Política

‘Comando Prim’: El arma secreta de Cs para atacar en redes a sus rivales políticos

logo
‘Comando Prim’: El arma secreta de Cs para atacar en redes a sus rivales políticos
Memes distribuidos en canales participados por responsables de comunicación de Ciudadanos

Memes distribuidos en canales participados por responsables de comunicación de Ciudadanos

Resumen:

Ciudadanos se valió, a través de su cúpula de Comunicación Digital, de varios chats destinados a fabricar y difundir contenidos contra sus rivales políticos. Los principales responsables digitales del partido figuran como los impulsores de media docena de grupos de mensajería a los que El Independiente ha tenido acceso. En estos canales varios cargos públicos y orgánicos de Cs generan imágenes y mensajes con el fin de distribuirlo en redes sociales y hacerlo viral. En uno de estos chats, bautizado como Comando Prim, los responsables de Redes Sociales de Ciudadanos llegan a dar instrucciones precisas para impulsar campañas políticas en las redes sociales o para desactivar informaciones negativas que perjudican al partido, al tiempo que animan a “disfrazar” algunos de estos canales y a darles difusión como si estuvieran controlados por activistas independientes, en lugar de trabajadores del partido.

Entre los integrantes del grupo están, entre otros, el máximo responsable de la estrategia digital de Cs, cuyas siglas son J.P. y cuyo nombre completo aparece en los distintos chats. Junto a él está también K. C. y F.B., encargados de las redes sociales de Cs; R.O., responsable de los contenidos audiovisuales del partido, responsables de comunicación a nivel autonómico como I.S., o dirigentes con representación pública a nivel local, como S. R. Los nombres han sido omitidos para respetar su identidad. Todos ellos, con cargos remunerados de Ciudadanos, mantienen una red de grupos integrados por una decena de personas en los que dirigen el activismo en redes del partido mediante canales de mayor difusión.

El activismo político en redes es una práctica habitual, y todos los partidos cuentan con chats o grupos en el canal de Telegram en los que organizan acciones en red para sincronizar los mensajes y aumentar su difusión, destacándolos respecto al resto de mensajes de la red no organizados. Estos canales son abiertos, y cualquiera que se inscriba en ellos puede recibir tanto las imágenes como las consignas para difundir en la red. En ocasiones se lanzan acciones concretas con hora de inicio y un hashtag determinado.

Desde redes de Ciudadanos animan a “disfrazar” un canal controlado por ellos como si fuera de “activistas”

Estos grupos se presuponen ajenos al partido y a sus dirigentes debido a que en muchos casos las imágenes no cumplen los estándares mínimos de corrección y respeto que exige un partido nacional a nivel oficial. En el caso de Ciudadanos, los responsables digitales del partido son quienes envían directamente a estos grupos el contenido a movilizar por sus activistas. Guerrilla, Patrulla o Reservoir Dogs son algunos de estos canales públicos, que podrían parecer auto organizados por la militancia pero cuyos hilos manejan desde el corazón de Ciudadanos.

En ese caso, el grupo de Comando Prim se creó en noviembre de 2017 para hacer campaña por las elecciones catalanas del 21D que tendrían lugar semanas después. Y en él, F.B., uno de los responsables digitales del partido, sugiere directamente “aumentar potencia de Patrulla” para la campaña, y decide hacerlo promoviendo el canal, pero fingiendo que éste no tiene ninguna relación orgánica con Ciudadanos. “Para ello enviaría un correo a afiliados y simpatizantes en el cual Ciudadanos anima a seguirlo aunque al mismo tiempo dejando claro que son unos activistas que apoyan por su cuenta al partido y a la campaña”, sugiere. “También se puede disfrazar como un correo de agradecimiento a unos activistas que no dependen del partido pero llevan tiempo apoyándolo en redes…”.

