Política

Iglesias corta el paso a Teresa Rodríguez para impedir un grupo andaluz en el Congreso

Activa las primarias en plena campaña electoral para evitar la negociación de las listas con Podemos Andalucía

logo
Iglesias corta el paso a Teresa Rodríguez para impedir un grupo andaluz en el Congreso

EUROPA PRESS

Resumen:

Primero en Upday

 

Eliminados de la escena nacional posibles rivales como Íñigo Errejón y Carolina Bescansa, Pablo Iglesias ha aprovechado la campaña de las elecciones andaluzas para cortar el paso a una figura emergente en Podemos: Teresa Rodríguez. La secretaria general del partido en Andalucía es la única que ha plantado cara al aparato estatal y ha organizado su candidatura de forma netamente andaluza, saltándose las directrices y amenazas de Pablo Echenique, que intentó obligarla a mantener la marca del partido en estos comicios.

No ha sido así y Teresa Rodríguez ha creado un nuevo sujeto político, Adelante Andalucía, en confluencia con IU, Izquierda Andalucista y Primavera Andaluza, que aspira a tener vida propia más allá del 2 de diciembre, fecha de las elecciones. Embarcada en ese proyecto, que se presenta como la alternativa al PSOE de Susana Díaz como fuerza hegemónica de izquierdas en la comunidad, Iglesias aprovechó la campaña andaluza para convocar por sorpresa unas primarias exprés para ser reelegido como candidato a la Presidencia del Gobierno y a su nuevo grupo parlamentario. Ese golpe de efecto ha generado estupor y un gran malestar en Podemos y en sus socios de IU en Andalucía. Algunos dirigentes no dudan en calificarlo de boicot a Rodríguez en plena recta final de la campaña.

La dirección nacional ha marcado el lunes 3, el día siguiente a las elecciones, como fecha de presentación de las listas que compitan en esas primarias. Con Podemos Andalucía en plena campaña electoral y unos plazos tan ajustados, Iglesias corta el paso a la aspiración de Rodríguez de contar con un grupo propio de parlamentarios andaluces en el Congreso. Frente a esa opción territorial, Iglesias ha optado por utilizar “una única circunscripción estatal”, es decir, listas plancha al Congreso y al Senado creadas desde Madrid, en la que Iglesias establece el orden los puestos de las listas. Esta fórmula ha sido duramente cuestionada por la corriente anticapitalista del partido, más proclive a que sean los territorios quienes puedan decidir qué diputados representarán a cada circunscripción. “Para evitar las baronías, Podemos está oficiando una monarquía”, llegó a denunciar Rodríguez.

Además, las primarias se rigen por el mismo reglamento que utilizó para las votaciones de 2015 con el sistema DesBorda, que no es proporcional, sino que premia a los más votados, y que ahora Iglesias rescata para afianzarse en el partido. Sin margen de maniobra por la campaña, la formación andaluza valora estos días qué respuesta dar en esta situación y no descarta ningún escenario. En ese sentido, los resultados electorales serán determinantes para medir la fuerza real de Teresa Rodríguez en Andalucía. Si consigue que los andaluces la consideren una alternativa a Susana Díaz, quedando en segundo puesto o muy cerca del PP en tercer lugar, como señalan las encuestas, Adelante Andalucía tendrá alas para volar como sujeto político autónomo y poder mirar de tú a tú a Podemos.

“Si nosotros somos alternativa real al PSOE, si somos segunda fuerza y tenemos un peso de más del 25% de los votos, yo no soy muleta del Gobierno de Susana Díaz y voy a intentar formar mi Gobierno”, ha anunciado Rodríguez en una entrevista con El Independiente. En la misma, la candidata de Podemos se congratulaba del buen funcionamiento de la confluencia andaluza. “Nos está dando mucha alegría, es una forma de hacer más andaluza la campaña. En la primera no teníamos organización ni siquiera en Andalucía. Podemos Andalucía eran su candidata y sus listas, que se hicieron en Madrid. Y ahora tenemos listas hechas en Andalucía, con un programa hecho en Andalucía, en confluencia con organizaciones andaluzas y con una marca andaluza. Y eso nos hace ser más conscientes del proceso y evitar algunos errores del principio. Por otra parte, el compañerismo de las organizaciones y de las bases es muy bonito después de la confluencia en la institución, que es un sitio muy frío”.

En este sentido, Rodríguez marca un antes y un después en su experiencia en Podemos. “Nosotros, ahora mismo tenemos más libertad para desarrollar un argumentario andaluz. Hace tres años la organización era fundamentalmente madrileña, los mensajes eran fabricados desde la Complutense y eso hacía que hubiera cierta lejanía con la gente”, ha explicado.

Una sensación similar se vive en el seno de IU, renovada en la comunidad a través de Adelante Andalucía. En la formación de izquierdas también ha sentado mal la “injerencia” de Pablo Iglesias en la campaña al convocar las primarias estatales. En la confluencia andaluza sorprende el hecho de que Pablo Iglesias acuda al territorio y cante el himno de Andalucía con los ojos cerrados, mientras propugna un estado plurinacional, y a la vez niegue representación en el Congreso a una nacionalidad histórica reconocida como la andaluza, la que más diputados aporta a la Cámara. Otras circunscripciones con menos representación sí tienen su lista y portavocía propia como Galicia (En Marea) y Cataluña (En Comú Podem).