Política

Andalucía consuma el cambio político y ensaya el futuro efecto de Vox en el resto de España

La diputada almeriense de Ciudadanos Marta Bosquet, nueva presidenta del Parlamento autonómico con los votos del Partido Popular y Vox / Las formaciones políticas de centro-derecha tendrán la mayoría en la Mesa de la Cámara durante esta legislatura

logo
Andalucía consuma el cambio político y ensaya el futuro efecto de Vox en el resto de España
Juan Marín saluda a Juan Manuel Moreno Bonilla este jueves en el Parlamento.

Juan Marín y Juanma Moreno en la sesión constitutiva del Parlamento andaluz. EFE

Resumen:

El Parlamento andaluz se ha convertido en la primera cámara legislativa de España en la que Vox no sólo cuenta con diputados sino que además está representada en la Mesa. Andalucía se convierte así en el avance de lo que puede ocurrir cuando se celebren otras elecciones autonómicas y cuando Pedro Sánchez disuelva el Congreso para convocar los próximos comicios generales, como pronostican los sondeos demoscópicos. También como laboratorio para la formación de mayorías de partidos de derechas.

Los 12 parlamentarios del partido de Vox han ocupado formalmente este jueves sus escaños en el antiguo Hospital de las Cinco Llegas de Sevilla, convirtiéndose en los primeros a nivel nacional desde que Santiago Abascal fundó el partido hace cinco años. La formación tiene un afiliado entre los 65 representantes que integran la Asamblea de Extremadura, si bien ejerce como parlamentario no adscrito. Se trata de Juan Antonio Morales, que dimitió el pasado mes de julio como secretario general del PP de Badajoz por “discrepancias ideológicas”.

Vox no sólo ha logrado formar grupo propio en la Cámara andaluza, sino que tendrá representante en la Mesa. El abogado gaditano Manuel Gavira ha sido proclamado secretario tercero, tras recibir los votos no sólo de su partido sino también de PP o Cs -las papeletas se han emitido en urna cerrada y por tanto no puede conocerse la procedencia- en virtud del acuerdo alcanzado por las tres fuerzas políticas.

El Parlamento andaluz ha inaugurado este jueves su undécima legislatura con un presidente no socialista por primera vez en los últimos 22 años. Marta Bosquet, diputada por Almería y líder de Ciudadanos en dicha provincia, se ha convertido en la tercera mujer en presidir la Mesa, tras Mar Moreno (2004-2008) y Fuensanta Coves (2008-2012).

La diputada de Ciudadanos Marta Bosquet, primer presidente no socialista del Parlamento andaluz en los últimos 22 años

Como estaba previsto tras el acuerdo alcanzado este miércoles por PP, Cs y Vox, Bosquet ha recibido 59 de los 109 votos frente a los 50 contabilizados por la candidata presentada por Adelante Andalucía: Inmaculada Nieto. Ésta ha sumado los de los 17 diputados de la coalición y los 33 del PSOE, formación que ha optado por no presentar candidatura para no perderla.

La vicepresidencia primera del Parlamento la ocupará la diputada popular Esperanza Oña, que ha recibido 34 votos (26 del PP y ocho de Vox). La socialista María Teresa Jiménez Vilches será vicepresidenta segunda, mientras que el parlamentario por Huelva de Ciudadanos Julio Díaz será el presidente tercero. Éste ha contado con cuatro votos de Vox.

Marta Bosquet, votándose este jueves en el Parlamento andaluz.

Marta Bosquet, votándose este jueves en el Parlamento andaluz para el cargo de presidenta. EFE

En cuanto a las secretarías, la socialista Verónica Pérez ocupará la primera y el diputado por Huelva del PP Manuel Andrés González estará al frente de la segunda. La tercera será para el parlamentario de Vox Manuel Gavira.

De esta forma, el bloque de las derechas tendrán la mayoría -cinco de los siete puestos- en un órgano clave en el funcionamiento de la Cámara ya que es la encargada de que organiza el trabajo interno y decide la tramitación de las iniciativas presentadas por los grupos.

Protesta de Adelante Andalucía

El líder de IU, Antonio Maíllo, ha acusado a la presidenta de la Mesa de edad de someterlos a un “profundo desamparo” y de hacer “dejación de funciones” al no garantizar que Adelante Andalucía esté representada en la Mesa de la Cámara en contra de lo que establece el reglamento de la Cámara en su artículo 36: “Todos los partidos, federaciones y coaliciones que, habiendo concurrido a las anteriores elecciones, hubieran obtenido en las mismas representación suficiente para constituir Grupo parlamentario, tendrán derecho a estar presentes en la Mesa”.