Dentro de la campaña catalana, la cúpula comunicativa de Ciudadanos llama a contraatacar al medio Maldito Bulo sobre uno de los temas centrales en el debate pre electoral: el adoctrinamiento en las aulas catalanas. “Movamos todo lo que tengamos”, instruye J.P., que admite el daño de estas informaciones. “La pieza de Maldito Bulo nos esta haciendo daño”, reconocía el responsable, al tiempo que incluía mensajes de Twitter como el del dirigente de Podemos, Pablo Echenique. “Vamos con activistas a llenarle el TL -Tweet list- de evidencias del adoctrinameinto”, ordenaba.

Las acciones de Comando Prim fueron más allá de la campaña del 21D y también sirvió para “coordinar” acciones relativas a otros asuntos. Un ejemplo es lo que Ciudadanos bautizó como el “cuponazo” vasco, cuando el Gobierno de Mariano Rajoy negoció con el PNV el Cupo Vasco para sacar los Presupuestos. “Vamos a lanzar la campaña #cuponazo a ver qué tal nos va. En la tarde abrimos el resto de los grupos que comentamos ayer”, exponía  en este grupo a primera hora de la mañana el responsable de estrategia digital, dando por hecha su influencia en más chats de difusión.

Hoy hemos ganado un buen puñado de votos”, se felicitaba el principal responsable del chat, J.P.

Ese mismo día Albert Rivera intervenía en el Congreso de los Diputados, y el mismo dirigente dio instrucciones de “reanudar lanzamientos” “cuando empiece Albert”. Cuatro horas más tarde de dar estas instrucciones, J. P. se felicitaba por los resultados de la campaña: “Un gran éxito #cuponazo. Hoy hemos ganado un buen puñado de votos”.

Imagen difundida en un chat de Ciudadanos con una cita falsa sobre Pablo Iglesias.

Imagen difundida en un chat de Ciudadanos con una cita falsa sobre Pablo Iglesias.

En relación a este asunto, los responsables digitales del partido impulsan una campaña en la que uno de ellos sugiere la idea de “crear falsas citas para generar confusión entre los electores de cada partido, con imágenes que a priori parecen ciertas”, además de “falsear portadas de periódicos” para impactar a la audiencia. A continuación, aparecen varias imágenes en las que se puede ver imágenes en las que se le atribuyen citas falsas a personajes como Rajoy o Pedro Sánchez.

“Los vascos son gente buena que hacen cosas. Y como son buenos y hacen cosas, les subo la financiación, y serán mejores y harán más cosas”, figura en un archivo con la imagen de Rajoy de fondo, en el que figura incluso un pie de página, donde atribuye la cita  “TVE, 22 de noviembre de 2017”, aunque esta cita nunca existió. También está la de Pablo Iglesias, líder de Podemos, a quien le atribuyen su apoyo al cupo vasco a la intención de “mostrar nuestro apoyo a nuestros compañeros de Bildu y PNV en la lucha del régimen del 78”.

Después de las primeras propuestas, se ofrece la tercera opción, la de hacer “las típicas virales de Guerrilla”; esto es, fabricar memes e imágenes ridículas o de humor sobre el resto de adversarios políticos. Una opción que acaba predominando sobre las demás. Las imágenes del entonces líder del PSOE, o del ex president Carles Puigdemont, incluso la de los comuns Xavier Domènech o Elisenda Alamany pueden verse en estos chats.  Los responsables de redes dan órdenes de que estas fotografías se envíen a otro grupo: el de “virales Guerrilla”, un canal de difusión más amplio destinado a las campañas digitales, aparentemente creado por militantes del partido, pero controlado por el aparato de Ciudadanos.

“Suplantación de identidad”

A preguntas de El Independiente, J.P., el responsable del área digital de Ciudadanos, ha asegurado que le “suena” el grupo Comando Prim, pero ha dicho “no recordar” si ha tenido implicación en él. El dirigente ha sugerido que “cualquiera puede poner mi nombre”, sugiriendo de esta forma ser víctima de una suplantación de identidad, pasando por alto que fue el principal impulsor del chat durante meses y que también permanece activo en otros chats de este tipo desde el año 2015, tal como ha tenido constancia este medio.

