Elisenda Paluzie preside la Asamblea Nacional Catalana (ANC) desde la renovación de la dirección de la entidad el pasado marzo, en unas elecciones internas que ganó con holgura. Desde la atalaya que supone la ANC, la sucesora de Jordi Sánchez ha sido una de las voces más duras y exigentes con el Govern de Quim Torra y con los grandes partidos independentistas, a los que reclama unidad y seguir adelante en la implementación de la república. Esta semana liderará las convocatorias de protesta contra la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona, al que quiere dejar claro que «no son bienvenidos», pero se desmarca firmemente de cualquier incidente violento.

Pregunta.- ¿Por qué se manifiestan en contra de la celebración de un Consejo de Ministros en Barcelona?

Respuesta.- Es el Consejo de Ministros del Gobierno español que mantiene presos políticos, con una represión política y nos acusa de delitos falsos y quiere criminalizar el derecho a la autodeterminación. Además, como si no pasara nada de todo esto, viene aquí a reunirse sin haber solucionado nada, manteniendo esta situación de represión.

Vienen aquí a demostrar el poder del Estado que se impone por la fuerza judicial y policial»

P.- ¿Coincide con la apreciación de que este Consejo de Ministros es una provocación?

R.- Si, es una provocación. Además el día escogido es el aniversario del 21-D, unas elecciones impuesta que pese a todo ganó el independentismo pero que no se han respetado los resultados porque no se ha podido investir a los candidatos propuestos por las fuerzas independentistas y por lo tanto lo vemos como una provocación. Es como si vinieran aquí a demostrar el poder del Estado que se impone por la fuerza judicial y la fuerza policial a la voluntad del pueblo de Cataluña expresada el 1-O y el 21-D.

P.- No cree en la voluntad de diálogo del Gobierno de Pedro Sánchez.

R.- No, es evidente que el Gobierno Sánchez no reconoce ni respeta el derecho de autodeterminación de Cataluña ni al pueblo de Cataluña como un sujeto político.

P.- Finalmente la ANC han convocado una manifestación la tarde del viernes a la que se han añadido entidades y partidos políticos.

R.- Nos hemos reunido entidades, sindicatos, juventudes de partidos y estamos intentando hacer una manifestación lo más unitaria posible el viernes por la tarde.

Lo que queremos es que el Gobierno sienta que no es bienvenido en Cataluña»

P.- ¿Esto significa que hay voluntad de permitir que se reúna el Consejo de Ministros?

R.- Siempre hemos dicho que nuestro objetivo es que el Gobierno sienta que no es bienvenido en Cataluña. Y queremos expresar nuestro legítimo derecho a la protesta.

P.- Pero esto no implica impedir que accedan al edificio de la Llotja, donde está previsto que se reúna el Gobierno.

R.- No, nosotros no convocamos una acción específica delante de la Llotja. Nos hacemos responsables de lo que nosotros convocamos: una protesta en forma de marcha lenta de vehículos que se hará notar por toda la ciudad de Barcelona y la manifestación de la tarde. El viernes debemos esperar una protesta pacífica y masiva de la ciudadanía en Cataluña y que el Gobierno se dé cuenta de cual es la situación. 

P.- ¿Comparte los llamamientos de los CDR a acciones para ocupar accesos y vías de comunicación?

R.- Nosotros respetamos todas las formas de protesta no violentas.

P.- ¿Le preocupa que alguna de esas convocatorias acabe en incidentes violentos y enfrentamientos con la policía?

R.- Espero que no, pero lo que también es evidente es que la primera violencia que estamos sufriendo los catalanes viene de este Estado que quería pegar a la gente que votó el 1-O; el Estado que reprime, encarcela, tiene presos políticos y voluntad vengativa y de humillación.

Las agresiones fascistas es como si no existieran y aquí se están magnificando cuatro accidentes aislados»

P.- Sin embargo ya ha habido dirigentes políticos independentistas, en los últimos días Joaquim Forn y Oriol Junqueras, que han advertido desde prisión que con la cara tapada no les representan.

R.- Hasta ahora los incidentes han sido mínimos, confiamos en que siga siendo así por parte del independentismo. La realidad es que los enfrentamientos con la policía han sido mínimos. En cambio de las agresiones de la policía, que acabó provocando mil heridos, de las más de cien agresiones fascistas a lo largo de este año, de esto no se habla, para el Estado es como si no existieran. Nosotros hemos tenido agresiones, lo que pasa es que no queremos entrar en este juego. Socios de la ANC han sufrido agresiones directas, como la coordinadora de Lleida que hace unos meses fue agredida, agresiones de elementos fascistas y provocadores que van a actos. No lo queremos magnificar, pero llega un momento en el que las agresiones fascistas es como si no existieran y aquí se están magnificando cuatro accidentes aislados.

P.- ¿Eso no cuestiona su discurso de que no hay problemas de convivencia?

