Una supuesta granada detectada tardíamente en el escáner de seguridad de la estación de Barcelona Sants ha degenerado en una mañana de caos ferroviario, felizmente sin consecuencias. A primera hora del día la Policía ha realizado un vasto despliegue en la estación de Atocha de Madrid, que ha sido desalojada en medio de escenas de pánico, y también ha revisado dos trenes AVE en Sants.

La mujer cuya hebilla del cinturón ha inducido a pensar a los agentes que podría tratarse de un explosivo ha subido a bordo del AVE Barcelona-Madrid de las ocho de la mañana, un tren que siempre va a rebosar. Los vigilantes de seguridad de Adif han alertado a la Policía, y a partir de aquí se ha montado un vasto dispositivo que tenía por misión localizar a la mujer y vaciar Atocha ante una hipotética explosión. La Sexta ha mostrado la imagen del escáner.

En un primer momento, los vigilantes de los escáneres que hay que atravesar obligatoriamente para viajar en alta velocidad no han detectado nada extraño. Pero luego, en la moviola, alguien ha identificado a través de la pantalla de Rayos X un elemento parecido a un detonador. Así se lo ha transmitido a sus compañeros vigilantes quienes, a continuación, han informado con urgencia al Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif).

El dispositivo no solo ha alcanzado Madrid y Barcelona, sino también estaciones intermedias del corredor como Zaragoza. Renfe y Adif han activado sus protocolos antiterrorista. El pánico se ha expandido entre las autoridades, porque pensaban que una mujer con un explosivo viajaba en el AVE y podría hacerse estallar. Nada de esto ha sucedido.

Circulación interrumpida

“A las 10.00 horas se ha suspendido la circulación de trenes en Atocha Cercanías y Puerta de Atocha por orden policial. La estación ha sido desalojada”, ha informado Renfe en un comunicado. La circulación de todos los trenes de Cercanías, Media Distancia y alta velocidad ya ha sido restablecida.