Política

La número dos del ex Jemad, último escollo entre Carmena y Podemos para cerrar la lista

Las negociaciones entre las partes van en la buena dirección, pero la alcaldesa rechaza situar a Maby Cabrera en puestos de salida para las municipales de 2019

logo
La número dos del ex Jemad, último escollo entre Carmena y Podemos para cerrar la lista
El ex Jemad Julio Rodríguez junto a Maby Cabrera (derecha).

El ex Jemad Julio Rodríguez junto a Maby Cabrera (derecha). EP

Resumen:

Hace exactamente un mes estuvo a punto de estallar en pedazos la rama madrileña de Podemos por el amago de ruptura entre la dirección de la formación morada y los seis concejales del partido en el Ayuntamiento de Madrid, tal y como adelantó El Independiente. Ahora la tensión se ha suavizado y el equipo de la alcaldesa Manuela Carmena negocia con Podemos, pero también con IU, Equo y otros independientes el acomodo en su lista llamada Más Madrid para las elecciones municipales de 2019 y las posiciones se han relajado; hasta el punto que las filtraciones a la prensa se han apagado, síntoma de que el acuerdo puede estar a punto de cerrarse.

Solo hay un último escollo entre Podemos y Carmena: la posición de Maby Cabrera, segunda en la lista proscrita del ex Jemad Julio Rodríguez en las primarias internas y que también se postula para ser diputada autonómica. Carmena no quiere en los puestos delanteros a Cabrera, técnica eventual de Ahora Madrid; y Julio Rodríguez sí quiere a su número dos en puestos de salida de una lista con difícil encaje, dada la multitud de nombres que puestos sobre la mesa.

Lo cierto es que todos los consultados ven este obstáculo como “menor” y “salvable” de cara a las futuras primarias de Ahora Madrid, que serán a la búlgara: lista cerrada -probablemente sin rivales- y nada de votar individualmente a cada candidato, como sucedió en el proceso de 2015. “Manuela no quiere que ningún partido imponga su cuota de candidatos a concejal”, dice una carmenista. “Quiere ver qué propuestas circulan. No quiere procesos de primarias de partido que se impongan a la candidatura ciudadana. Quiere firmar el mejor equipo posible”.

En nombre de la alcaldesa negocia con el ex Jemad su leal Marta Higueras -vicealcaldesa-, quien ya ha hecho saber que Cabrera no puede entrar en los 10 primeros puestos por imperativo de la ex magistrada. La dirigente de la discordia es técnica en las oficinas de la Calle Mayor número 71 y está contratada como personal eventual por Ahora Madrid, aunque varias fuentes consultadas apuntan a que no frecuenta el lugar de trabajo desde el inicio de la legislatura. “Al principio dijo que tenía un hijo muy pequeño y que necesitaba flexibilidad. Pero aquí todos nos preguntamos qué ha hecho Maby estos casi cuatro años”.

Todos los consultados afirman que no acude a trabajar como técnica de Ahora Madrid

Instalada en el sector duro de Pablo Iglesias o Ramón Espinar, Maby Cabrera, 40 años, entró a Podemos desde su nacimiento tras las elecciones europeas de 2014, como recoge su perfil en la web. Ahora es la secretaria de Organización de Podemos Madrid, un cargo clave en los tejemanejes internos, y se ha postulado a todas las opciones para tener un cargo institucional después de las elecciones de mayo. Se la supone cercana a Felipe Llamas, jefe de gabinete de la alcaldesa. Quienes han tratado con ella la definen como “afable” y como “un desastre en cuanto a organización”: “Tuvimos una reunión con ella y Julio Rodríguez”, cuenta alguien de Ahora Madrid, “y hubo sintonía. Después no hicieron nada de lo que les pedimos, así que la reunión fue inútil”.

Pero ni el equipo de Más Madrid ni Podemos desean que los trapos sucios se laven esta vez fuera de casa, y menos con un auge de Vox que podría cambiar las reglas del juego si triunfa la abstención en la capital, al igual que en Andalucía. “Manuela tiene que dar cariñitos a los Podemos, IU y Equo”, señala un afín.

Algunas voces próximas a la alcaldesa apuntan al fichaje de la escritora Almudena Grandes

Toda la negociación a día de hoy se basa en nombres. Y nombres sobran: los seis concejales de Podemos que no se presentaron a primarias, encabezados por Rita Maestre (portavoza) o Jorge García Castaño (Economía); Inés Sabanés (Medio Ambiente y Movilidad) y quizás alguien más de Equo; dos o tres de IU entre los que, al parecer, no estará el ex delegado de Hacienda Carlos Sánchez Mato; los independientes como Nacho Murgui o Pablo Soto. Y algún fichaje estrella que gestiona la propia alcaldesa (algunos apuntan a perfiles como la escritora Almudena Grandes).

Por eso costará lo suyo el encaje de Cabrera, que se ha pateado los círculos de Podemos en Madrid capital. “Para Maby hay puestos distintos a los de concejal o delegado de área”, confía un conocedor de los entresijos. La presidencia de alguno de los 21 distritos puede ser uno de los destinos de la secretaria de Organización de Podemos Madrid. O cargos de coordinación interna: se especula con que Marta Higueras -cuya concejalía aúna Servicios Sociales o Empleo- podría aterrizar en uno de esos puestos en la sombra de fontanería política y abandonar las áreas de gestión. De hecho, uno de los principales fiascos reconocidos por Ahora Madrid es la escasa construcción de vivienda social o VPO durante la legislatura, tarea que recae sobre Higueras.

Cabrera podría ocupar puestos que no son de responsable de área de gestión

Ante esta tesitura, el considerado como sector díscolo de Ahora Madrid ha lanzado esta semana La Bancada Municipalista, un proceso de base centrado en la defensa del programa “por encima de las siglas, las personas y los intereses económicos” y que planea lanzar una lista independiente de Más Madrid. La Bancada define a la alcaldesa como “institución monárquica” y considera que “la mayor parte del gobierno que resultó tras las elecciones de 2015 refleja una importante separación respecto de las bases y los movimientos que en sus orígenes lo empujaron”. Se entiende que están cerca de este movimiento concejalas como Rommy Arce (Anticapitalistas), Montse Galcerán o Pablo Carmona (Ganemos).