El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha insistido este jueves durante la celebración del 40 aniversario de la Constitución en su intención de presentar los Presupuestos Generales del Estado para 2019 en el mes de enero, independientemente de que cuente con los apoyos suficientes para sacarlos adelante. En una conversación informal con periodistas ha explicado la importancia de dar, de cara al exterior, a la Unión Europea, “un mensaje de estabilidad y de que se cumplen los compromisos”.

Trabajará, en todo caso, por conseguir sacar sus cuentas adelante, lo que sólo es posible con el apoyo y/o la abstención de los nueve diputados de ERC y los ocho del PdeCat, eso sí “siempre y cuando sólo quieran hablar de números”, ha afirmado, por su parte, la ministra de Hacienda, María Jesus Montero, en alusión a cualquier otro planteamiento que hagan sobre la situación de los presos secesionistas o la celebración de una consulta  de autodeterminación. Sánchez ha confirmado su intención de intentar una entrevista con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, el próximo 21 en Barcelona, día en que se reúne allí por primera vez en democracia el consejo de ministros semanal y donde quizá aborden la cuestión presupuestaria.

No cree que Vox empuje al independentismo a apoyar los PGE para evitar un adelanto electoral

Sin querer aventurar escenarios, el jefe del Ejecutivo ha desestimado que el ascenso de Vox en Andalucía empuje al independentismo a apoyar los Presupuestos para evitar un adelanto electoral que pueda dar entrada en el Parlamento nacional a la derecha populista y, con ello, variar en juego de mayorías y de minorías en el bloque izquierda-derecha, tal y como ha pasado en la comunidad andaluza. Entiende Sánchez que, al margen del devenir político, el independentismo “tiene su propia hoja de ruta”, ajeno a lo que pase a su alrededor.

En todo caso, ha vuelto a desvincular el más que posible rechazo de las cuentas en el Congreso de los Diputados a un calendario electoral inminente. Por lo pronto, este mes de diciembre llevará a la Cámara Baja el decreto-ley de incremento del salario mínimo interprofesional a 900 euros, que espera respalden ERC y PdeCat, sobre todos los primeros. El tema de la exhumación del dictador Franco sigue su procedimiento a sabiendas que la familia intentaría por otos los medios boicotearla, incluso recurriéndola al Tribunal Supremo, como así ha sido. Además, ha anunciado su intención de abrir una ronda de consultas con los distintos dirigentes de la oposición -bien telefónica o en persona- para reformar los aforamientos del  Gobierno y de los parlamentarios nacionales, y están expectantes con lo que ocurra en Andalucía.

A la espera de acontecimientos en Andalucía

Tras no salirse ni un milímetro del discurso de que la baronesa territorial andaluza y hoy presidenta en funciones, Susana Díaz, cuanta con su apoyo, están a la espera de ver si PP y Ciudadanos consiguen pactar un gobierno de coalición o un pacto de investidura o de legislatura. Porque de no ser así, podría verse abocada Andalucía a una repetición electoral que, sin duda, movilizaría a todo el voto de la  izquierda.

Cree Sánchez que PP y Ciudadanos no sólo no conseguirán “moderar” a Vox, sino que los partidos de Pablo Casado y de Albert rivera “se radicalizarán” para disputarle terreno electoral y no perder más apoyos. En todo caso, populares y naranjas necesitan del “sí” del partido de Santiago Abascal para desalojar al socialismo tras treinta y seis años (más cuatro de preautonomía) de ejercicio ininterrumpido del poder en este territorio. O, lo que el líder del PP, Pablo Casado, califica de “régimen” socialista.