Política

Sánchez ignora al pesquero de Santa Pola mientras saca pecho por su liderazgo migratorio en el G20

logo
Sánchez ignora al pesquero de Santa Pola mientras saca pecho por su liderazgo migratorio en el G20
El pesquero español Nuestra Madre de Loreto, en aguas abiertas.

El pesquero español Nuestra Madre de Loreto, en aguas abiertas. EFE

Resumen:

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha señalado que el pesquero español ‘Nuestra Madre de Loreto’, que lleva más de una semana a la deriva tras rescatar a una docena de personas en aguas del Mediterráneo cercanas a Libia, tiene que ir al puerto seguro “más próximo” y no a España.

“Antes no había un puerto seguro cercano y ahora sí lo hay. Todos, Gobierno, ciudadanos y barcos privados, estamos sometidos a la Ley Internacional y a la Ley Comunitaria”, ha manifestado Sánchez en la rueda de prensa posterior a la reunión del G20 en Buenos Aires, preguntado por qué no se sigue con el Nuestra Madre de Loreto la misma política que en su día se siguió con el Aquarius.

En este sentido, ha pedido al patrón del ‘Nuestra Madre de Loreto’ que cumpla con la legislación comunitaria e internacional que, en su opinión, es “clara en estos casos”. “Lo que se tiene que hacer es ir a un puerto cercano, al puerto seguro más próximo y ahora mismo existe esa posibilidad”, ha sentenciado, refiriéndose a Libia, territorio al que los migrantes rechazan volver de manera categórica.

Minutos antes de realizar esas declaraciones, el presidente español sacaba pecho porque la “iniciativa española” había permitido incluir una mención a las migraciones y los refugiados en la declaración política surgido de la reunión del G20 que este fin de semana se desarrolla en Buenos Aires.

Situación desesperada a bordo y temor a un motín

Con el tiempo casi agotado y sin indicios de solución, así se encuentra el pesquero “Nuestra Madre de Loreto”, en medio del mal tiempo, bloqueado desde hace diez días con 11 migrantes a bordo, frente a las costas de Libia, un país que se hará cargo de ellos pese a no ser la solución para la tripulación española.

Atrapado en una fuerte marejada y olas por encima de los dos metros, la pequeña embarcación, con combustible y vituallas para apenas tres días, navega sin rumbo a unas cien millas al norte de Libia y a unas 150 millas al sur de Malta, país que ha decidido cerrar su puerto.

Una situación crítica por la que el gobierno libio ha aceptado hoy, a través de los canales diplomáticos, hacerse cargo de estos migrantes. En declaraciones a la prensa, el portavoz de la Guardia Costera libia, el coronel Ayub Qasem, ha explicado que su país ha dado su consentimiento por razones humanitarias y “en reconocimiento a la labor de España y su cooperación en la formación dada a este cuerpo”. Motivos por los que este gobierno sostenido por la ONU ha ofrecido que los migrantes sean trasladados a la ciudad de Khoms, uno de los núcleos de contrabando de personas en Libia.

Aunque para el padre del capitán del pesquero español, José Durá, no se trata de la mejor opción ya que, según ha declarado a Efe durante la concentración que los familiares han celebrado en Santa Pola (Alicante), “no es un país estable”. “Si entráramos en Libia y ocurre cualquier cosa, que se amotinen, con la lentitud y pasividad que ha actuado el gobierno español moriríamos de viejos”, ha lamentado este marinero que también ha confesado que si finalmente es una lancha de la guarda costera libia la que traslada a los inmigrantes a este país el “Nuestra Madre de Loreto” seguirá faenando.

‘La única solución es que el barco venga a España’

“Convives con ellos, les tomas cariño, y saber que se van quedar allá, nos va a doler, pero intentamos solucionarlo lo mejor posible. La única solución que veo es que el barco venga a España, pero si recogen allí a los migrantes nos quedaríamos trabajando, porque somos marineros y nos buscamos el pan. Nuestra misión es trabajar, y si volvemos antes del 21 o 22 de diciembre vamos a perder la campaña”, ha añadido.

Palabras de tristeza y desesperación de este padre que hoy ha conocido, a través de un mensaje de radio al que ha tenido acceso Efe, la llamada desesperada de socorro a las autoridades españolas que lanzaba su hijo, Pascual Durá.

“No puedo estar navegando hacia el norte y hacia el sur, hacia el este y el oeste huyendo del mal tiempo, sin tener una respuesta; no puedo, sin tener un amparo para estas personas”, ha reclamado el patrón del pesquero inmerso en una situación a bordo que se está volviendo “cada vez más insostenible” que acabará repercutiendo en su salud, en la de los inmigrantes rescatados y en el estado del barco.

Ante el empeoramiento del tiempo que se espera en las próximas horas, la nave de rescate española “Open Arms” -que ayuda a la tripulación del pesquero desde ayer- ha pedido a la autoridad de salvamento marítimo (SASEMAR) que autorice la trasferencia de los 11extranjeros para poder liberar al pesquero y atenderlos mejor.

Fuentes de la organización humanitaria española han explicado a Efe que ambos barcos están ahora la espera de la respuesta de este centro de coordinación marítima español en medio de un temporal de viento y lluvia que complica la navegación. Organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos y organismos dependientes de la ONU han pedido a España que no devuelva a los migrantes a Libia ya que supondría una violación de la ley internacional, porque ese país “no está considerado un puerto seguro”, por esas organizaciones.