Política

Santiago Abascal despide a Susana Díaz del Gobierno: “Vox tiene ahora las llaves de San Telmo”

"Este es solo el preludio de lo que va a pasar en las elecciones a nivel nacional", ha proclamado el líder de Vox

logo
Santiago Abascal despide a Susana Díaz del Gobierno: “Vox tiene ahora las llaves de San Telmo”
Santiago Abascal durante un acto de la campaña andaluza

Santiago Abascal durante un acto de la campaña andaluza EFE

Resumen:

“Vox tiene hoy las llaves de San Telmo”. Santiago Abascal dibujaba así el escenario político andaluz, en el que Vox ha irrumpido con 12 diputados y donde es imposible una coalición de izquierdas. Un resultado que, ha adelantado, “es sólo el preludio de un gran cambio que se va a producir en las próximas elecciones nacionales, cuando el Gobierno nos devuelva las palabras a los españoles”.

La euforia se ha apoderado del hotel Ayre de Sevilla, donde se han congregado centenares de simpatizantes del partido, obligando a la organización a ampliar el aforo. “¡Adiós, Susanita, adiós”, era uno de los cánticos que vitoreaban sus seguidores, entre pitos a la presidenta andaluza y en un ambiente de alegría generalizada. “Si tenemos esto en Andalucía, ¡imagínate en el resto de España!”, gritaban algunos de sus simpatizantes, que avisaban presas de la euforia: “¡Ahora empieza la Reconquista!”.

“Gracias a esos 400.000 andaluces que han sido insultados en esta campaña. ¡Esos andaluces a quienes les decían que no cabían en su propia tierra tienen hoy las llaves de San Telmo para echar al Partido Socialista!”, ha proclamado Abascal, que se ha erigido como la voz de “a todos españoles a los que los progres les decían que lo que pensaban estaba mal”.

El dirigente ha atribuido su victoria al escenario catalán y a la crisis de valores que, dice, se ha apoderado de la escena política. “Los andaluces están muy preocupados de que el golpe de estado haya cambiado de residencia y haya pasado del palacio de la Generalidad al palacio de la Moncloa”, ha afirmado. “¡No pedimos papeletas verdes, pedimos papeletas rojigualdas!”, ha proclamado.

Vox ha vuelto a arrogarse el “voto de la ilusión” y la “valentía” de la claridad de su discurso. “Nos han apoyado porque han visto la coherencia, que apoyamos todo el rato lo mismo. Nos han escuchado decir en tribunas lo que decían todos en las sobremesas”. “Nos hemos atrevido a decir lo que muchos pensaban y nadie decía: que el Estado de las autonomías está acabando con la libertad y la igualdad de los españoles”.

Abascal ha rescatado gran parte de sus propuestas, pidiendo “acabar con las televisiones de partido”, y reiterando su oposición “a esa ideología de género y ese feminismo perverso”. El dirigente ha adelantado su intención con acabar las leyes de Memoria Histórica: “Nos habéis escuchado plantarnos con toda claridad contra las leyes liberticidas que impiden hablar de nuestro propio pasado, ley que derogaremos en cuanto podamos”. Los “impuestos abusivos y confiscatorios” y la defensa de la clase media han sido otros de sus recursos, aunque la Abascal ha insistido en el principal factor para obtener esos resultados: “Habéis dicho lo que os habían prohibido decir”.