PolíticaPODEMOS

Podemos blinda a Iglesias como candidato a Moncloa frente a sus posibles adversarios

Podemos publica las normas de las primarias electorales a cuatro días de que cierre el plazo de inscripción y elimina el requisito de antigüedad para ser diputado, abriendo la puerta a fichajes externos

logo
Podemos blinda a Iglesias como candidato a Moncloa frente a sus posibles adversarios
El líder de Podemos, Pablo Iglesias.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias. EFE

Resumen:

Pablo Iglesias endurece las condiciones para sus posibles rivales. Podemos ha publicado este jueves las normas para presentarse a las primarias que conformarán sus listas para las generales después de que el líder del partido lo anunciara el pasado viernes sin avisar a los miembros de su dirección y a sus eventuales contrincantes. El plazo para presentarse al proceso interno termina el próximo lunes 3 de diciembre, y aquellos que quieran batirse con Iglesias para aspirar a la Presidencia de Gobierno tendrán que trabajar a contrarreloj para cumplir los requisitos que exige la formación: en apenas cuatro días, los interesados tendrán que recoger no sólo los avales de 1.000 inscritos de Podemos, sino contar además con el apoyo expreso de la dirección del partido o de diez círculos activos. Como curiosidad, el protocolo también establece que el propio Iglesias o su ejecutiva pueden colocar a dirigentes para figurar en sus listas pese a no contar con ninguno de los requisitos.

El reglamento de primarias al Congreso y al Senado [consultar aquí en PDF] se ha hecho público en la tarde de este jueves, y los interesados en figurar en las listas electorales de Podemos al Congreso o al Senado tendrán desde ahora poco más de 100 horas para preparar su candidatura y cumplir todos los requisitos diseñados por el núcleo duro del partido. En estas normas destaca la especial dureza de las condiciones que tienen que presentar aquellos que opten a ser cabeza de lista para las generales, enfrentándose en la carrera a Moncloa con Iglesias, que ya anunció que se presentaría a la reelección.

Iglesias ha intentado no contar con grandes rivales en el proceso, después de cortarle el paso al único liderazgo capaz de hacerle frente: la dirigente andaluza Teresa Rodríguez, que ya ganó el pulso al aparato del partido cuando creó su coalición de Adelante Andalucía frente al intento de Podemos de obligarle a llevar su nombre. Con el proceso en medio de las campañas andaluzas, las posibilidades de Rodríguez para organizarse y preparar una alternativa se ven seriamente comprometidas.

Pero los obstáculos no quedan ahí para sus posibles rivales. En primarias que se celebraron en 2015 para configurar las listas de las generales, Podemos sólo incluyó una condición para los cabeza de lista al Congreso: contar con un aval, ya fuera de de un círculo o de un órgano del partido -a nivel municipal, autonómico o estatal- [consultar aquí el antiguo reglamento]. Ahora las condiciones se duplican y endurecen. El texto exige a aquellos que quieran presentarse como candidato a la Presidencia ser doblemente avalados.

Por una parte, tendrán que tener ser avalados digitalmente y mediante la página web habilitada (https://primariascongresoysenado.podemos.info/) por al menos 1.000 personas inscritas en la formación . “Asimismo”, continúa el protocolo, estos candidatos deberán ser avalados “por un espacio colegiado/órgano que puede ser cualquiera de los siguientes: El Consejo Ciudadano Estatal (dirección de Podemos), el Consejo de Coordinación Estatal (ejecutiva de Pablo Iglesias) o el Secretario General (Pablo Iglesias)”. Todo ello, teniendo en cuenta que la dirección de Podemos no tiene previsto reunirse hasta dentro de unas semanas y que la ejecutiva, en todo caso, lo hará el próximo lunes, el mismo día en que se cierra el plazo de inscripción de candidaturas.

 

La ejecutiva podrá incluir a sus afines en las candidaturas a diputado pese a no reunir las condiciones

En caso de que no obtengan el beneplácito de la dirección de Podemos, aquellos que quieran aspirar a La Moncloa tendrán que contar con el aval de “al menos diez Círculos Activos de Podemos”. Una condición extremadamente complicada, debido a que Podemos no ha hecho público ningún censo donde figuren los círculos en activo existentes después de que el nuevo reglamento de Echenique hiciera un criba de los espacios de militantes. Después de este proceso, sólo consiguieron la condición de “activos” aquellos que cumplieron ciertos requisitos. Aunque el proceso se completó, no hay en la página web del partido ningún registro de estos espacios, de manera que un inscrito de a pie podría encontrar serias dificultades para medirse con Iglesias para ser el candidato a Moncloa.

La ejecutiva, con potestad para ‘enchufar’ en las listas

Entre las curiosidades que recoge el reglamento de Podemos para las primarias está la posibilidad de la Ejecutiva de dar luz verde a cualquier aspirante a diputado de Podemos aunque no reúna ninguna de las condiciones establecidas para ello. Para los candidatos que quieran figurar como cuerpo de lista para el Congreso pueden presentar, bien el aval de Iglesias, su ejecutiva o su dirección, o bien el aval personal de 500 inscritos más.

Podemos no exige antigüedad para sus aspirantes a diputados y abre la puerta a fichajes externos en sus listas

Es decir, cualquier persona puede aspirar a un escaño en el Congreso sólo con el visto bueno de Iglesias o su núcleo duro. Pero además, en caso de optar por los avales personales y no llegar al mínimo, “una mayoría de 3/5 del Consejo de Coordinación Estatal -ejecutiva de Iglesias- puede considerar que una persona, a pesar de no haber recibido los avales mínimos requeridos, tiene suficiente apoyo como para presentarse y podría decidir aprobar la candidatura”.

Además de esta particularidad, el protocolo no incluye ningún requisito de antigüedad para aquellos que quieran ser diputados: basta con que sean “inscritos” en Podemos para presentarse en sus listas, a diferencia de quienes se presenten como cabeza de lista, que deberán haber estado inscritos un mínimo de tres meses. Estas condiciones abren la puerta a que Iglesias lance fichajes estrella de personas hasta ahora externas al partido: personajes del mundo social,  sindical o de la cultura que podrían integrarse a dedazo en el proceso para elegir a los candidatos de las generales.