El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, está reunido ya con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, en un cara a cara solicitado por el Gobierno, mientras la vicepresidenta Carmen Calvo y la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, se encuentran reunidas con el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés, y la portavoz del Govern, Elsa Artadi.

Dos reuniones paralelas, como había anunciado Moncloa, que se convertirán en una «mini cumbre» cuando Sánchez y Torra se incorporen a la reunión de sus colaboradores, aseguran desde Presidencia de la Generalitat, que han presionado al Gobierno para permitir que la prensa tome imágenes de ese encuentro.

Los responsables de Moncloa se han apresurado a aclarar inmediatamente después, sin embargo, que se tratará de un saludo meramente protocolario de los presidentes con sus respectivos equipos para tomar una imagen, pero en absoluto de una «reunión de trabajo». En lo único que coinciden las versiones de ambas administraciones es que Gobierno y Generalitat han llegado a la cita sin haber pactado un orden del día, ni para la entrevista de presidentes ni para el encuentro de ministras y consellers.

Sánchez ha llegado con normalidad al palacio de Pedralbes para encontrarse con el dirigente catalán Quim Torra, que ha salido a la escalinata del edificio para saludarle. Pese a la amenaza de concentraciones, Sánchez no ha tenido dificultades para llegar al recinto en medio de un importante dispositivo de seguridad.

«Pedro Sánchez y Quim Torra encabezarán hoy la cumbre convocada entre los gobiernos catalán y español» reza la convocatoria de la Generalitat a la reunión que ya mantienen ambos presidentes en el Palacio de Pedralbes de Barcelona. Un encuentro que finalmente se producirá en dos fases: primero Sánchez y Torra se reunirán en solitario y después se incorporarán al encuentro la vicepresidenta Carmen Calvo y la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, por parte del Gobierno, y el vicepresidente Pere Aragonés y la portavoz Elsa Artadi por la Generalitat.

Artadi ha sido la encargada de explicar, tras la reunión de Govern, la fórmula acordada finalmente por ambos ejecutivos, y ha argumentado que fue el presidente Sánchez quien pidió, a través de Calvo, reunirse a solas con Torra. «El presidente Sánchez considera que hay temas que tienen que hablar ellos dos y ha pedido un rato a solas con Torra» ha explicado la consellera de Presidencia y portavoz, que ha atribuido también a Calvo la fórmula finalmente escogida de 1+2, una vez que el Gobierno aclaró que sus representantes en el encuentro sería la propia Calvo y Batet.

Desde Moncloa, sin embargo, matizan que no se trata de una «mini cumbre» sino de una «reunión» entre Sánchez y Torra, y que «paralelamente» se celebrará el «encuentro de trabajo» de Calvo y Batet con Aragonés y Artadi. El formato de la reunión, y el modo en que ésta se presenta por cada administración sigue provocando roces entre Gobierno y Generalitat a dos horas del encuentro.

La portavoz catalana ha negado además que el Gobierno hubiera vetado la presencia en la cumbre de la consellera de Justicia, Ester Capella, para tratar sobre la situación de los presos independentistas, como había propuesto la Generalitat. «Estábamos pendientes de quién intervendría por parte del Gobierno» ha explicado Artadi, para fijar a los representantes de la Generalitat, que a petición del Gobierno debían ser un representante de ERC y otro de JxCat con potestades en materias transversales.

Tras días discutiendo sobre le formato del encuentro, que el Gobierno quería limitar a Sánchez y Torra y la Generalitat extender a todos los miembros de Gobierno y Generalitat, la fórmula adoptada satisface las exigencias del ejecutivo catalán de ampliar el espectro respecto al Consejo de Ministros celebrado en Sevilla.

El acuerdo coincide con el apoyo de los partidos independentistas a la senda de gasto fijada por el Gobierno, votada hoy en el Congreso, así como el fin de la huelga de hambre de los presos independentistas, que permite también rebajar la tensión emocional en Cataluña.

Mecanismos de diálogo permanente

Más allá del formato, Artadi ha defendido que «la reunión es positiva» porque «hay que aprovechar estos espacios de diálogo» y ha reclamado al Gobierno que esta tarde se acuerden medidas para que este diálogo «tenga continuidad». «Con una única reunión podremos avanzar muy poco» ha argumentado, «ahora hay que ponerle método al dialogo».

Para la portavoz del gobierno catalán, «no podremos avanzar con una reunión en julio y la siguiente en diciembre» y los encuentros sectoriales «no resolverán el gran tema». «Tenemos que encontrar un mecanismo estable para seguir avanzando, veremos si Sánchez está en este camino, pero necesitamos empezarle a poner método a cómo compartimos información sobre dónde estamos y hacia dónde queremos avanzar».

En este contexto, Artadi ha destacado que «somos conscientes de que estamos muy lejos» pero ha agradecido que desde el Gobierno nunca se han marcado «líneas rojas, es la gran diferencia con el Gobierno de Rajoy. Nunca se nos ha dicho de esto no se habla» aunque el diálogo «ha sido poco fluido» hasta ahora en su opinión.