R.- Uno de los objetivos del Estado es generar problemas de convivencia, hace mucho tiempo que lo buscan. La realidad es que no hay problemas, pero los buscan y los provocan.

P.- ¿Cree que los presidentes Sánchez y Torra deben reunirse el viernes?

R.- Creo que no, no se da el contexto necesario para hacer una reunión. Además, vería incoherente que el mismo Govern que ha valorado esta reunión del Consejo de Ministros como una provocación se reúna ahora como si no pasara nada sin que nada haya cambiado en el escenario.

P.- ¿Eso no es entregar la bandera del diálogo al Gobierno?

R.- El diálogo está ofrecido pero se basa en respetar la voluntad democrática de la ciudadanía de Cataluña, tanto en lo que se refiere al resultado de las elecciones del 21 de diciembre como al mandato del 1-O, y no criminalizar el derecho a la autodeterminación. Es decir, no tener presos políticos por haber hecho un referéndum, en esas premisas se tiene que basar el diálogo.

P.- Ustedes han apoyado la huelga de hambre de Jordi Sánchez, Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn.

R.- Sí, pero no la conocíamos con antelación. Es falso, como se ha dicho, que se nos hubiera consultado, la conocimos poco antes. La respetamos y le damos todo el apoyo pero no fuimos partícipes de esta decisión.

P.- ¿Apoya que se tomen medidas tan drásticas y dramáticas como una huelga de hambre?

R.- Las huelgas de hambre se inscriben en las estrategias de lucha no violenta y la respetamos. La acción tiene un objetivo concreto, que el Tribunal Constitucional deje de bloquear el acceso a la justicia internacional, que resuelva los recursos de amparo que están pendientes desde hace un año y esto es intolerable. Ellos denuncian esta vulneración concreta y han optado por esta forma de protesta, de hecho, estando encarcelados pocas acciones de protesta pueden hacer. Lo respetamos y les damos apoyo en amplificar e internacionalizar esta huelga de hambre.

Solo falta que la víctima del fascismo sea responsable de su crecimiento» con la llegada de Vox al Parlamento andaluz

P.- ¿Se plantean reconsiderar la estrategia de tensión con el Estado después del crecimiento de Vox en las elecciones andaluzas, que se atribuye en gran parte al proceso independentista?

R.- Solo falta que la víctima del fascismo sea la responsable de su crecimiento, es como hacer victimas del acoso sexual o las violaciones a las mujeres por el hecho de ser mujeres. Me parece absurdo. Hay partidos constitucionalistas que han estado promoviendo el ascenso de Vox, se han manifestado con ellos en las convocatorias de Sociedad Civil Catalana y los han blanqueado, que ahora hagan responsable al independentismo pacífico y democrático es absurdo.

P.- Más allá de los líderes de los partidos, cientos de miles de personas han votado a esa opción. ¿Eso no obliga a una reflexión al independentismo?

R.- Al contrario. Es la consecuencia de la falta de pedagogía y el «a por ellos», de la desinformación, la manipulación y todo lo que se ha hecho para criminalizar un movimiento absolutamente democrático y pacífico como el independentismo, que ha puesto en el centro un derecho universal, el derecho de autodeterminación, y una herramienta como el referéndum, que es la que utilizan los países civilizados de nuestro entorno para resolver este tipo de conflictos.

P.- La ANC ha organizado este fin de semana unas primarias para escoger el candidato independentista a la alcaldía de Barcelona al margen de los partidos.

R.- Estamos muy satisfechos, son las primarias con más participación en el municipalismo en Barcelona. Creemos que una manera de ampliar la base y demostrar que la república es una oportunidad es que seamos capaces de explicar que la queremos para hacer las cosas mejor. El nuestro es el sistema electoral con más distancia entre electores y elegidos, con listas cerradas y bloqueadas que dan gran poder a los aparatos de los partidos. Esta idea de unas primarias muy participativas, con registro abierto de electores, es un experimento práctico para probar procesos electorales diferentes. Y hemos visto que la ciudadanía está muy interesada, las salas se llenan y el registro de inscritos multiplica por mucho la militancia de los partidos. Nos gustaría que los grandes partidos independentistas lo vieran como una oportunidad y no como un riesgo.

P.- Ustedes han sido muy insistentes en la exigencia de la unidad independentista ¿este proceso no cuestiona la unidad con una candidatura más al ayuntamiento de Barcelona?

R.- Los grandes partidos independentistas han decidido que no quieren la unidad, nosotros les hemos ofrecido una herramienta para tejer la unidad y de momento la han rechazado, no nos sentimos responsables. Los mismos partidos que dicen que no quieren la unidad porque con tres candidaturas se suma más y se consiguen más votos no pueden decir que con cuatro se suma menos. En todo caso, cuando se escojan las candidaturas definitivas en Barcelona y el resto de Cataluña nuestro papel acaba, las candidaturas son autónomas y libres para tomar decisiones.