Quim Torra ha acusado al Tribunal Supremo y al Tribunal Constitucional de “actuar como tribunales políticos” y olvidar la justicia en la instrucción de las causas contra los líderes del independentismo, especialmente los que se encuentran en situación de prisión incondicional. El presidente de la Generalitat ha hecho estas acusaciones tras visitar a los líderes independentistas en prisión preventiva en Lledoners, coincidiendo con el tercer día de huelga de hambre de Jordi Sánchez y Jordi Turull, los dos diputados de JxCat que le precedieron en los intentos de investidura tras las elecciones del 21D.

Torra ha asegurado que los dos presos en huelga de hambre están “determinados a seguir adelante” y “piden que hagamos de altavoz de su situación, que pongamos esta injusticia en el centro del debate”. Tras una semana en la que el debate independentistas había quedado eclipsado por las protestas sindicales, el presidente catalán ha reclamado que la huelga de hambre de Sánchez y Turull sirva para volver a centrar toda la atención en “la injusticia” de la que en su opinión son víctimas los líderes del 1-O.

El propio Turull se ha referido en sus redes sociales a ese tercer día de ayuno, asegurando en twitter que “estamos ilusionados y con fuerza. Según nos dicen, los peores días son los dos primeros. El cuerpo aún se resiste un poco… por tanto, adelante”.

Paralelamente, el Tribunal Constitucional ha respondido esta mañana a las críticas de los abogados de Sánchez y Turull justificando los plazos empleados para resolver los plazos para resolver los recursos de los líderes independentistas porque se trata de un proceso “muy complejo”. Unas consideraciones que han llevado a Torra a concluir que “el Constitucional seguirá actuando de forma injusta y contraria a su propia doctrina” para castigar a los líderes independentistas.

Cumbre independentista en Bélgica

La visita a Lledoners llega después de que el propio Torra, acompañado por la consellera de Presidencia Elsa Artadi, se reuniera en Bruselas con Carles Puigdemont y líderes de ERC y CUP, en una “cumbre del independentismo” que los partidos secesionistas querían mantener en secreto, destinada a intentar coordinar la estrategia independentista.

Según ha desvelado RAC1, Torra y Artadi, el republicano Pere Aragonés y el líder de la CUP en el Parlament, Carles Riera, se reunieron con Puigdemont y Toni Comín en Bruselas -no en la Casa de la República que el ex presidente habita en Waterloo- para abordar la estrategia del movimiento independentistas en las próximas semanas. El encuentro se produjo apenas unas horas después de que Sánchez y Turull hicieran pública su decisión de iniciar una huelga de hambre, decisión de la que Esquerra no habría sido informada.

De hecho, según algunas fuentes la decisión de Sánchez y Turull, instada por la ANC, se produjo en contra del criterio de Oriol Junqueras, líder de ERC también encarcelado en Lledoners, que estaría en contra de esa estrategia de presión a los tribunales.

El abogado de los presos de JxCat, Jordi Pina, insinuó el sábado la posibilidad de que Josep Rull, otro de los miembros de esa candidatura en situación de prisión preventiva en Lledoners, se sume a la huelga de hambre, pero no dijo nada de los presos de Esquerra. La iniciativa de Sánchez y Turull llega en pleno despegue de Esquerra en las encuestas, mientras la Crida que promocionan Torra, Sánchez y Puigdemont no acaba de arrancar.