El afectado, preguntado por este medio sobre los contenidos de estos chats, ha defendido el mensaje “positivo” que guardan todos los mensajes lanzados desde las distintas cuentas oficiales de Ciudadanos. “Nosotros siempre trabajamos en hacer activismo digital positivo en los mensajes oficiales”; insiste. “La línea oficial del partido nunca vamos a hacer cosas negativas, manipuladoras ni con mentiras, ni nada por el estilo”, zanjaba J.P. Sobre los polémicos grupos con los cargos de Ciudadanos, ha tratado de desvincularse, asegurando que “hay usuarios voluntarios del partido que hacen cosas”, pero que “no tienen ver con la estructura del partido”. En este sentido, insistía en que “nunca hemos promovido desde ninguna parte del partido” estos tipos de chats de los que forma parte.

Fuentes oficiales de Ciudadanos se han desvinculado de estos lazos y advierten que “existen grupos de voluntarios que participan de la batalla política en las redes sociales como en todos los partidos”. Asmiten que “algunos están coordinados por miembros del departamento de redes”, pero subraya que “la gran mayoría son iniciativa propia de los voluntarios y van por libre”. Apunta también que “nada tiene que ver con la Red Naranja conformada por todos los perfiles de Ciudadanos en España”.

La guía anti-troll ‘oficial’ de Ciudadanos

Este espíritu “positivo” sí queda reflejado en el Manual de Ciudadanos destinado a los Responsables Digitales de C’s, donde se regula la actividad de las cuentas oficiales del partido. En la guía, a la que este medio ha tenido acceso, el partido de Rivera establece un protocolo anti-troll para atajar los ataques públicos al partido. En el capítulo que regula la gestión de las redes sociales, se establece que en las cuentas con carácter oficial “solo se responde a usuarios que piden información del partido o a aquellos que agradecen al partido y apoyan el proyecto”, y especifica: “No se responde a busca-polémicas, ni troles”.

El manual establece un apartado específico para la gestión de crisis. Es el capítulo 9, titulado Control de troles y manejo de crisis, señala que el responsable de redes “tiene la responsabilidad de hacer un repaso diario de las redes (especialmente Facebook) para escuchar activamente, responder permanentemente y moderar los comentarios”. Entre los comentarios que deben ser eliminados están aquellos que “atenten contra algún usuario, llamen a la violencia o expongan lenguaje ofensivo”, además de los anuncios publicitarios.

“¿Qué es un trol?”, es uno de los apartados de este manual, que los define como “usuarios que entran en comunidad para polemizar, generar debates nocivos y distorsionar el mensaje”. ¿Cómo gestionarlos?, se pregunta la formación, que responde con varias posibilidades. La guía de redes de Ciudadanos advierte de que “eliminar estos perfiles sin aviso genera un efecto nocivo”, puesto que “vuelven con otro perfil, más agresivos”, y que “eliminar los comentarios sin explicación derivará en mayores ataques”. En este sentido, también llama a evitar “la lógica del contraataque”, al considerar que “solo exacerba los ánimos, escalando el conflicto”.

El partido de Albert Rivera fija los pasos para frenar a un troll: “El primer paso para para gestionar un trol es ignorarlo.  Al no encontrar eco en sus provocaciones, la mayoría desiste en un plazo corto”, comienza. El segundo paso consiste en “buscar razonar con ellos públicamente, para bajar su necesidad de atención”. “Se les debe notificar cualquier incumplimiento de las reglas de la comunidad, moderar públicamente y en caso de reincidencia, contactar vía mensaje particular con un segundo llamado de advertencia. Solo al agotarse este protocolo, sin resultados, se le notificará que su perfil será borrado y denunciado”.