El mensaje del portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, en el que asegura que la formación tendrá «controlado» el Tribunal Supremo ha dado alas a las críticas del independentismo a la independencia de la justicia española, justo cuando se encuentran a las puertas del juicio oral los líderes del 1-O. Tanto el presidente de la Generalitat, Quim Torra, como el del Parlament, Roger Torrent, y los portavoces de ERC y PDeCat han denunciado un mensaje que demuestra a su juicio todas sus denuncias sobre la existencia de una persecución judicial al independentismo instigada por el anterior Gobierno del PP, que el ejecutivo del PSOE no ha sido capaz de desactivar.

El presidente de la Generalitat ha visto en el mensaje desvelado por El Español una demostración de que en España «la justicia es un mercadeo entre PP y PSOE». Torra ha denunciado además en sus redes sociales que «el estado de derecho y las libertades no están garantizadas para ningún ciudadano» y ha concluido que «no hay independencia judicial, ni imparcialidad ni integridad».

Roger Torrent, por su parte, se ha preguntado si «cuando apelan a la separación de poderes para dicr que no pueden acabar con la represión se refieren a esto». El presidente del Parlament y dirigente de ERC ironiza así con el rechazo que ha provocado el discurso de Esquerra en el Congreso, donde Joan Tardà ha reclamado abiertamente al Gobierno que interceda en favor de los presos independentistas ante la justicia si quiere que los republicanos apoyen sus cuentas.

En la misma línea se ha expresado el líder del PDeCat, David Bonvehí, para quien el senador popular «demuestra que la justicia está politizada, sin independencia respecto a los poderes políticos del Estado».

«Cosidó acaba de rematar el escándalo» vivido en las últimas semanas con la sentencia de las hipotecas y la filtración de la designación de Manuel Marchena como próximo presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Un escándalo que «tenemos que enmarcar en los juicios» a líderes independentistas, ha concluido.

El PDeCat reúne a los condenados por el 9N y a los familiares y abogados de los procesados por el 1-O para coordinar la estrategia judicial de los próximos meses

En este sentido, Bonvehí ha explicado que la ejecutiva del partido se ha reunido hoy con los procesados por el 9N -encabezados por Artur Mas, Irene Rigau, Quico Homs y Joana Ortega- los procesados, o sus familiares, por el 1-O y los cargos del PDeCat investigados por el Juzgado 13 de Barcelona por su participación en el referéndum independentista del año pasado, para coordinar sus estrategias judiciales y ofrecer el apoyo del partido.

Ha enmarcado la reciente condena del Tribunal de Cuentas contra los responsables del 9N dentro de esa supuesta ofensiva judicial y ha insistido en que el partido quiere «ayudarlos a todos, ante la evidente falta d independencia justicia».

ERC pide la dimisión

Esquerra ha ido un paso más, al exigir la dimisión del portavoz del PP en el Senado por sus afirmaciones sobre el control político del Tribunal Supremo. La portavoz republicana, Marta Vilalta, ha acusado a PP y PSOE de convertir la justicia como «un juguete» que utilizan «contra los que quieren cambiar las cosas».

Por ello, Vilalta ha señalado que Cosidó «debería dimitir por dignidad democrática» y ha insistido en que populares y socialistas no pueden pretender «hacer saltar por los aires el CGPJ», una actitud que ha tachado de «inaceptable».