Política

PP y Ciudadanos ponen en marcha en Andalucía un pacto que deja fuera a Vox

Moreno y Marín aseguran que no han hablado de sillones y vinculan la composición del Gobierno a la de la Mesa de la Cámara

logo
PP y Ciudadanos ponen en marcha en Andalucía un pacto que deja fuera a Vox
Juan Marín y Juanma Moreno se abrazan ante Javier Maroto en el parlamento andaluz.

Juan Marín y Juanma Moreno se abrazan ante Javier Maroto en el parlamento andaluz. EP

Resumen:

Hay una clara “voluntad de acuerdo” entre las delegaciones de PP y de Ciudadanos que se han reunido hoy en Sevilla, encabezadas por sus respectivos secretarios generales, Teodoro García Egea y José Manuel Villegas, y sus dos candidatos a la presidencia de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno y Juan Marín. Aunque Ciudadanos ya ha admitido públicamente que la investidura de Marín no era, ni mucho menos, una línea roja que impidiera el acuerdo, de momento no se ha entrado en una negociación de nombres, según ha podido saber El Independiente.

“No se ha hablado ni de presidencia ni de cargos”, aseguran fuentes populares. De hecho, la primera medida ha sido la creación de una mesa de “negociación programática” que dé respuesta a “las reclamaciones de los andaluces”. Si esta mesa avanza, el próximo lunes 17 las dos delegaciones volverá a reunirse para avanzar, ya sí, en quiénes ocuparán la presidencia de la Junta y del Parlamento andaluz, así como el conjunto del Gobierno autonómico, donde Moreno reserva para Marín, si así lo quiere, la vicepresidencia del ejecutivo.

Sólo se contempla un acuerdo entre el PP y Ciudadanos

Se pretende un pacto global “sólo entre PP y Ciudadanos”, aseveran las fuentes consultadas. Pero el concurso de Vox será inevitable si se quiere desalojar a la socialista Susana Díaz de la Junta andaluza. Los de Santiago Abascal ya han dicho que propiciarán ese cambio en una comunidad donde sólo ha gobernado el PSOE. Para que salga adelante  la más que previsible candidatura de Juan Manuel Moreno es necesario el “sí” de, al menos, cuatro diputados de Vox, de modo que sume 51 votos a favor frente a los 50 en contra de PSOE y Adelante Andalucía. En la segunda votación del debate de investidura basta con la mayoría simple para que ésta prospere.

Sin embargo, Vox podría poner condiciones para asegurar ese apoyo y no limitarse simplemente a aceptar el contenido del acuerdo alcanzado por populares y naranjas, aún a riesgo de poner en peligro la alternativa política en Andalucía, responsabilidad que, según el PP, Abascal no puede asumir.

Ambos partidos han constatado este martes que existe entre ambos “una clara voluntad de acuerdo” para la gobernabilidad de Andalucía en la primera reunión formal que han mantenido tras las elecciones del 2D, de modo que han acordado poner en marcha un grupo de trabajo con representantes de ambos partidos para intentar cerrar un acuerdo programático y volver a reunirse el lunes 17 de diciembre, cuando seguirían avanzando en la composición del Ejecutivo y de la Mesa de la Cámara autonómica.

Si bien, preguntado Marín sobre si ya se podría garantizar que va a haber un cambio de gobierno en la Junta, ha dicho que no descarta “ningún escenario” y que la reunión de este martes “sólo supone la primera toma de contacto”. “Tenemos que ir viendo las cuestiones que nos plantea el PP-A”, ha matizado antes de aclarar que las negociaciones las lidera él y que no se siente tutelado por la dirección nacional de Cs.

Primero el programa

Tanto el PP-A como Cs creen fundamental que el primer paso debe ser consensuar qué proyecto de cambio quieren impulsar antes de hablar de la composición de un futuro gobierno o de la Mesa de la Cámara.

“Si no hay acuerdo en el programa, poco más tenemos que hablar”, ha asumido Moreno, que ha asegurado que en la reunión de este martes no se ha hablado “ni de cargos ni de responsabilidades concretas, sino del programa”. Y así, ha insistido en que su principal objetivo “es el proyecto que queremos hacer de impulso y modernización de Andalucía y no de sillones, que no era el objetivo de hoy”.

El dirigente del PP-A cree que “hay que empezar el acuerdo por los cimientos y no por el tejado, un acuerdo que lleva sus ritmos y sus tiempos”, toda vez ve “sintonía” en asuntos clave.

Juan Marín, por su parte, ha apuntado que “una vez que resolvamos la cuestión programática hablaremos también de la composición de gobierno y de la Mesa”.

De este modo, el grupo de trabajo técnico buscará puntos de encuentro principalmente sobre tres bloques: regeneración democrática, lucha contra la corrupción y reorganización para mejorar la administración pública; reactivación económica centrada en la creación de empleo y una reforma fiscal que implique bajada de impuesto, y mejora de los servicios públicos fundamentales, reforzando la sanidad, la educación y los servicios sociales.

Si bien los componentes de este grupo de trabajo aún no han sido designados, fuentes del PP-A han confirmado a Europa Press que el portavoz regional, Elías Bendodo, será quien coordine la representación de los populares.

Así, la idea es que una vez que se cierre el acuerdo programático, será el momento de abordar un acuerdo para la composición del Gobierno y, vinculado a ello, otro acuerdo para la Mesa de la Cámara, lo que se traduciría, en palabras de Moreno, en un acuerdo “global” entre el PP-A y Cs.

Esto lo verá el próximo lunes la comisión política que capitanea este proceso de encuentro, que volverá a reunirse, y en la que participan, por parte del PP, Juanma Moreno, el secretario general, Teodoro García Egea, el vicesecretario de Organización, Javier Maroto, y la secretaria general del PP-A, Loles López; y por parte de Cs, Marín, el secretario general, José Manuel Villegas, y las diputadas electas Marta Bosquet y Ana Llopis.