Casi casi como si hubieran ganado una contienda electoral. El Grupo Popular está hoy eufórico tras la intervención de su jefe de filas, Pablo Casado, en el debate sobre la cumbre europea y la venta de armas a Arabia Saudí. Veinte minutos sin papeles en una intervención río calificada por los suyos de «brillante», «impresionante» y «auténtica». Incluso hay quien ha llegado a decir que este miércoles Casado «ha echado un camión de cemento para unir el PP».

Este es el contenido de las decenas de mensajes que han recibido los dirigentes del partido a través de whatsaap conjunto de sus señorías populares. Porque si alguien tenía, que las tenían, dudas sobre la estrategia de Casado, su incontinencia verbal y hasta sus dosis de improvisación, a partir de hoy «nadie se va a atrever a cuestionarlo», afirman un alto cargo genovés.

Su secretario general, Teodoro García Egea, ha llegado a hablar de profesor y alumno para contraponer la intervención del líder del PP con la del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y otro miembro del «núcleo duro» popular pone el acento en que «el discurso fresco ya no lo hace Rivera, sino Casado», en una nueva muestra de esa lucha que por la hegemonía del centro-derecha libran PP y Ciudadanos. Es más, aseguran haber recibido mensajes elogiosos de algún diputado «naranja»

Desde el Grupo Popular se felicitan de que «incluso Pablo Iglesias ha arrancado su intervención respondiendo a Casado, como si fuera el jefe del Ejecutivo» y en cuanto a acusar a Sánchez de ser cómplice del «golpe de estado» del independentismo «es lo que pensamos todos en el PP. Sánchez se ha convertido en el fisio de los secesionistas».

«Autenticidad» de Casado

Uno de los valores de su jefe de filas es «la autenticidad. Él es así», explica un estrecho colaborador del líder del PP. Agrega que «no hay cálculo» y que apenas pudo preparar la intervención parlamentaria de este miércoles puesto que el martes tuvo una agenda apretada, incluida la presentación del libro de José María Aznar.

En definitiva, «la riada Pablo se ha llevado por delante todas las críticas», sentencian en Génova.