaran a las inmediaciones de dicho salón para proceder al tradicional saludo a los Reyes».

«Como quiera que la presencia del resto de invitados quedó restablecida de forma inmediata, el ritmo habitual de saludo fue recuperado sin solución de continuidad, y se produjo la situación sobrevenida a la que se hace referencia», concluye la Casa Real en el comunicado.

Moncloa culpó a Casa Real

Después del incidente, Moncloa ya difundió un comunicado asegurando que el presidente de Gobierno había «seguido en todo momento las indicaciones que les ha dado la Casa Real”.

El origen de todo, aseguran las fuentes de la Casa Real, es que querían acelerar en la medida de lo posible el inicio de la línea de saludos porque los Reyes debían marcharse a Mallorca tras la recepción. De hecho, los Reyes llegaron al salón del trono sobre las 13:05, 10 minutos antes de la hora prevista, pero los invitados no estaban preparados y Don Felipe y Doña Letizia esperaron saliendo al balcón que da a la Plaza de la Armería.

Según las mismas fuentes, fue el personal de Casa del Rey quien le dijo al presidente del Gobierno y a su esposa, y a todos los poderes del Estado, que se quedasen brevemente junto a los Reyes mientras se organizaba el resto de la fila para ir pasando al salón del trono, pero lo cierto es que la fila estuvo organizada rápidamente, así que un miembro del personal les dijo a Sánchez y a su esposa que pasasen junto al resto.