Bronca en la sesión constitutiva

La sesión constitutiva del Parlamento de Andalucía no ha estado exenta de tensión, lo que ha obligado a su flamante presidenta (Marta Bosquet) a reprender a algunos de los diputados. Ello puede ser un reflejo de lo que ocurrirá en la primera legislatura en la que el PSOE previsiblemente estará en la oposición

El episodio más tenso se ha registrado cuando el diputado de Adelante Andalucía Antonio Maíllo ha acusado de “desamparo” a la presidenta de la Mesa de edad, María Luis Bustinduy, por no garantizarse el precepto del reglamento de la Cámara que dice que todas las fuerzas tienen que estar representadas en el órgano rector del Parlamento.

Maíllo también ha tenido un encontronazo con Bosquet cuando ésta decidió que los diputados no integrantes de la Mesa juraran o prometieran sus cargos desde su escaño y no desde el estrado a fin de agilizar la sesión. Esa decisión no ha convencido al líder de Izquierda Unida en Andalucía, que exigía que los parlamentarios cumplieran el protocolo desde la tribuna a fin de escuchar a los representantes de Vox. “Quieren derogar la autonomía. Queremos escucharlos”, ha defendido Maíllo de forma enérgica dirigiéndose a los diputados de la formación de extrema derecha.

El parlamentario de Adelante Andalucía José Luis Cano Palomino también ha desatendido las directrices de la Mesa al levantarse de su escaño y dirigirse a la tribuna para prometer su cargo. Los parlamentarios de este grupo han aprovechado sus intervenciones para hacer alegatos en favor de diversas causas, como el feminismo o la migración.

 

Invocando una sentencia del Tribunal Constitucional y tras consultar a los servicios jurídicos, María Luis Bustinduy ha rechazado la petición de Maíllo y ha proclamado la Mesa del Parlamento sin presencia de Adelante Andalucía, que previsiblemente acudirá ahora a los tribunales. El portavoz del PSOE, Mario Jiménez, también ha exigido que se reúna de urgencia la Mesa del Parlamento para que se cumpla lo que establece el reglamento del Parlamento autonómico.

A finales de 2016, el Constitucional declaró nula la composición de la Mesa del Parlamento andaluz proclamada tras las elecciones de 2015 al entender que en la sesión constitutiva de la legislatura se vulneraron los derechos de la diputada del PP Patricia del Pozo, “excluida” de las tres secretarías pese a haber sido la segunda parlamentaria que recibió más votos.

Constituida la Mesa del Parlamento, PP tendrá que cerrar ahora un acuerdo con Vox para que Moreno Bonilla sea investido como presidente de la Junta

Para evitar que Adelante Andalucía quedara fuera del órgano rector de la Cámara, Ciudadanos ofreció a la coalición que lideran Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo cederles su puesto en la vicepresidencia. Esa oferta fue rechazada en la tarde de este miércoles para no formar parte del pacto que facilitaba la entrada de Vox. La solución podría ser crear una vocalía con voz pero sin voto para dar cumplimiento a lo que marca el reglamento, si bien ello tiene que hacerse por unanimidad y Vox podría frustrarlo.

En su primer discurso, antes de dar por levantada la sesión, Marta Bosquet se ha presentado como “servidora de servidores” y ha prometido “esfuerzo, tenacidad, honestidad y voluntad” para servir a los andaluces. La nueva presidenta del Parlamento ha pedido a los diputados que el interés público esté por encima del interés partidista para combatir la desafección de los ciudadanos por la política.

Vox, ‘llave’ para formar gobierno

Constituido el Parlamento, la flamante presidenta tendrá que iniciar ahora una ronda de sesiones con vistas a proponer a la persona con más apoyos para presidir la Junta de Andalucía. En virtud del pacto con Ciudadanos, Juan Manuel Moreno Bonilla tiene muchas posibilidades de suceder a Susana Díaz, si bien el líder del PP en Andalucía no cuenta en la actualidad con los votos que le garantizarían la mayoría absoluta.

Como en la composición de la Mesa del Parlamento, la llave volverá a tenerla Vox con sus 12 diputados. Santiago Abascal ha dicho que su formación no será un obstáculo para que se consume el cambio político en Andalucía después de 36 años de gobiernos socialistas, si bien ha exigido iniciar una negociación con los dos partidos que integrarían el bipartito -PP y Cs- sin aspiraciones de formarte parte de dicho gobierno pero sí con voluntad de que se atiendan algunas de las propuestas programáticas con las que concurrió a las elecciones el pasado 2-D.

Ese apoyo es fundamentalmente para que el bloque de las derechas supere en diputados (59) al frente de izquierdas (50). Una eventual abstención de Vox -escenario poco probable por lo que dejan entrever los líderes de este partido- permitiría mantener el gobierno a Susana Díaz, que ha manifestado su voluntad de presentarse a la investidura.